Netanyahu y Cohen se reunieron con príncipe heredero Bin Salman

0
319

El censor militar israelí confirmó el lunes 23 noviembre de 2020 que el primer ministro Netanyahu y el jefe del Mossad, Yossi Cohen, eran los pasajeros de vuelos no identificados que despegaron desde el aeropuerto Ben Gurion hacia Arabia Saudita el domingo. Los vuelos coincidieron con la visita del secretario de Estado Mike Pompeo al reino.

Redacción Israel Internacional.-

Durante la reunión de Pompeo con el príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman, dos vuelos no identificados partieron de Israel y aterrizaron en la ciudad saudí de Neom, cerca del Mar Rojo y las fronteras de Egipto y Jordania.

Neom es una ciudad transfronteriza planificada en el noroeste de Arabia Saudita, que incorpora tecnologías de ciudad inteligente y también funciona como un destino turístico.

Los sitios que rastrean el tráfico de aviones han visto un avión ejecutivo Gulfstream IV, que Netanyahu había utilizado varias veces en vuelos a Moscú, despegar del aeropuerto Ben Gurion el domingo a las 5:30 p.m., aterrizando en Neom. El avión permaneció en tierra durante aproximadamente dos horas y aterrizó de regreso en Israel media hora después de la medianoche. Otro vuelo despegó a las 6 de la mañana y regresó a Israel a las 3 de la tarde.

Aunque la Oficina del Primer Ministro se niega a comentar oficialmente, el asesor de Netanyahu, Topaz Luk, tuiteó el lunes por la mañana que «Netanyahu está haciendo la paz» mientras que «Ganz está haciendo política». Eso tuvo que ser muy satisfactorio para el primer ministro viajero …

Según fuentes políticas, el ministro de Defensa Benny Ganz y el ministro de Relaciones Exteriores Gabi Ashkenazi, ambos de Blue & White, no estaban al tanto del viaje saudí. Eso también debe haber sido una pequeña fuente de placer para el primer ministro itinerante.

La noche del sábado se hizo un anuncio inusual por parte de la Oficina del Primer Ministro, según el cual la reunión de gabinete de la corona saudí, prevista para el domingo se pospondría para el lunes, debido a que los ministros Yizhar Shai y Ze’ev Elkin no tuvieron tiempo para preparar sus recomendaciones en materia de vigilancia digital.

Pero un ministro Shai ofendido respondió en una transmisión el domingo que no tenía idea de por qué se había cancelado la reunión del gabinete; sus recomendaciones y las de Elkin estaban listas, por triplicado.

En ese momento, los inteligentes elfos mediáticos de Israel levantaron sus puntiagudas orejas y sus pobladas cejas y conectaron los puntos entre la reunión del gabinete suspendida y el vuelo secreto de Gulfstream IV.

Israel Hayom citó a una fuente ministerial en Riad y a un alto miembro del sistema de defensa israelí, quienes informaron que la intención inicial era filtrar algunos de los detalles de la reunión secreta en las próximas horas, pero después de que los medios israelíes informaran sobre la cancelación. de la reunión del gabinete y la ruta de vuelo, no quedó más remedio que filtrar todo.

Aún así, los saudíes no han confirmado ni negado oficialmente la reunión. La Oficina del Primer Ministro inicialmente decidió no comentar la noticia en absoluto, pero quedó claro que todos en el pequeño y bien conectado Estado judío estaban al tanto, así que para qué molestarse.

La reunión a tres bandas con Pompeo, Netanyahu, Cohen y bin Salman fue preparada por Elliott Abrams, un antiguo empleado de la administración estadounidense en Oriente Medio.

La semana pasada, durante una conferencia de prensa conjunta con el Ministro de Relaciones Exteriores de Bahrein y el Primer Ministro Netanyahu, el Secretario de Estado declaró que esperaba muchos más acuerdos en el futuro.

El jefe del Mossad, Yossi Cohen, ha declarado en el pasado que hubo un gran esfuerzo en la arena saudí y se está aplicando una gran presión para llegar a un acuerdo entre Israel y el reino. En su opinión, los saudíes «parecen estar esperando las elecciones estadounidenses para hacer un regalo al presidente electo».

El ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, Faisal bin Farhan, dijo el sábado que el reino ha apoyado durante mucho tiempo la normalización de las relaciones con Israel, pero antes de que se pueda firmar un acuerdo de normalización permanente, se debe llegar a un acuerdo de paz con la Autoridad Palestina que incluiría el establecimiento de un estado palestino.

Además, afirmó que confiaba en «que la administración Biden continuará trabajando en beneficio de la estabilidad regional».

En septiembre, el Wall Street Journal informó que la monarquía saudí estaba dividida sobre el establecimiento de relaciones oficiales con Israel. Según el informe, bin Salman apoya un acuerdo de normalización con Israel y está interesado tanto en la cooperación empresarial como en una alianza contra Irán. Pero su padre, el rey Salman, apoya el boicot árabe a Israel y la demanda de la Autoridad Palestina de un estado independiente.

Como resultado, Bin Salman teme que su padre bloquee un acuerdo que no promueve el establecimiento de un Estado palestino.

 

Netanyahu, Mossad Chief, Met Crown Prince Bin Salman in Saudi Arabia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here