Rabino sordo lleva la Torá al lenguaje de señas

0
113

Yehoshua Soudakoff dice que su proyecto, que verá la Biblia completa representada visualmente, hace que el judaísmo sea accesible para las personas sordas y con problemas de audición que se pierden las lecturas comunitarias, informa The Times of Israel.

Redacción Israel Internacional.-

El único rabino sordo de Israel está dando la mano a las personas con problemas de audición traduciendo la Torá completa al lenguaje de señas.  Admite que es una «gran responsabilidad» tratar de hacer que el judaísmo sea «accesible y posible» para los 15.000 israelíes que son sordos o con problemas de audición y que se comunican en lenguaje de señas. Bromea diciendo que «desearía tener competencia».

Con un equipo de dedicados académicos y actores, el rabino de Jabad, nacido en Estados Unidos, Soudakoff ha comenzado la tarea sin precedentes, pero «muy emocionante» de traducir los 24 libros que componen el Tanaj (que se compone de los Cinco Libros de Moisés, los Profetas, y los Escritos) en formato visual, con el fin de «dar vida a la palabra» para los sordos y con problemas de audición.

Dar vida a las historias es particularmente importante, dice, para los 40.000-50.000 judíos que usan el lenguaje de señas en todo el mundo, porque la Torá debe ser leída en voz alta, en la sinagoga, tres veces por semana, a la congregación.

“Se hace en conjunto, como comunidad, y así es como debe leerse. Es una experiencia humana compartida. Eso es realmente importante para las personas sordas porque muchas veces las personas sordas están desconectadas ”.

Aunque Soudakoff se describe a sí mismo como una «rareza» estadística en el sentido de que nació en una familia sorda, dice que muchos niños no tienen tanta suerte.

“Esto no es algo que facilite mucho a muchos niños. Sus padres no tienen un título en educación para sordos, comienzan de cero, no saben cómo comunicarse con su hijo sordo y, por lo tanto, el niño puede salir perdiendo o sentirse excluido ”, dice.

Esto puede ser frustrante para el niño, dice, ya que el padre “puede que solo tenga tiempo para darles una breve sinopsis en lugar de la historia completa. Esperamos que ahora podamos darles acceso directo a la fuente «.

Pero esta empresa no es fácil. Soudakoff admite que es un «proceso muy largo». Hasta ahora, él y su equipo solo han terminado el libro de Rut y están a la mitad de la traducción de Génesis y Ester. Estima que todo el proceso le llevará unos 15 años.

“Cada equipo requiere dos personas que dominen el lenguaje de señas: un académico, que pueda interpretar la escritura, y un actor, hábil para expresar las palabras en un formato visual”, dice Soudakoff.

“Luego debemos probar la traducción con diferentes personas para ver si se sostiene y ellos la entienden. Después de eso, lo grabamos en un estudio profesional y en posproducción, agregamos subtítulos, animaciones y voces en off «.

La clave de «nuestro lenguaje», explica, refiriéndose al lenguaje de señas, es que no es puramente verbal, sino también visual. Esto significa que el equipo ha tenido algunas «dificultades para traducir los textos, lo que no ocurriría al traducir a otros idiomas». Da un ejemplo del Libro de Rut, destacando la sección donde Booz le da pan a Rut.

“La pregunta es ¿Qué tipo de pan es? ¿Es un pan plano? ¿Es redondo? ¿Es como una pizza? Esa información no es inherente. No tenemos fotos de esa época para contarnos. El problema con la palabra escrita es que no es visual, así que tenemos que elegir una única forma de expresarlo, y el signo del pan podría ser muchas cosas, por lo que estamos haciendo mucha investigación arqueológica e histórica del trasfondo para hacer seguro que lo estamos traduciendo con precisión «.

Además de este proyecto, Soudakoff también organiza un campamento de verano internacional para niños sordos y con problemas de audición. Los campistas vienen de todo el mundo y los propios consejeros son sordos, lo cual es intencional, dice Soudakoff.

“Es mucho más impactante cuando los campistas ven que el liderazgo del campamento está formado por judíos sordos y con problemas de audición como ellos”, dice. «De repente se dan cuenta de que el cielo es el límite, y las personas sordas ahora no solo pueden participar en la vida judía, sino también liderar y retribuir a la comunidad».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here