Saar quiere asumir liderazgo del Likud a partir del 26

0
304

Resultaba como sobre anunciado que desde las propias filas del partido Likud, le sugiera un fuerte contendiente al primer ministro Benjamín Netanyahu, quien luego de dos elecciones ha resultado incapaz de formar gobierno, lo que ha obligado a que deba celebrarse un nuevo comicio en marzo del año que viene. Y efectivamente, de allí aló el contendiente

Apolinar Martínez-Mario Beroes/Israel Internacional

Nacido el 9 de diciembre de 1966) es un político israelí que sirvió como miembro de la Knésset para el partido político Likud entre 2003 y 2014, y ocupó cargos en el gabinete como ministro de Educación y luego la cartera del Interior, de 2009 a 2014. En abril de 2019, fue reelegido para e vigésimo primer Knésset .

Saar ya en campaña

Gideón Saar, lanzó su campaña de cara a las elecciones primarias del partido, en Or Yehuda, en el centro del país, ante una audiencia de alrededor de mil afiliados, afirmando que su contrincante, el primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, no tiene posibilidades de formar un nuevo gobierno.

“Si no hacemos un cambio, podría pasar que un gobierno de izquierda ponga en peligro la Tierra de Israel”, alertó Saar.

“Un gobierno de ese tipo frustrará la posibilidad de un esfuerzo para la verdadera reforma del sistema judicial que se necesita. La decisión es simple, votar por mi garantizará que el Likud permanezca en el poder y forme un gobierno dirigido por nosotros. Azul y Blanco (Kajol Laván) está rezando para que Netanyahu sea elegido. Elegir a Netanyahu es elegir al próximo líder de la oposición”.

A pesar de la encarnizada rivalidad entre ambos, Saar elogió a Netanyahu. “Es uno de los grandes líderes del Likud y del Estado de Israel, y uno de los primeros ministros más importantes que hayamos tenido alguna vez”.

“No hay nadie en la política por el que yo haya hecho más que por Netanyahu, y no me arrepiento”, declaró Saar.

Horas antes, Saar desafió a Netanyahu a participar en un debate televisivo. “Los miembros del Likud y los ciudadanos de Israel se merecen una discusión sobre las propuestas políticas en cuestiones de seguridad, diplomacia, economía, asuntos sociales, temas judiciales y más”, señaló en un mensaje de Twitter.

El 26 se decide

Los afiliados del Likud tienen la posibilidad, el 26 de diciembre, de decidir si siguen fieles a Netanyahu, que ha sido imputado por tres casos de corrupción, incluyendo soborno, fraude y abuso de confianza, o si cambiarán por Saar, un ex ministro del Interior y Educación, sin la experiencia y el prestigio internacional de Netanyahu, que ha dirigido el país durante la última década.

La mayoría de las encuestas indican que el partido Azul y Blanco (Kajol Laván) aventaja al Likud por varios escaños no importa quien encabece el partido como candidato a primer ministro.

No obstante, Azul y Blanco ha asegurado que no se sentará en un gobierno bajo el liderazgo de Netanyahu dado los casos de corrupción que pesan en su contra, sugiriendo que Saar u otro líder del Likud podrían poner fin al estancamiento político que ya lleva casi un año.

Una encuesta publicada por la emisora Kan sugiere que el Likud conducido por Saar emergerá más débil en las elecciones del 2 de marzo, pero el bloque de derecha se vería fortalecido por el respaldo de los partidos ubicados a la derecha del Likud, que ganarían el apoyo de los votantes que giren hacia una alternativa más radical.

«Palestina no»

Saar, que suele hablar sin tapujos, ha entrado ya fuerte en campaña. Sus primeras declaraciones respecto al conflicto con los palestinos han sido que una solución de dos estados, uno israelí y otro palestino, es una «ilusión».

«En todo el mundo dicen que una solución de dos estados sigue siendo el camino hacia un acuerdo [pero] tengo que decirles que esta no es una posición que ayude a nadie. Dos estados es una ilusión», sentenció Saar en el acto de lanzamiento de su campaña.

Para el aspirante a sustituir a Netanyahu, esto se ha demostrado a través de décadas de negociaciones basadas en dos estados que no han logrado la paz.

Saar culpó a los palestinos de todos los fracasos, como suele ser habitual en la derecha israelí. Según él, «nunca se ha podido llegar a un acuerdo, a pesar de las ofertas muy generosas» que Israel ha planteado a los palestinos, algo que estos niegan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here