Lo que los nazis tenían en común con los demás regímenes colectivistas del Siglo XX

0
37

Recientemente se cumplió un infame centenario. Hace cien años —el 29 de julio de 1921— Adolf Hitler asumió el liderazgo del Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores, más conocido como los nazis. Este partido se convirtió en su vehículo hacia el poder.

Lawrence E. Reed*/Israel Internacional.-

Obsérvese el nombre formal y oficial del partido. No era el Partido Nacional Capitalista de los Trabajadores Alemanes. No era el Partido Nacional del mercado libre de los trabajadores alemanes. Tampoco era el Partido Nacional de los Trabajadores Alemanes Cristianos. Sin embargo, un siglo después, todavía se escuchan ocasionalmente afirmaciones de que los nazis eran capitalistas o cristianos, o ambas cosas, aunque sean absurdas.

Recientemente se cumplió un infame centenario. Hace cien años —el 29 de julio de 1921— Adolf Hitler asumió el liderazgo del Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores, más conocido como los nazis. Este partido se convirtió en su vehículo hacia el poder.

Obsérvese el nombre formal y oficial del partido. No era el Partido Nacional Capitalista de los Trabajadores Alemanes. No era el Partido Nacional del mercado libre de los trabajadores alemanes. Tampoco era el Partido Nacional de los Trabajadores Alemanes Cristianos. Sin embargo, un siglo después, todavía se escuchan ocasionalmente afirmaciones de que los nazis eran capitalistas o cristianos, o ambas cosas, aunque sean absurdas.

Baldur von Schirach, jefe de las Juventudes Hitlerianas, ciertamente recibió el mensaje. «La destrucción del cristianismo fue reconocida explícitamente como un propósito del movimiento nacionalsocialista», dijo, como se señala en las pruebas presentadas en los juicios de Núremberg y en este vídeo.

En la verdadera Biblia, Mateo 7:16 declara famosamente: «Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los cardos?» Lo que Hitler y el nazismo produjeron -genocidio, guerra, control estatal y un sinfín de maldades en muchas formas- constituye la antítesis misma de las enseñanzas de Jesús.

La mentira de que el nazismo era capitalista en lugar de lo que los propios nazis decían que era (es decir, socialista) se deriva del hecho de que el régimen de Hitler no se dedicó a la nacionalización total o generalizada de las empresas. En el Tercer Reich, uno podía conservar la titularidad legal de una fábrica, pero si no hacía lo que los nazis ordenaban, era, digamos, desechado.

El economista austriaco Ludwig von Mises, en su obra magna La Acción Humana, explicó que el nazismo era «el socialismo bajo la apariencia de la terminología del capitalismo»:

El segundo modelo [de socialismo] (podemos llamarlo modelo Hindenburg o alemán) preserva nominalmente y en apariencia la propiedad privada de los medios de producción y mantiene la apariencia de los mercados, precios, salarios y tipos de interés ordinarios. Sin embargo, ya no hay empresarios, sino sólo directores de taller (Betriebsführer en la terminología de la legislación nazi). Estos gerentes de tienda son aparentemente instrumentales en la dirección de las empresas que les han sido confiadas; compran y venden, contratan y despiden trabajadores y remuneran sus servicios, contraen deudas y pagan intereses y amortizaciones. Pero en todas sus actividades están obligados a obedecer incondicionalmente las órdenes emitidas por la oficina suprema de gestión de la producción del gobierno. Esta oficina (el Reichswirtschaftsministerium en la Alemania nazi) dice los precios y a quién comprar, a qué precios y a quién vender. Asigna a cada trabajador su puesto de trabajo y fija su salario. Decreta a quién y en qué condiciones deben confiar sus fondos los capitalistas. El intercambio de mercado no es más que una farsa. Todos los salarios, precios y tipos de interés son fijados por el gobierno; son salarios, precios y tipos de interés sólo en apariencia; de hecho, no son más que términos cuantitativos en las órdenes del gobierno que determinan el trabajo, la renta, el consumo y el nivel de vida de cada ciudadano. El gobierno dirige todas las actividades de producción. Los gerentes de las tiendas están sometidos al gobierno, no a la demanda de los consumidores ni a la estructura de precios del mercado.

¿Le parece esto capitalismo a cualquier persona reflexiva y honesta que no tenga otra agenda que la verdad? Difícilmente.

Como escribí en El único espectro que tiene sentido, Lenin, Mao, Pol Pot, Castro, Hitler y Mussolini eran todos ramas anticapitalistas del mismo árbol socialista y colectivista:

Todos se declararon socialistas. Todos buscaban concentrar el poder en el Estado y glorificar al Estado. Todos pisotearon a los individuos que no querían más que perseguir sus propias ambiciones en el comercio pacífico. Todos denigraron la propiedad privada, ya sea mediante la confiscación directa o la regulación de la misma para servir a los fines del Estado.

Michael Rieger argumenta que parte de la confusión sobre cómo etiquetar la economía nazi proviene de las variedades siempre cambiantes del socialismo. Los socialistas son famosos por afirmar «esto es» cuando sólo están escribiendo o soñando con ello y luego afirmar «eso no era» cuando fracasa. Rieger escribe,

La gran variedad entre el socialismo utópico, el comunismo, el nacionalsocialismo y el socialismo democrático hace que sea notablemente fácil para los miembros de cada ideología mover el dedo hacia los demás y decir: «Eso no era el verdadero socialismo». Sin embargo, hay un hilo conductor en cada una de estas definiciones del socialismo. Desde Saint-Simon hasta AOC, todos los autodenominados socialistas han compartido la creencia de que las respuestas descendentes a los problemas de la sociedad son superiores a las respuestas ascendentes creadas por el libre mercado.

En lugar de admitir que el nazismo era socialista y desastroso, los socialistas acérrimos declaran que «eso no era socialismo». Sería más honesto si simplemente dijeran: «Oops». Pero suelen reaccionar de la misma manera (negando con vehemencia) ante los experimentos socialistas fallidos en todas partes, desde la Unión Soviética hasta Venezuela.

El director de contenidos de la Fundación para la Educación Económica (FEE), Dan Sánchez, generó numerosos comentarios cuando recientemente tuiteó esto

Casos de socialismo que no les gustan: «No es el verdadero socialismo». Casos de capitalismo que sí les gustan: «No es verdadero capitalismo». Los socialistas siempre pierden en economía, así que intentan ganar con juegos de palabras.

 

Pregúntese esto: ¿Suena la siguiente afirmación como algo que diría un socialista o como algo que defendería un capitalista de libre mercado?

El bien de la comunidad tiene prioridad sobre el del individuo. Pero el Estado debe mantener el control; cada propietario debe sentirse un agente del Estado; es su deber no hacer mal uso de sus posesiones en detrimento del Estado o de los intereses de sus compatriotas. Este es el punto primordial. El Tercer Reich siempre conservará el derecho a controlar a los propietarios.

Eso dijo Adolf Hitler en una entrevista de 1931 con Richard Breiting. Dijo esencialmente lo mismo cien veces o más, y es exactamente lo que llevó a cabo en la práctica. Y es lo más socialista que puede haber. No tiene nada de capitalista ni pro libre mercado.

Hoy hace un siglo, un megalómano comenzó su ascenso al poder político. El mundo sufrió una catástrofe indescriptible a manos de ese mismo monstruo anticristiano y anticapitalista. No sea usted tan crédulo o tonto como para sugerir que fue de otra manera.

*Presidente emérito de FEE, miembro principal de la familia Humphreys y embajador mundial de la libertad de Ron Manners, habiendo servido durante casi 11 años como presidente de FEE (2008-2019). 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here