Netanyahu plantea elección directa del primer ministro

0
15

No hay avances; totalmente inútil; una pérdida de tiempo y esfuerzos. Estos son algunos de los comentarios que se oyen en la Knéset con respecto a la escogencia, fallida hasta los momentos, de la escogencia del Primer Ministro.

Apolinar Martínez-Mario Beroes/Israel Internacional.-

Ya Israel ha realizado cuatro elecciones en dos años y no hay avances de ningún tipo. Han pasado un par de semanas desde que el presidente Reuven Rivlin le haya entregado a Benjamín Netanyahu el mandato para formar gabinete. Nada se ha logrado

¿Juego trancado?

El partido ultraortodoxo Shas, aliado de Netanyahu, presentó un proyecto de ley para intentar poner en marcha esta vía, que no figura en la legislación israelí ni tiene precedentes.

«La población elegirá al primer ministro directamente en una votación rápida, sin que se disuelva» la Cámara, dijo Netanyahu.

Netanyahu lo apoya

 El jefe de Gobierno en funciones aseguró que «hay una solución» para salir del estancamiento. Esta se basaría en la celebración de elecciones directas para elegir al primer ministro, lo que evitaría que el Parlamento se disolviera y que Israel se viera abocado a sus quintas elecciones generales en cuestión de dos años y medio.

La agencia EFE explica que Netanyahu, que apoya esta propuesta -que implicaría importantes reformas en la ley electoral- se produce después de que el presidente, Reuvén Rivlin, le asignara el encargo de crear Ejecutivo hace 13 días.

Desde entonces, sin embargo, Netanyahu no ha progresado mucho en su objetivo de lograr una mayoría de 61 escaños entre los 120 que tiene el Parlamento, el mínimo necesario para crear Ejecutivo.

Todavía tiene 59 diputados, le faltan dos

El primer ministro -que ganó los comicios del pasado 23 de marzo-, tiene el respaldo de su partido Likud y de sus socios ultraortodoxos y ultraderechistas y de la formación nacionalista Yamina. Aún así, se queda en 59 escaños y le faltan dos para alcanzar mayoría.

Para conseguirlo, necesitaría a otro actor clave que podría inclinar la balanza a su favor, el partido islamista árabe Raam.

Sin embargo, uno de sus socios, el ultraderechista Partido Sionista Religioso, ha descartado repetidamente el apoyo de Raam, incluso externo, en un gobierno de coalición.

El plazo de Netanyahu para formar ejecutivo se extiende hasta el 4 de mayo, aunque podría solicitar 14 días adicionales al presidente.

En caso de fracasar, Rivlin podría entregar el mandato para entablar coalición a otro candidato entre el bloque de partidos anti-Netanyahu, compuesto por formaciones de ideología muy diversa que se oponen a gobernar con el actual primer ministro en funciones.

Yair Lapid, del centrista Yesh Atid, fue quien más recomendaciones obtuvo por detrás de Netanyahu en las consultas del presidente con los partidos, pero también queda alejado de la mayoría. Justo hoy instó de nuevo a buscar la creación de un «gobierno de unidad» si el plazo de Netanyahu expira y él recibe el encargo de intentarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here