Netanyahu: “Nadie se tomará la justicia por su mano: ni los árabes ni los judíos”

0
87

Benjamín Netanyahu, al hacer el balance de las operaciones efectuadas por Israel durante los once días de confrontaciones con el grupo terrorista Hamas, agradeció la resistencia del pueblo israelí.

Apolinar Martínez/Israel Internacional.-

Desde el cuartel militar de Kirya en Tel Aviv. afirmó que los objetivos de la operación en Gaza se alcanzaron de forma “extraordinaria”.

La seguridad de Israel

Afirmó que la “única consideración” que tuvo en la operación fue salvaguardar la seguridad de Israel, y dice que no todo lo relativo al resultado e impacto de los ataques israelíes es aún conocido por el público, ni siquiera por Hamás.

Dijo que no ordenó una operación terrestre en Gaza porque creía que no era necesaria. “Si lo hubiera creído necesario, lo habría ordenado”.

“Causamos el máximo de bajas a Hamás mientras minimizamos las bajas israelíes”, dice, expresando su dolor por cada vida civil perdida.

Golpe inimaginable a Hamas

Añadió que Israel cumplió su objetivo de asestar a Hamás un “golpe inimaginable” al destruir la red de túneles terroristas que construyó en Gaza y que, según él, se convirtió en una “trampa mortal”, además de recibir “golpes masivos” tanto en la superficie como bajo tierra.

Dijo que Israel mató a más de 200 terroristas, incluidos 25 altos cargos. “Y los que no murieron saben que podemos llegar a ellos, por encima o por debajo de la tierra”, dice, y lo califica como “un logro que ningún ejército ha conseguido jamás”.

Agradecido del presidente Biden

Dio las gracias al presidente de EE.UU., Joe Biden, y dice que sus conversaciones fueron muy positivas, argumentando que, junto a las críticas y presiones internacionales, Israel también recibió un notable apoyo internacional y llevó a cabo exitosas gestiones diplomáticas con muchos líderes mundiales.

Destacó que Israel no olvida a los civiles cautivos Avera Mengistu y Hisham al-Sayed ni los cuerpos de los soldados de las FDI Hadar Goldin y Oron Shaul, y que se compromete a devolverlos a casa, tras las críticas por no haber discutido el asunto como parte de la tregua.

“Detuvimos a 1.300 personas y nos ocupamos de los alborotadores con mano dura”. Repite sus exigencias a los líderes árabes para que condenen los disturbios, alegando que es una “minoría significativa” dentro de esa comunidad.

“Nadie se tomará la justicia por su mano: ni los árabes ni los judíos”. concluyó

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here