Tehilim (Salmo) 118

0
125

א הוֹדוּ לַיהוָה כִּי-טוֹב: כִּי לְעוֹלָם חַסְדּוֹ. ב יֹאמַר-נָא יִשְׂרָאֵל: כִּי לְעוֹלָם חַסְדּוֹ. ג יֹאמְרוּ-נָא בֵית-אַהֲרֹן: כִּי לְעוֹלָם חַסְדּוֹ. ד יֹאמְרוּ-נָא יִרְאֵי יְהוָה: כִּי לְעוֹלָם חַסְדּוֹ. ה מִן-הַמֵּצַר, קָרָאתִי יָּהּ; עָנָנִי בַמֶּרְחָב יָהּ. ו יְהוָה לִי, לֹא אִירָא; מַה-יַּעֲשֶׂה לִי אָדָם. ז יְהוָה לִי, בְּעֹזְרָי; וַאֲנִי, אֶרְאֶה בְשֹׂנְאָי. ח טוֹב, לַחֲסוֹת בַּיהוָה– מִבְּטֹחַ, בָּאָדָם. ט טוֹב, לַחֲסוֹת בַּיהוָה– מִבְּטֹחַ, בִּנְדִיבִים. י כָּל-גּוֹיִם סְבָבוּנִי; בְּשֵׁם יְהוָה, כִּי אֲמִילַם. יא סַבּוּנִי גַם-סְבָבוּנִי; בְּשֵׁם יְהוָה, כִּי אֲמִילַם. יב סַבּוּנִי כִדְבוֹרִים– דֹּעֲכוּ, כְּאֵשׁ קוֹצִים;בְּשֵׁם יְהוָה, כִּי אֲמִילַם. יג דַּחֹה דְחִיתַנִי לִנְפֹּל; וַיהוָה עֲזָרָנִי. יד עָזִּי וְזִמְרָת יָהּ; וַיְהִי-לִי, לִישׁוּעָה. טו קוֹל, רִנָּה וִישׁוּעָה–בְּאָהֳלֵי צַדִּיקִים; יְמִין יְהוָה, עֹשָׂה חָיִל. טז יְמִין יְהוָה, רוֹמֵמָה; יְמִין יְהוָה, עֹשָׂה חָיִל. יז לֹא-אָמוּת כִּי-אֶחְיֶה; וַאֲסַפֵּר, מַעֲשֵׂי יָהּ. יח יַסֹּר יִסְּרַנִּי יָּהּ; וְלַמָּוֶת, לֹא נְתָנָנִי. יט פִּתְחוּ-לִי שַׁעֲרֵי-צֶדֶק; אָבֹא-בָם, אוֹדֶה יָהּ. כ זֶה-הַשַּׁעַר לַיהוָה; צַדִּיקִים, יָבֹאוּ בוֹ. כא אוֹדְךָ, כִּי עֲנִיתָנִי; וַתְּהִי-לִי, לִישׁוּעָה. כב אֶבֶן, מָאֲסוּ הַבּוֹנִים– הָיְתָה, לְרֹאשׁ פִּנָּה. כג מֵאֵת יְהוָה, הָיְתָה זֹּאת; הִיא נִפְלָאת בְּעֵינֵינוּ. כד זֶה-הַיּוֹם, עָשָׂה יְהוָה; נָגִילָה וְנִשְׂמְחָה בוֹ. כה אָנָּא יְהוָה, הוֹשִׁיעָה נָּא; אָנָּא יְהוָה, הַצְלִיחָה נָּא. כו בָּרוּךְ הַבָּא, בְּשֵׁם יְהוָה; בֵּרַכְנוּכֶם, מִבֵּית יְהוָה. כז אֵל, יְהוָה–וַיָּאֶר-לָנוּ: אִסְרוּ-חַג בַּעֲבֹתִים–עַד קַרְנוֹת, הַמִּזְבֵּחַ. כח אֵלִי אַתָּה וְאוֹדֶךָּ; אֱלֹהַי, אֲרוֹמְמֶךָּ. כט הוֹדוּ לַיהוָה כִּי-טוֹב: כִּי לְעוֹלָם חַסְדּוֹ.

Dad gracias al D-s, porque él es bueno,
porque su amor es eterno.
Diga Israel:
“El amor de D-s es eterno.”
Diga la Casa de Aharón (los cohanim sacerdotes):
“El amor de D-s es eterno.”
Digan los que honran a D-s:
“El amor de D-s es eterno.”
En mi angustia llamé al Eterno;
él me escuchó y me dio libertad.
El Eterno está conmigo; no tengo miedo.
¿Qué me puede hacer el hombre?
El Eterno está conmigo; él me ayuda.
¡He de ver derrotados a los que me odian!
Es mejor confiar en el Eterno
que confiar en el hombre.
Es mejor confiar en el Eterno
que confiar en grandes hombres.
Todas las naciones me rodearon,
pero en el nombre del Eterno las derroté.
Me rodearon por todas partes,
pero en el nombre del Eterno las derroté.
Me rodearon como avispas,
pero su furia se apagó como fuego de espinos;
¡en el nombre del Eterno las derroté!
Me empujaron con violencia, para que cayera,
pero el Eterno vino en mi ayuda.
Yo canto al Eterno, que me da fuerzas.
¡Él es mi Salvador!
En las casas de los hombres fieles
hay alegres cantos victoriosos:
“¡El poder del Eterno alcanzó la victoria!
¡El poder del Eterno es extraordinario!
¡El poder del Eterno alcanzó la victoria!”
¡No moriré, sino que he de vivir
para contar lo que el Eterno ha hecho!
El Señor me ha castigado con dureza,
pero no me ha dejado morir.
¡Abrid las puertas del Templo,
que quiero entrar a dar gracias al Eterno!
Esta es la puerta del Eterno,
y por ella entrarán los que le son fieles.
Te doy gracias, Eterno, porque me has respondido
y porque eres mi salvador.
La piedra que los constructores despreciaron
se ha convertido en la piedra principal.
Esto lo ha hecho el Eterno,
y estamos maravillados.
Este es el día en que el Eterno ha actuado:
¡estemos hoy contentos y felices!
Por favor, Eterno, ¡sálvanos!
Por favor, Eterno, ¡haz que nos vaya bien!
¡Bendito el que viene en el nombre del Eterno!
Os bendecimos desde el Templo del Eterno.
El Eterno es D-s; ¡él nos alumbra!
Comentad la fiesta y llevad ramas
hasta los cuernos del altar.
Te doy gracias y alabo tu grandeza,
porque tú eres mi D-s.
Dad gracias al Eterno, porque él es bueno,
porque su amor es eterno.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here