Palestina debe una disculpa al mundo árabe

0
94

¿Pedirá perdón el liderazgo palestino a Baréin y Emiratos (EAU) por acusarlos de traicionar a los palestinos y al resto de los árabes al firmar acuerdos de paz con Israel? Y es que, en un giro sorprendente, el otro día la Autoridad Palestina (AP) del presidente Mahmud Abás anunció su disposición a restablecer todas las relaciones con Israel, empezando por las de cooperación en materia de seguridad en la Margen Occidental.

Khaled Abu Toameh*/Israel Internacional.-

Abás debe asimismo una disculpa a los palestinos porque su decisión de romper con Israel les privó de recibir tratamiento médico en el Estado judío –lo cual no afectó al prominente Saeb Erekat–. Por lo mismo, miles de ellos no pudieron percibir sus salarios íntegramente, dado que Abás se negó a aceptar los fondos procedentes de los impuestos palestinos que recauda Israel.

Además, la AP ha decidido mandar de vuelta a sus embajadores en Baréin y EAU tras haberlos llamado a consultas en protesta por los acuerdos de paz suscritos por esos países con Israel.

La AP les había acusado de apuñalar a los palestinos por la espalda, de «traicionar al pueblo palestino, a Jerusalén y a la mezquita de Al Aqsa». Hubo manifestaciones en la Margen Occidental, la Franja de Gaza y el este de Jerusalén, en las que se quemaron banderas de Baréin y Emiratos y retratos de los gobernantes de ambos países.

Irónicamente, ahora hay palestinos acusando a la cúpula de la AP de hipocresía y de «apuñalar al pueblo palestino por la espalda» por restablecer relaciones con Israel. En las redes sociales hay palestinos y árabes exigiendo sarcásticamente a la AP que retire a su embajador en Ramala en protesta por su decisión de normalizar relaciones con Israel.

La decisión de la AP de recomponer los lazos con Israel y devolver sus embajadores a Baréin y EAU está siendo vista por algunos palestinos como un intento de Ramala de amistarse con una posible nueva Administración norteamericana bajo el presumible nuevo presidente electo Joe Biden. Asimismo, es muy probable que Abás confíe en que, a cambio, EEUU y algunos Estados del Golfo vuelvan a llenar las arcas de la AP.

Aun cuando a una Administración Biden le agradaran esos gestos palestinos, los árabes del Golfo andan exigiendo una disculpa a Abás y al resto de la cúpula palestina. ¿Por qué es bueno que los palestinos retomen sus relaciones con Israel pero Baréin y Emiratos no pueden firmar tratados de paz con Israel?

El analista político bareiní Abdulá al Yunaid ha escrito:

Presidente Abás, Excelencia: como ciudadano de los Estados árabes del Golfo, celebro su decisión de mandar de vuelta a los embajadores palestinos en Manama y Abu Dabi, pero debe emitir de inmediato una declaración formal de disculpas a todos los ciudadanos del Reino de Baréin, de los Emiratos Árabes Unidos y del Reino de Arabia Saudí por los insultos que nos ha dirigido.

Al Yunaid incidió en que en septiembre Abás presidió un encuentro de facciones palestinas donde se condenó y afrentó a los árabes del Golfo y a sus dirigentes.

«Desde los años 60 del siglo pasado, los niños de los Estados del Golfo suelen destinar sus pagas diarias a apoyar a los palestinos», abundó Al Yunaid. A cambio, los líderes palestinos no han mostrado sino displicencia ante la gente del Golfo:

Nos ha acusado de vender Jerusalén y al pueblo palestino, mientras usted vuelve a sus entendimientos de seguridad con Israel sin emitir una declaración explicativa a la opinión pública palestina, mucho menos a los demás árabes. A esto le siguió el regreso de los embajadores [palestinos] a Abu Dhabi y Manama, sin la menor vergüenza y sin la menor disculpa por su parte. No me importan sus asuntos internos, Sr. Presidente, pero ya no volverá a aceptarse ataque alguno contra un ciudadano del Golfo. Usted debe disculparse pública y personalmente por lo que nos ha hecho.

Al Yunaid y otros árabes del Golfo han llamado a boicotear a la dirigencia palestina hasta que Abás emita una disculpa por haber insultado a los Estados del Golfo e incitado a sus ciudadanos a rebelarse contra los gobernantes de Emiratos y Baréin.

El escritor emiratí Turki Hasher exigió que la cúpula de la AP emitiera una disculpa antes de mandar de vuelta a sus embajadores en EAU y Baréin. El liderazgo palestino finalmente admitió que la retirada de los embajadores fue un error, dijo Hasher; y añadió: «Pero no creo que traerlos de vuelta vaya a ser tan sencillo; es necesario que haya una disculpa por tan precipitada decisión, que refleja confusión y mala gestión».

El analista político kuwaití Mohamed al Mula se preguntó por qué todos los que condenaron a Emiratos y Baréin por firmar acuerdos de paz con Israel andan ahora callados ante la decisión palestina de retomar sus relaciones con Israel:

Las facciones palestinas y los partidos islamistas incurrieron en amenazas e intimidaciones por los acuerdos de paz entre los Estados del Golfo e Israel. Pero ¿dónde están ahora que se trata de la normalización israelo-palestina?

El tuitero emiratí BintUAE1900 comentó:

[Los palestinos] pisotearon las imágenes de nuestros dirigentes. Pero no les vemos pisotear la de Abás.

Algunos árabes del Golfo reaccionaron a la decisión de la cúpula de la AP de recomponer los lazos con Israel llamando a la expulsión de los embajadores palestinos de la región y al boicoteo de los productos palestinos.

El escritor kuwaití Abdel Muhsén Huseini dijo encontrar extraño que la dirigencia palestina denunciara los acuerdos de normalización entre Israel, Emiratos y Baréin pero saludara su propia decisión de retomar las relaciones con los israelíes.

Tras advertir que la decisión de la cúpula palestina equivalía a la normalización con Israel, Abdel Muhsén escribió que los palestinos siguen divididos debido a la disputa que enfrenta al Fatah de Abás, que controla la Margen Occidental, con Hamás, que gobierna en Gaza:

Los palestinos han dilapidado tiempo y esfuerzos sin avanzar hacia el establecimiento de un Estado palestino (…) [El antiguo líder de la OLP] Yaser Arafat desperdició todas las ocasiones y siempre levantaba la mano con el signo de la victoria, pero fue incapaz de conseguir nada.

Recientemente el Consejo de Cooperación del Golfo demandó una disculpa a Abás y a otros dirigentes palestinos por su «irresponsable retórica, su incitación y sus amenazas» contra los Estados de la región que habían suscrito acuerdos de paz con Israel. Pero los interpelados ignoraron la demanda.

El liderazgo palestino ha alcancazo nuevas cotas de hipocresía. En árabe, su decisión de enviar de vuelta a los embajadores en Emiratos y Baréin se denomina wakaha (desfachatez). Y se produce mientras los medios palestinos siguen condenando a otros árabes por normalizar sus relaciones con Israel. La próxima vez que los dirigentes palestinos acusen a los árabes de apuñalar por la espalda a los palestinos, Abás y sus semejantes deberán primero mirarse al espejo y asumir que sus patrañas ya no cuelan.

*Texto publicado en www.es.gatestoneinstitute.org

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here