Xenofobia: una enfermedad social

0
151

Desde la salida masiva de venezolanos del país hacia varios países de América Latina, hemos visto el aumento de una enfermedad social: la xenofobia anti venezolana, basada en mentiras y generalizaciones.

Beatriz Wisserman de Rittigstein/Israel internacional.-

Uno de esos casos ocurre en Panamá, con Zulay Rodríguez Lu, diputada de la Asamblea Nacional, miembro del partido de gobierno PRD. Desde su curul, con expresiones altisonantes, constantemente acusa a los venezolanos de hipotéticos delitos: fuga y blanqueo de capitales, inseguridad, daño al país, envío de remesas, competencia desleal, trata de blancas, violaciones a las leyes migratorias, etc.
Además, a diario, a través de las redes sociales y los medios de comunicación, Zulay Rodríguez señala que la mayoría de los venezolanos son de malvivir, “se roban el país”, no trabajan; dice que irrespetan, difaman y amenazan a los panameños; les atribuye una serie de ofensas: “insultan a nuestro gentilicio, a los símbolos patrios”.
Insiste: “Vemos que nos están desplazando. Nosotros somos los nacionales, los que pagamos impuestos, los que hemos levantado al país, fuimos los que pusimos los mártires”. Rodríguez es reincidente en el uso del verbo beligerante que instiga el odio y al contrastar los hechos y las cifras, no concuerdan con la realidad e incluso culpa a los venezolanos de una cantidad de problemas que enfrenta Panamá y que anteriormente acusaba a los colombianos, lo que provocó una nota de protesta de la Cancillería desde Bogotá.
Por lo visto, este tipo de actitudes en las que exalta los ánimos nacionalistas constituye una forma de tapar y evadir su propia rendición de cuentas como servidora pública y, también, un modo populista de generar adeptos y votos.
Tras años de arengas incendiarias, Zulay Rodríguez no tiene control de lo que podría ocurrir al colocar a los venezolanos en situación vulnerable. De hecho, con la xenofobia se da la correspondiente secuencia: tras el discurso de odio sigue una posterior violencia física.
Recordamos el caso de Georges Henri Yvon Joseph Ruggiu, presentador belga de la ruandesa Radio Télévision Libre des Mille Collines, quien dos años antes comenzó a desempeñar un rol clave en incitar el genocidio en Ruanda. En el 2000, Ruggiu fue condenado a 12 años de cárcel por el Tribunal Penal Internacional para Ruanda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here