¿Qué postura tendrá México ante el Consejo de Seguridad de la ONU respecto a Israel?

0
233

Por quinta vez en su historia, México fue electo como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. Al respecto, conversamos con el Dr. Juan Ramón de la Fuente, embajador de México ante el concierto de naciones. 

Enlace Judío México/Israel Internacional.-

El Consejo de Seguridad de la ONU le ha abierto las puertas a México para integrarse como uno de los representantes no permanentes de dicha organización, que tiene entre sus funciones la resolución de conflictos internacionales de gran importancia estratégica.

El embajador de México ante la ONU, el doctor Juan Ramón de la Fuente, conversó con Nadia Cattan para Enlace Judío, sobre qué implicaciones tiene esta posición y sobre qué podemos esperar de la postura de México en temas como la anexión de territorios en Cisjordania por parte del Estado de Israel, o el posible traslado de la embajada de México en aquel país a la ciudad de Jerusalén.

«Como sabes, el Consejo de Seguridad es la instancia de más alta jerarquía en el sistema de Naciones Unidas», dijo De la Fuente, «sus decisiones son las únicas que tienen un carácter vinculatorio, es decir, son obligatorias para los estados miembros. Hay cinco miembros permanentes desde la fundación de este consejo, cuando se fundó la ONU, los ganadores de la guerra en aquella época: Estados Unidos, el Reino Unido, Rusia, China, Francia, y hay 10 miembros no permanentes, de los cuales cinco cambian un año y cinco cambian al año siguiente, de manera que hay una rotación. Esta será la quinta vez que México estará en el Consejo.»

Para De la Fuente, «a México le viene bien porque los esquemas  multilaterales como son los que se manejan en las Naciones Unidas y en los organismos subsidiarios de la ONU, que son muchísimos, le dan a cualquier país mayores márgenes, sobre todo cuando tienen que lidiar cotidianamente, como es el caso de nuestro país, con una relación bilateral que es muy asimétrica, con nuestro vecino del norte.»

Sobre la incorporación de México al Consejo, Juan Ramón de la Fuente dijo que «la repuesta que tuvimos, el voto favorable de 187 países sobre un total posible de 192 es una muestra contundente que México genera confianza y que los planteamientos de política exterior mexicanos son bien vistos en un momento sin duda complejo como el que estamos viviendo.»

Esto, sin embargo, «conlleva algunos riesgos; es una responsabilidad muy seria pero son más los beneficios potenciales que nos va a dejar porque creo que, en estos momentos, la capacidad mediadora de México, los principios que ha echado por delante sobre la igualdad jurídica de los pueblos, la solución pacífica de las controversias, son elementos que le dan al país posibilidades de mediar y también de aprender.»

La pandemia

«En las últimas dos semanas, 82 países tuvieron incrementos en el número de casos documentados», recuerda De la Fuente cuando se le pregunta sobre el estado de la pandemia de covid-19 y el escenario que enfrenta México. «Solamente 30 tuvieron disminución. Es decir, la pandemia sigue en evolución, sigue creciendo. ¿Cuánto tiempo más va a durar? No lo sé. A mí me preocupa el hecho —y entiendo las razones, que van desde el hartazgo que todos experimentamos de estar encerrados tanto tiempo, hasta una serie de necesidades evidentemente fundamentales, de carácter económico y social— que quizá en algunas circunstancias nos pudiéramos estar precipitando.»

Por eso, «me inclino por ser más cauteloso. Mientras el virus siga circulando y haya una mayoría de personas que siguen siendo muy vulnerables (…), mientras no tenga el mundo una vacuna o una cura efectiva, que no la tiene, el problema sigue siendo, en mi opinión, un problema que tiene que tener la máxima prioridad.»

Según el embajador de México ante la ONU, la pandemia «nos tomó, en buena medida, insuficientemente preparados. La propia Organización de las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud, no han tenido la capacidad de respuesta que se requiere para una circunstancia como esta, no han podido establecer una obligatoriedad mayor de los países para que se cumpla de manera rigurosa lo que está muy claramente establecido en el Código Sanitario Internacional.»

Es un tema importante para la agenda diplomática de México, pues «van a venir otras epidemias parecidas, yo espero que aprendamos la lección y que veamos cuáles son los cambios que se tienen que hacer, empezando por los cambios que se tienen que hacer en la ONU y luego bajándolos a cada uno de los países para que, ante el próximo embate epidémico, podamos tener una mejor capacidad de respuesta.»

México e Israel

La buena relación de México con Israel no siempre se ha reflejado en la votación de México en la ONU. ¿Qué podemos esperar en este nuevo periodo?

De la Fuente aclara que «ha habido algunas diferencias históricas y me temo que es posible que las pueda seguir habiendo. México ha defendido algunos puntos de vista que no siempre han sido coincidentes con los del Estado de Israel. Y también ha apoyado resoluciones previas de Naciones Unidas que no necesariamente son coincidentes con las del Estado de Israel, en ciertas circunstancias y en contextos muy específicos.»

Explicó que «la línea de México ha tenido transparencia, consistencia y razones. No siempre (han sido) compatibles (con las del Estado de Israel). Hasta ahora, yo creo que esto nos ha permitido mantener, como creo que es el propósito y el compromiso que tenemos en Naciones Unidas, una buena relación con el Estado de Israel.» 

Según De la Fuente, México intentará «ver caso con caso, analizarlo con cuidado, revisar los fundamentos jurídicos, revisar las posiciones que ha adoptado México en el pasado, las resoluciones que han adoptado las Naciones Unidas, y tratar de ser congruentes y transparentes, siempre esgrimiendo nuestras razones, y espero que sigamos encontrando muchos otros puntos donde sí haya coincidencia, porque lo extraordinario del multilateralismo, a diferencia de las relaciones estrictamente bilaterales, es que en algunos momentos no coincides, pero en otros, el propio esquema  multilateral te permite coincidir.»

Dijo que «el esquema multilateral hace más justicia a la naturaleza humana.»

La Embajada de México… ¿a Jerusalén?

A la pregunta directa sobre si es posible que México siga el ejemplo de Estados Unidos y traslade su embajada en Israel a la capital Jerusalén, De la Fuente aclaró que «no es un tema que haya sido mencionado en ninguno de los acuerdos o circulares que he recibido. Yo diría que es un tema que, en su momento, la cancillería mexicana tendrá que analizar.»

El exsecretario de Salud y exrector de la UNAM abundó al respecto: «a mí me parece estos son justo el tipo de temas en donde lo que tenemos es que dejar abierta siempre la posibilidad de revisarlos, de analizarlos y discutirlos, porque también ocurre (…) que las condiciones evidentemente cambian y, entonces, el mismo tema, discutido en un contexto distinto, pues adquiere una dimensión muy diferente.»

Pone como ejemplo «un foro que organizó el gobierno de Israel, al que nos invitó el embajador (Danny) Danon para ver los temas de la tecnología, de las tecnologías digitales en el contexto del desarrollo y en el contexto de la seguridad. Las dos vertientes de la tecnología: arma poderosísima para el desarrollo y un arma que genera muchísimas dudas y genera anticuerpos cuando entramos al tema de la seguridad.

¡Quién iba a decir, hace apenas algunos años, que estaríamos de acuerdo ahora en este planteamiento para que el asunto de la bioseguridad sea abordado al máximo nivel que tenga que abordarse! Porque antes, hablar de paz y seguridad era solamente hablar de confrontaciones bélicas. Hoy, hablar de seguridad es también hablar de tecnología, y es también hablar de investigación y de ciencia, en donde, evidentemente, Israel tiene una enorme fortaleza, tenemos mucho que seguir aprendiendo y seguir colaborando con ustedes, pero es para ilustrar el tema. Es decir, ahí sigue estando el tema pero hoy se analiza en un contexto completamente distinto.»

Sobre los planes de México ante su recientemente adquirido compromiso en la ONU, que entrará en vigor el 1 de enero próximo, De la Fuente dijo que prepara «el planteamiento de que un tema como la pandemia de covid-19 sea tomado como un tema de seguridad, por ejemplo. Creo que va a ser controvertido (…) pero me parece que lo importante es plantearlo porque si un tema que nos ha dejado tantos muertos y heridos no es un tema de seguridad global, pues entonces (…) que alguien me lo explique, cuál (sí) sería el tema. Y sin embargo, ¡cómo se iba a pensar que un tema de salud pública pudiera llegar al a agenda de un organismo que está dedicado a la paz y a la seguridad!»

Volviendo a la relación con Israel, dijo que «en este cuestionamiento permanente de temas, también he encontrado que hay, a través de la parte que tiene que ver con ciencia, tecnología e innovación, que lidera Israel, una enorme convergencia y hemos podido trabajar juntos en estos temas.»

Anexión de territorios

Sobre la anexión de territorios en Judea y Samaria, que el primer ministro Benjamín Netanyahu ha anunciado, De la Fuente dice que «se va a discutir muy pronto. Periódicamente se analiza esta resolución. De hecho, esta misma semana habrá una nueva revisión de la resolución y ahí te diría otra vez, con toda claridad, México ha sido muy consistente a lo largo de los años en ser cuidadoso para no contravenir las propias disposiciones de la ONU.» 

Esta respuesta podría anticipar que México vote, como lo ha hecho históricamente en lo referente a la ocupación de territorios, en contra de la anexión. Sin embargo, De la Fuente aclara que «vamos a ver cómo viene la próxima resolución (…) antes de poder dar una opinión más precisa.»

Respecto a los temas que para México serán prioritarios el próximo año ante la ONU, destacan «el tema del narcotráfico, el tema migratorio, el tema de la violencia, el tráfico de armas, el cambio climático (…). Me parece que lo que ocurre ahora es que todos estos temas tienen una interconexión y una interdependencia que antes no tenían, y cuesta mucho trabajo analizarlos y abordarlos como si fueran algo totalmente separado», dijo el funcionario.

«Con la pandemia de covid-19 hemos estado otra vez dándole vueltas a algunos de estos temas: qué vulnerables quedan los migrantes frente al covid-19, qué vulnerables quedan los indígenas, que es otro tema que nos preocupa mucho, frente al covid-19, qué vulnerables quedan las mujeres frente al covid-19, qué vulnerables quedan los niños frente al covid-19, qué vulnerable queda la mitad del mundo que no tiene todavía conectividad (…)»

De la Fuente alertó sobre el grave problema que representa que «la mitad del mundo no tiene conexión a internet. ¡Cómo es posible que podamos ser eficaces para contender contra una pandemia cuando la mitad del mundo no puede tener la posibilidad que tú y yo tenemos, ya no digamos de tener una conversación como esta, sino de tener acceso a la información casi en tiempo real, qué está pasando, etc.!»

En el contexto de una problemática compleja e interrelacionada, «la agenda 2030 y los compromisos para el desarrollo sustentable son la prioridad a la que deberíamos de dedicarnos todos, porque es la parte que tiene que ver con desarrollo», dijo.

Recordó que «la ONU tiene tres grandes pilares. El más tradicional, de paz y seguridad, del que ya hablamos; el del desarrollo sostenible, que está muy bien caracterizado en la agenda 2030 y en los objetivos para el desarrollo sostenible; y el tema de derechos humanos.»

Para enfrentar esta gran misión de México en la ONU, «lo que hay que tener es un buen equipo y yo creo que tengo, por fortuna, un buen equipo de mujeres y de hombres, muchos de ellos jóvenes que están aquí en la misión, y tenemos también el respaldo de la cancillería, de instituciones académicas, y queremos que la presencia de México en el Consejo sea una presencia que verdaderamente refleje con dignidad al estado mexicano».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here