Knéset aprueba presupuesto estatal en primera discusión

0
106

El gobierno israelí obtuvo una importante victoria en la Knéset este jueves, con la aprobación en su primera lectura de su plan de presupuesto estatal y de su respectivo marco normativo.

Redacción Israel Internacional/Enlace Judío.-

Tras tres años sin un nuevo presupuesto estatal, la Knéset votó para dar una aprobación preliminar al marco para el proyecto de ley de gastos 2021-2022.

El pleno aprobó primero la iniciativa de ley del marco presupuestario, luego la Ley de Disposiciones adjunta, que determina cómo se implementarán los fondos, y finalmente los proyectos de ley presupuestarios de 2021 y 2022 en sí.

Todas estas iniciativas se enviarán ahora al Comité de Finanzas de la Knéset y deberán pasar su segunda y tercera lectura en el pleno para convertirse en ley.

Si se aprueba en sus tres lecturas, el presupuesto será el primer plan de gastos aprobado en la Knéset desde marzo de 2018.

El presupuesto recibió la aprobación preliminar en el pleno de la Knéset horas después de que el Ministerio de Finanzas y el Ministerio de Salud llegaran a un acuerdo de último minuto que asignaba mil millones de shekels adicionales ($ 311,696,500) al sistema de salud, más allá de los mil millones de shekels agregados al Ministerio de Salud en un acuerdo anterior.

Por estatuto, el gobierno debe asegurar la aprobación de un plan de gastos antes del 4 de noviembre, o enfrentarse a la disolución automática de la Knéset y elecciones anticipadas, la quinta de Israel desde 2019.

“Este es un día feliz”, dijo el ministro de Finanzas, Avidgor Lieberman. “Después de tres años y medio, es la primera vez que esta cámara lleva a cabo una deliberación sobre el presupuesto. Durante tres años y medio, el pleno de la Knéset no llevó a cabo una deliberación seria sobre el presupuesto estatal, eso es algo sin precedentes”.

“Llevo muchos años en esta cámara y no recuerdo un período como este. El presupuesto es una lista de prioridades del gobierno, y esta deliberación simboliza más que nada el fin de este período loco y el regreso a normalidad. Esto es una prueba de que este gobierno funciona y la coalición funciona”.

El líder de la oposición, Benjamín Netanyahu, participó en los procedimientos desde detrás de una mampara de vidrio en una sección de cuarentena especialmente establecida en la galería de observación pública del pleno. Netanyahu regresó recientemente de unas vacaciones en Hawái y, de acuerdo con la normatividad por COVID-19, debe aislarse durante una semana.

Hablando desde la galería, Netanyahu calificó el presupuesto de “terrible”.

“Ha recortado y aumentado los impuestos, en total contradicción con sus garantías”, dijo. “Han perjudicado a los agricultores, a las clases más débiles, a la periferia, a la clase media”.

Se llegó a un entendimiento sobre varios temas, pero Meretz y Yamina todavía están en desacuerdo sobre la reforma regulatoria incluida en el proyecto de ley; el presupuesto debe aprobarse en 3 lecturas antes del 4 de noviembre.

El ministro de Finanzas, Avigdor Lieberman, el ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid, en la Kneset el 13 de junio de 2021 (Yonatan Sindel / Flash90).

El incipiente gobierno de Israel enfrentó uno de sus desafíos más formidables hasta el momento, ya que intentaba aprobar el presupuesto estatal en una primera lectura en medio de signos de disidencia de algunos partidos.

No aprobar el par de proyectos de ley presupuestarios, uno para asignar fondos y un proyecto de ley de acuerdos para determinar cómo se implementará la asignación, en tres lecturas en el pleno de la Knéset antes de la fecha límite del 4 de noviembre, disolvería automáticamente el parlamento y desencadenaría elecciones.

El presupuesto requería todos los votos de la coalición delgada como una oblea para aprobarse, con la oposición de un solo legislador potencialmente capaz de derribarlo. La diversa composición del gobierno liderado por el primer ministro Naftali Bennett, integrado por partidos de derecha, centrista y de izquierda, complicaba el esfuerzo.

Las negociaciones continuaron hasta el último momento, con las partes resolviendo varios desacuerdos, pero quedaba una disputa clave entre el partido de izquierda Meretz y Yamina de Bennett sobre una reforma regulatoria que está incluida en el Proyecto de Ley de Arreglos.

Meretz ha expresado su preocupación de que la reforma, destinada a simplificar la burocracia, beneficiará a las empresas y la industria a costa de la salud pública y el medio ambiente.

En las negociaciones del miércoles, el legislador de Meretz Mossi Raz dijo que apoyaba el proyecto de ley, pero no en su forma actual.

Legislador de Meretz Mossi Raz en la Kneset el 22 de junio de 2021 (Yonatan Sindel / Flash90)

Las noticias de Canal 13 citaron a fuentes de Yamina diciendo que estaban firmes y no estaban dispuestos a cambiar una palabra del proyecto de ley, aunque eso significara derrocar a la coalición.

En respuesta, Meretz emitió un comunicado en el que decía que apoyaba a los legisladores del partido a “tomar cualquier acción que consideren necesaria para llegar a un acuerdo con el Tesoro, incluido no respaldar el Proyecto de Ley de Arreglos”.

Sin embargo, el comunicado pidió a los legisladores que continúen con las negaciones “por responsabilidad a la unidad de la coalición”.

Mientras tanto, el jueves por la mañana se alcanzaron acuerdos sobre otros dos temas problemáticos que amenazaban con descarrilar el presupuesto.

Uno de ellos era una reforma que reduciría las restricciones a la importación de productos agrícolas. Los defensores de la coalición, incluidos Yamina e Israel Beitenu, han estado impulsando la reforma, diciendo que bajará los precios, mientras que los críticos, incluidos Laboristas y Meretz, diciendo que perjudicará a la industria local.

El ministro de Agricultura, Oded Forer (Israel Beitenu), dijo que la reforma se separaría del Proyecto de Ley de Arreglos a petición de Laboristas y Meretz, para mantener conversaciones con representantes de los agricultores israelíes.

Los agricultores bloquean el cruce Bilu como parte de las protestas en todo el país contra el plan de los ministerios de finanzas y agricultura para abrir el mercado de frutas y verduras para la importacion, el 29 de julio de 2021. (Yossi Aloni / Flash90)

Otro ámbito en el que se alcanzaron acuerdos fue una reforma para aumentar gradualmente la edad de jubilación de las mujeres de 62 a 65 años en el transcurso de 11 años, a razón de cuatro meses al año durante tres años y de tres meses al año durante ocho años más.

Varias legisladoras se habían opuesto al plan y, como parte de los entendimientos del jueves, los funcionarios de la coalición acordaron duplicar los estipendios de trabajo para alentar el trabajo continuo y reducir parte de la burocracia necesaria para recibirlos. Además, se asignaron decenas de millones de shekels para ayudar a las mujeres mayores de 62 años que dejaron de trabajar entre los 57 y los 60 años.

A principios de esta semana, el ministro de Finanzas, Avigdor Lieberman, predijo que ambos proyectos de ley tendrían un respaldo mayoritario en la Knéset, aunque el gobierno de coalición tiene la mayoría más reducida posible.

“Es el presupuesto más social en la historia del país”, dijo Lieberman.

Rechazó cualquier posible pelea política sobre el Proyecto de Ley de Arreglos, que puede ser más propenso a disputas partidistas, y dijo a los reporteros que los legisladores tendrían que apoyar ambos proyectos de ley juntos.

“Son una sola unidad; no se puede votar por el primero y oponerse al segundo”, dijo.

Lieberman presentó el plan en una rueda de prensa en la que dijo que el presupuesto de dos años asignaría 432.000 millones de NIS (135.000 millones de dólares) para 2021 y 452.000 millones de NIS (140.000 millones de dólares) para 2022.

El presupuesto estatal de dos años incluye reformas radicales del establecimiento de Kashrut y la industria agrícola, impuestos elevados sobre los artículos de plástico desechables y las bebidas azucaradas, y cambios considerables en las políticas de importación.

En un desafío adicional al presupuesto, el asesor legal de la Knéset, Sagit Afik, publicó una opinión que criticaba algunas de las reformas en el Proyecto de Ley de Arreglos.

Afik dijo que era problemático impulsar reformas tan amplias en el proyecto de ley y no a través de una legislación estándar.

Destacó la reforma regulatoria y partes de los planes de reforma agrícola.

El gabinete aprobó el presupuesto a principios de mes, la primera vez que se aprueba un presupuesto en tres años, debido a un estancamiento político que finalmente terminó con la instalación de la actual coalición en junio después de tres campañas electorales.

En el gobierno anterior, el entonces primer ministro Benjamín Netanyahu se negó a aprobar un presupuesto, lo que le permitió convocar elecciones sin que su entonces socio de coalición, el ministro de Defensa, Benny Gantz, se convirtiera inmediatamente en primer ministro de transición según los términos de su acuerdo de rotación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here