Netanyahu niega acusaciones de espionaje a través del Shin Bet

0
83

Los problemas parecen que persiguen al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. Y si no lo persiguen, pareciera que el líder del Likud los busca. A los problemas que enfrenta con el incremento de la pandemia, se une el fuerte rechazo del electorado israelí y las acusaciones de hechos de corrupción que él y su esposa enfrentan; investigación que lleva adelante el Fiscal General Avichai Mandelblit.

Redacción Israel Internacional/Enlace Judío México.-

El más reciente es una acusación en la cual Netanyahu estaría grabando las conversaciones telefónicas del jefe del ejército y del director del Mossad para ese momento Tamir Pardo; acusaciones que el Primer Ministro negó de manera contundente.

“Nunca le pedí a Yoram Cohen, director del Mossad, que escuchara al jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel o al jefe del Mossad”, tuiteó Netanyahu luego de que se hiciese público el informe del programa de investigación “Uvdá”. “No hay límite a las mentiras”, agregó el primer ministro.

Según el informe, Netanyahu le pidió a Cohen, quien dirigió el Shin Bet de 2011 a 2015, que escuchara las conversaciones del entonces jefe del Estado Mayor de las FDI, Benny Gantz, y el entonces director del Mossad, Tamir Pardo, durante los primeros meses del mandato de Cohen.

La Oficina del Primer Ministro también negó el informe y dijo: “Netanyahu nunca pidió escuchar al jefe del ejército y al jefe del Mossad. Esto es una absoluta mentira”.

Según el programa “Uvdá”, Netanyahu pidió a Cohen que utilizara las capacidades del Shin Bet para vigilar a una serie de altos funcionarios, incluidos Gantz y Pardo, y escuchar sus conversaciones telefónicas. El informe cita fuentes del Ministerio de Defensa que dijeron que Cohen estaba “desconcertado” por la petición y la rechazó, explicando que el Shin Bet no debe adoptar medidas tan radicales hacia miembros de otras agencias de seguridad.

“No quiero creer que en Israel, que es un Estado democrático, el primer ministro le pida al Shin Bet que escuche conversaciones del jefe de del ejército o las mías”, dijo Pardo en la entrevista transmitida en la televisión israelí el jueves por la noche.

“Esas acciones son la mayor señal de falta de confianza. Nunca pedí vigilar a ninguno de mis empleados en el Mossad. Nunca. Nunca me pasó por la mente. En mi opinión, eso está fuera de las reglas del juego. Si me hubiese enterado entonces, lo correcto para mí hubiera sido ponerme de pie y decir: este no es mi juego”.

En una entrevista a “Uvdá”, Pardo dijo que él y Netanyahu se reunieron tres veces para conversar sobre el “el continnum entre lealtad y confiabilidad” antes de ser asignado.

Le dije a Netanyahu: «Yo era el subordinado de tu hermano. Yoni me eligió para estar a su lado más de una vez, pero también la última vez’. Él confió en mí fielmente”, dijo Pardo. Cuando se le preguntó qué dijo Netanyahu en respuesta, Pardo agregó: “No respondió, pero me asignó”. Según Pardo, siempre hablaban de todo. “No tuve problemas para conversar a fondo con él”, dijo. “Nunca me interrumpió”.

La Oficina del Primer Ministro dijo a “Uvdá”: “Las afirmaciones de que el primer ministro solicitó al jefe del Shin Bet que escuchara las conversaciones del jefe del Estado Mayor y del Mossad son completamente infundadas. Esta es una distorsión total de los esfuerzos sistémicos que se realizan de vez en cuando para proteger la seguridad de la información con respecto a cuestiones delicadas primordiales para la seguridad de Israel. La decisión de qué significa usar la información y contra quién está en manos de los funcionarios autorizados”.

El mismo programa informó que Netanyahu ordenó al Mossad y al ejército preparar un ataque contra Irán en 2011. Según el programa, Netanyahu dio instrucciones a Pardo y a Gantz que prepararan al ejército para poder lanzar un ataque contra Irán en los 15 días posteriores a la orden.

“No es el tipo de cosas que se hacen sólo para practicar”, dijo Pardo en la entrevista y agregó que podría haber dos motivos para ordenar la preparación de un ataque, ya sea para atacar o para enviar una señal a alguien. “Es posible que Estados Unidos se hubiese enterado de la orden de una manera u otra y se sintiera impulsado a tomar medidas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here