Pacto Stalin-Hitler es una vergüenza histórica

0
280

Al  inaugurar la exposición “Año 1939, comienzo de la II Guerra Mundial”, los rusos no hayan como justificar el pacto que entregó Polonia y abrió el camino para el horror nazi

Apolinar Martínez/Israel Internacional

Hoy se están cumpliendo 80 años de uno de los momentos más vergonzosos de la historia moderna, uno de esos episodios que los cultores de la personalidad del dictador ruso Joseph Stalín, quisieran borrar de la memoria colectiva: El 23 de agosto de 1939 se firmó el acuerdo conocido Pacto Molotov-Ribentrop, que entre otras “pequeñeces”, estipulaban, no sólo la no agresión entre  Alemania y Rusia sino la entrega de Polonia a Hitler, mientras Stalin tenía  la puerta libre para conquistar Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Besarabia (actual Moldavia) y la parte este de Polonia.

Y todo ello a espaldas del mundo que se preparaba a enfrentar lo que resultaría más doloroso para la humanidad: La Segunda Guerra Mundial, con su saldo de 50 millones de muertos y miles de ciudades destruídas.

Putin justifica a Stalin

«La Unión Soviética hizo una tarea gigantesca para crear las condiciones favorables para una resistencia colectiva al nazismo en Alemania (…) para formar un bloque antifascista en Europa, pero tales esfuerzos no se coronaron con éxito», dijo el actual dictador ruso, admirador del georgiano y quien dirige con mano de hierro la política de su país.

A ello respondió la canciller alemana Ángela Merkel: «Es difícil comprender el pacto Mólotov-Ribbentrop, si no se tiene en cuenta la cláusula secreta que preveía la repartición de Polonia (entre Alemania y la URSS) y la anexión de los países bálticos». «Desde este punto de vista, creo que no era correcto, que se sustentaba sobre una base ilegítima», aseguró  la canciller alemana.

A juicio del historiador y director científico del Archivo Estatal de Rusia, Serguéi Mironenko, el pacto que concluyeron en Moscú el 23 de agosto de 1939 el ministro de Exteriores de la URSS, Viacheslav Mólotov y su homólogo de la Alemania hitleriana, Joachim von Ribbentrop, en presencia de Stalin «fue no sólo un error estratégico sino también un crimen perpetrado por Stalin y el resto de la dirección soviética».

Exposición “Año 1939, comienzo de la II Guerra Mundial»

El pasado 20 los  rusos inauguraron  la exposición «Año 1939, comienzo de la II Guerra Mundial», que incluye más de 300 documentos, entre ellos lógicamente  el pacto Mólotov-Ribbentrop y sus protocolos secretos.

Este pacto que salió a la luz 1989, cuando estaba , Mijaíl Gorbachov, había sido silenciado por Putín, pero ha vuelto a aparecer, no se sabe si en un intento de volver a exaltar la figura de Stalin

La matanza de Katyn

Otra de la consecuencias del pacto entre Hitler y Stalin fue la matanza de casi 22.000 oficiales de Ejército polaco en Katyn por parte de la sanguinaria policía del régimen, el NKVD (Comité Popular de Asuntos Interiores), verdugos a su vez de decenas de miles de personas en la propia Rusia y en otras repúblicas soviéticas.

Por eso hoy día la sociedad rusa está dividida entre quienes justifican la conveniencia del pacto Mólotov-Ribbentrop y quienes lo condenan.

Los detractores de los intentos de reescribir aquellos acontecimientos por parte de los historiadores fieles al Kremlin creen que, si en 1939 la URSS hubiese declarado la guerra a Alemania. Hitler no hubiera podido llevar a cabo la invasión de Polonia ni ocupar Francia y menos aún haber atacado a la URSS dos años después. Pero Stalin prefirió pactar con Hitler para satisfacer su afán expansionista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here