Subasta de objetos nazis causa escozor en comunidad judía

0
328

Nuevamente  en Alemania, esta vez en Grasbrunn, municipio, del Distrito de Munich, Baviera, surgen elementos  que alertan por la carga racista, que pudieran contener. Ahora se trata de una subasta muy controversial.

Apolinar Martínez/Israel Internacional

Se pusieron en oferta objetos que supuestamente pertenecieron a los máximos criminales nazis y que muchos de ellos los utilizaron en su vida diaria. Son cubiertos, ropa, libros o cartas de Adolf Hitler y de algunos de sus más estrechos colaboradores. La subasta ha provocado las críticas de colectivos judíos, que consideran que existe el riesgo de que semejante venta contribuya a glorificar el pasado nazi.

Sombrero de Hitler

Entre los objetos que más llaman la atención se encuentran: Un sombrero de copa de Hitler, un vestido de noche de su amante y fugaz esposa Eva Braun, una edición especial de Mein Kampf de Hermann Göring o brazaletes de las juventudes hitlerianas son algunas de las piezas subastadas.

 842 objetos muchos de ellos directamente relacionados con los nazis fueron expuestos por casa de subastas Hermann Historica

Reacciona Asociación de Judíos Europeos

Desde la Asociación de judíos europea han pedido a los partidos alemanes que prohíban ese tipo de ventas y que mientras tanto, la casa de subasta haga pública al menos la identidad de los compradores.

“Vender ese tipo de objetos no es diferente de subastar objetos personales de Osama bin Laden. El argumento histórico es pura semántica”, consideró el presidente de la asociación, el rabino Menachem Margolin en una carta dirigida a los responsables políticos.

“Los asesinos son asesinos. ¿Qué motivación puede haber para que alguien compre cuchillos y tenedores de Hitler?. ¿Dónde está el interés histórico intrínseco?”. Margolin asume que “no es ilegal comprar y vender memorabilia nazi. Esta no es una petición legal, sino moral”.

Charlotte Knobloch, presidenta de la comunidad judía en Múnich considera que “el riesgo de que las posesiones de unos de los mayores criminales de la historia de la humanidad acabe en manos de compradores que los traten de manera acrítica o incluso los glorifiquen es demasiado grande”. Y agregó: “incluso si una subasta como esa no es ilegal en sentido estricto, hubiera preferido que no se celebrara”.

Responde la subastadora

En una carta remitida al rabino Margolin, el director de la casa de subastas Bernhard Pacher, explica que la gente que compra esos objetos “no son neonazis ni adoradores de la ideología nazi”.

Asegura además que en la casa de subasta “hacemos un gran esfuerzo para asegurarnos que esa gente no tiene acceso a nuestro catálogo y a nuestras subastas”, según la misiva consultada por este diario.

Lo cierto es sin embargo, que con un breve registro en la web, se puede acceder sin mayor problema al catálogo de la exposición. Pacher argumenta también que “la abrumadora mayoría de compradores son museos nacionales e internacionales e institutos de investigación, además de reconocidos coleccionistas privados”.

Elevados precios

Por la página web de la casa de subastas han ido desfilando a lo largo del día una a una las piezas. Piezas del servicio de plata, cubertería, un azucarero, un mantel o servilletas del propio Hitler fueron otros de los objetos que se subastaron. Una lujosa versión de Mein Kampf fue vendida por 130.000 euros y el sombrero de copa por 50.000 euros, según publicó Hermann Historica en su página web.

No es la primera vez que se produce una venta de estas características. Hace tres años, la misma empresa subastó también objetos personales de conocidos nazis, que fueron comprados en su mayoría por un ciudadano argentino que no desveló su identidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here