Se tambalean esfuerzos de Netanyahu por evitar cuarto proceso electoral

0
149

La débil alianza que constituyeron Benjamín Netanyahu y Benny Gantz, obligados por no tener mayoría suficiente ni el uno ni el otro para formar gobierno, está a punto de saltar en pedazos, ante la mirada del pueblo israelí que contempla el insólito espectáculo.

Redacción Israel Internacional.-

Tras la aprobación del primer paso para la disolución del Parlamento, el primer ministro, Benjamín Netanyahu, pidió evitar unas elecciones innecesarias y dijo que Israel debe permanecer unido durante estos «tiempos dramáticos» de pandemia.

«El pueblo de Israel quiere vacunas y no elecciones. Necesitamos dejar la política de lado, ya habrá tiempo suficiente para eso, pero debemos trabajar juntos por nuestros ciudadanos», dijo Netanyahu durante una conferencia de prensa.

Además, se refirió al apoyo de su socio de coalición, el centrista Benny Gantz, a la moción votada hoy en la Knéset: «Debe detenerse y no llevar al país a elecciones. Aún no es demasiado tarde».

La atención del Gobierno, enfatizó, debe centrarse en la lucha contra la pandemia, que advirtió de que sigue representando una amenaza.

Mientras que adelantó que pronto podrían aplicarse nuevas restricciones para frenar los contagios, estables desde hace más de un mes pero en lento ascenso, prometió que «las primeras vacunas llegarán pronto a Israel».

Por otra parte, entre sus argumentos en contra de unos nuevos comicios señaló también a las amenazas de seguridad que enfrenta el país, que dijo presentan «serios desafíos» y contribuyen a la gravedad de la situación actual.

Sus declaraciones llegaron tan solo horas después de que el Parlamento aprobara en una lectura preliminar una moción de la oposición para su disolución, que deberá ser ratificada en tres votaciones posteriores y que tiene lugar en un contexto de profundas divisiones internas dentro del Ejecutivo.

Juego de presiones

Las próximas lecturas están previstas para las próximas semanas, aunque Azul y Blanco, el partido de Benny Gantz, podría demorarlas mientras ejerce presión para que Netanyahu acate los términos del acuerdo de coalición y apruebe un presupuesto bianual, que casi lleva al país a elecciones en agosto y que, de no aprobarse antes del próximo 23 de diciembre, conduciría a la disolución inmediata de la Knéset.

Tras las declaraciones del primer ministro, Gantz, actual titular de Defensa, lo acusó de ser un manipulador y de «mentir y engañar» al electorado, al que dijo le está causando un daño «económico, médico y social».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here