¿Se va o se queda Benjamín Netanyahu?

0
34

En pocas horas terminará el plazo otorgado a Benjamín Netanyahu para conformar gobierno. Los números o apoyos de otros partidos, al igual que la vez anterior, no fueron suficientes para alcanzar los 61 escaños exigidos por el Knésset. A la medianoche de hoy vence el plazo y no parece haber acuerdo alguno.

Mario Beroes-Apolinar Martínez/Israel Internacional.-

Aunque existe la posibilidad de solicitar al presidente Reuven Rivlin una prórroga de 15 días, la cuestión política no pareciera favorecer al actual Primer Ministro israelí, quien además tiene pendiente un juicio por corrupción.

En una jugada que se considera como desesperada, le ofreció ser segundo en un Gobierno de rotación a Naftali Bennett, que sin embargo desestimó la propuesta y dejó al mandatario lejos de poder lograr una coalición, a pocas horas de que termine el plazo.

¿Y a partir del miércoles?

Hay un dicho que dice «que en política no hay ni amigos ni enemigos; solo aliados y son circunstanciales». Seguramente, esto fue lo que pasó por la mente de Bennett, y seguramente Gantz o cualquier otro a quien Netanyahu haya consultado la posibilidad real de apoyo.

Para muchos, ya la era Netanyahu debe terminar. Este sería el quinto período del líder judío como rector político israelí, y las muestras de cansancio son evidentes. En su descargo, tampoco parece haber en la oposición alguien que sea una alternativa.

Pero 20 años son como que mucho tiempo, para alguien que cuando fue electo, nadie daba un shequel por su futuro político. Sin embargo, Netanyahu cree en una solución de último minuto que establezca una coalición de Gobierno antes de que se le acabe el plazo en la medianoche de hoy martes.

Aunque el mandatario tiene aún la opción de pedir una extensión de dos semanas, su situación continúa siendo complicada dado que, para llegar a los 61 parlamentarios que necesita, requiere no solo el apoyo del partido Yamina, que lidera Bennett, sino también convencer al islamista Raam y al ultraderechista Sionismo Religioso de que apoyen al Ejecutivo.

Fue precisamente a causa de la firme postura de estas dos formaciones de no gobernar juntas por la que Bennett rechazó hoy la propuesta de Netanyahu de ser él el primero en encabezar un gobierno de rotación.

Bennett no pidió nada

«Yo no le pedí ser primer ministro; yo le pedí un gobierno. Y esto, lamentablemente, no lo tiene», dijo hoy el líder de Yamina sobre la proposición del mandatario, que le había ofrecido también importantes cargos para los miembros de su partido.

Tras la negativa de Bennett, varios líderes de partidos opositores a Netanyahu hicieron declaraciones reafirmando su postura de no apoyarle e insistiendo en su imposibilidad de conformar un Ejecutivo.

Hasta el momento, sin embargo, la oposición tampoco tiene un camino claro hacia la formación de Gobierno debido a la diversidad ideológica de los partidos que la componen, algo que se prevé obstaculice la coexistencia de algunos de ellos en una hipotética coalición.

De no conseguir Netanyahu apoyos necesarios, y en caso de no pedir una extensión del plazo para hacerlo, el presidente, Reuvén Rivlin, podría encargar la formación de Gobierno a otro candidato, que podría ser el centrista Yair Lapid o el mismo Bennett, u optar por permitir que cualquier miembro del Parlamento se embarque en la difícil tarea de formar una coalición.

Ante este escenario, no parecería haber una solución clara al bloqueo político que enfrenta Israel desde hace dos años, y ganaría fuerza la posibilidad de unas quintas elecciones

A horas para que se le venza el plazo para formar gabinete, aunque tiene la opción de pedir una prórroga de dos semanas, el mundo se le puso chiquitico al primer ministro Benjamín Netanyahu

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here