Una Madonna polémica cerró Eurovisión 2019

0
351

Sus bailarines mostraron en sus espaldas banderas de Israel y Palestina. «Con todo el respeto que le debo a Madonna, fue un error porque no se puede mezclar política con un evento cultural”, dijo la ministra de cultura Miri Regev

Apolinar Martínez/Israel Internacional

Imaginar que por cobrar más de un millón de dólares para clausurar el festival de Eurovisión en Israel, podría aquietar a la celebérrima Madonna, cuyas presentaciones en cualquier escenario a lo largo de su triunfal carrera como artista han estado siempre signadas por elementos altamente polémicos, era actuar si se quiere en forma ingenua.

Atenida exclusivamente a sus deseos Madonna, creó material para la especulación desde el momento mismo en que el empresario Sylvan Adams hizo el desembolso para llevar a Tel Aviv a la reina del pop.

En principio  resistió a los llamados al boicot que le lanzaron activistas pro palestinos, que denunciaban una acto cultural cuyo objetivo, según ellos, era ocultar la realidad del conflicto entre israelíes y palestinos.

«Nunca dejaré de tocar música para adaptarme a la política de alguien, ni dejaré de denunciar las violaciones de los derechos humanos en cualquier parte del mundo», dijo la cantante.

Actuación en suspenso

Eso sí, su actuación ha dado más de un quebradero de cabeza a la organización del festival, que tuvo que cerrar «in extremis» el contrato el pasado jueves por desencuentros con la artista. Antes de haberlo rubricado, la estadounidense estuvo retenida en la entrada del pabellón cuando se dirigía con su equipo a ensayar

Brillante actuación

«Todos sois ganadores. Llegar a aquí es todo un logro, y para mí eso es una victoria, no importa lo que pase después», dijo a los concursantes minutos antes de actuar. «Todos aquí son de todas partes del mundo. Nunca subestiméis el poder de la música para unir a las personas. La música hace que la gente permanezca unida», dijo a los presentes, a los que también animó a corear juntos la estrofa central de «Music». Y ya avisó: «Haré algo grande». Y se atrevió..

Vestida como Juana de Arco Madonna estuvo por encima en actuación a los representantes de los 29 países presentes, incluyendo al ganador de Holanda. Empezó con su íconico  “Like a prayer” y  terminó con “Future.

Pero lo que menos se esperaba es que se iba a meter en terreno político (tan prohibido en el festival) e incluso iba a mostrar a dos personas, una bajo la bandera palestina y otra bajo la israelí, abrazándose. Aunque la realización intentara no mostrarlo. E incluso se atrevió a lanzar un mensaje: «Wake up» («despertad»).

Críticas al organismo de propaganda

La ministra israelí de Cultura, Miri Regev, consideró este domingo un «error» que los bailarines de Madonna salieran con banderas palestinas en la espalda durante su actuación en la final de Eurovisión.

«Fue un error, no se puede mezclar política con un evento cultural, con todo el respeto que le debo a Madonna», afirmó Regev ante el consejo de ministros semanal.

La ministra, que no asistió a la final de Eurovisión el sábado por la noche en Tel Aviv, criticó ante los periodistas al organismo de radiodifusión israelí, Kan, que según ella falló en su misión al dejar que se vieran en pantalla las banderas palestinas.

E

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here