Pompeo: «Irán es una base de operaciones de Al-Qaida»

0
135

La república islámica de Irán continúa siendo un problema para la civilización occidental y democrática. La visión obtusa, pasada de moda y la manera equivocada con que interpretan sus dirigentes el Corán, la ha llevado a querer imponer a grupos fundamentalistas en el mundo, sin tomar en cuenta si las demas naciones están de acuerdo o no con esta postura.

Apolinar Martínez/Israel Internacional.-

Ante tal arremetida, las naciones donde el fundamentalismo no tiene cabida han comenzado a preocuparse y, en muchos casos, elevar su protesta, y otras a tomar acciones más radicales a nivel de seguridad de Estado.

Este es el caso de los Estados Unidos, y de ahí que su secretario de Estado, Mike Pompeo, haya sido claro al afirmar que no existen dudas que Irán se ha convertido en una nueva «base de operaciones» para el grupo terrorista Al-Qaida,  pese que para los expertos en islamismo existen  diferencias sustanciales, ya que Irán es una potencia chií, y Al Qaida es una milicia insurgente adscrita a la rama suní del islam, y ambos han sido rivales políticos durante décadas.

La acusación de Pompeo

Según dijo Pompeo en una conferencia en Washington, «Al-Qaida tiene una nueva base de operaciones. Es la República Islámica de Irán». Además, el jefe diplomático estadounidense añadió: «Yo diría que Irán es de hecho el nuevo Afganistán, como el centro geográfico clave de Al-Qaida, pero incluso peor».

Tras los ataques terroristas de 2011 contra Nueva York y Washington, en que murieron más de 3.000 personas, la Administración de George W. Bush invadió Afganistán, donde la Guerrilla Talibán, en el poder, había dado cobijo a la cúpula de Al Qaida, que había admitido la autoría de los atentados.

Para Pompeo, la actual situación es peor porque la protección de Irán a Al Qaida es mayor que la de los Talibán, que eran más débiles y fueron descabalgados rápidamente en una guerra, que se ha prolongado hasta hoy en día por la confluencia de milicias insurgentes en aquel país centroasiático.

No a la intervención armada

Preguntado por si Donald Trump considera que esta afirmación es suficiente para justificar una intervención armada en Irán en los últimos días de su presidencia, Pompeo respondió que no, «porque los riesgos son mayores que los beneficios». «Teherán ha permitido que Al-Qaida recaude fondos, se comunique libremente con otros miembros de Al-Qaida en todo el mundo y realice muchas otras funciones que anteriormente estaban dirigidas desde Afganistán y Pakistán», dijo Pompeo.

En Pakistán murió en una operación de EE.UU. el anterior líder de Al Qaida, Osama bin Laden, en 2011. Este recelaba de Irán, y considerada a los terroristas suníes en ese país rehenes del régimen de los ayatolás. El actual líder de Al Qaeda es el egipcio Ayman al Zawahiri.

Total libertad de movimiento para Al Qaida

Pompeo, que fue jefe de la CIA, afirmó que Irán ha permitido en los últimos años a Al-Qaida una mayor libertad de movimiento dentro de sus fronteras, incluida la emisión de pasaportes. Además asegura que la cúpula del grupo terrorista está en Teherán.

Culminan así cuatro años de presión máxima de EE.UU. sobre Irán, con la reanudación de sanciones y la retirada del pacto nuclear negociado en 2015. La Administración saliente espera así poder atarle las manos a sus sucesores al menos en sus primeros días, para dificultarles una normalización de relaciones.

El canciller iraní, Mohamed Javad Zarif, rechazó el martes por «ficticia» esa denuncia. «Está terminando patéticamente su desastrosa carrera con más mentiras belicistas», dijo Zarif en Twitter sobre Pompeo. «Que nadie se deje engañar. Todos los terroristas del 11 de septiembre procedían de los destinos favoritos de Pompeo», añadió, en referencia a Arabia Saudí, de donde procedía Bin Laden y varios de los atacantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here