Un judío fue el primer vendedor de perros calientes en Caracas

0
160

La ley judía o Torá prohíbe el consumo de cerdo, entre otras especies de mamíferos. Esto se basa en uno de los libros más antiguos del Antiguo Testamento, el Levítico y el Tanaj. ​ Tales reglas, interpretadas y expandidas a lo largo de los siglos, determinan con precisión qué alimentos se consideran puros, es decir, cuáles cumplen con los preceptos de la religión judía y cuáles no son kosher o trefá.

Mario A. Beroes R./Israel Internacional.-

Sin embargo esto no fue impedimento para que León Zinn, judío nacido en Polonia se estableciese en Venezuela huyéndole a las hordas nazis. Había llegado en el Köenigstein, uno de los dos navíos que atracó en nuestros puertos con 251 judíos. Zinn, con apenas 26 años, adoptó este país como suyo, según relata su hija Susana Zinn en el documental «Los barcos de la esperanza», del cineasta venezolano Jonathan Jakubowicz.

“Mi papá me contó cómo unos llegaron a Puerto Cabello, después de toda la odisea. Me explicó como la sociedad civil venezolana se organizó y habló con la esposa del general Eleazar López Contreras, presidente para el momento, para que los dejaran entrar”, indicó la hija de León Zinn.

“Ellos llegaron a las 3:00 am a Puerto Cabello y mi papá me dijo cómo la gente salió con sus carros y camiones a alumbrar el puerto. Llegaron con sus cuatros a cantar canciones, llevaron mangos y cambures. No podían creer que después de haber sufrido el rechazo, el odio, el fanatismo, llegar a Venezuela y ver cómo los recibían con tanto cariño. Eso fue un shock para él y para todos los viajeros.”

Judío y vendedor de perros calientes

La llegada de Zinn fue a la Hacienda Mapote, cercana a las poblaciones de Guarenas y Guatire en el estado Miranda. León era tipógrafo de profesión. Consiguió trabajo en Caracas. Paralelamente montó un puesto de perros calientes en el Coney Island, un parque de atracciones que funcionó en las urbanizaciones de San Martin, Los Palos Grandes y El Paraíso.

“Mi papá fue el primer perrocalentero de Venezuela. Mi hermano tiene todas las facturas y los datos del alquiler del puesto. También fue el primer importador de de productos Kodak en el país».

Agrega su hija que los judíos que se establecieron en el país «eran emprendedores, gente que quería trabajar. Mi papá siempre me decía: Venezuela es un país único, no hay otro país como este en el mundo. La gente es maravillosa, solidaria”.

“Me enseñó que no hay que perder la esperanza. Que hay gente buena en el mundo y que la sociedad civil puede lograr mucho cuando está unida; que la mayoría de la gente no es fanática sino quiere el bien para los demás”, manifestó.

León Zinn se casó en Venezuela. Tuvo tres hijos. Murió en 1977.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here