Muere en una prisión federal Bernie Madoff

0
98

El creador del mayor fraude con un esquema Ponzi de la historia, Bernie Madoff, falleció de causas naturales el miércoles 14 en en una prisión federal, en Carolina del Norte.

Agencias/Israel Internacional.-

La información divulgada por la agencia Associated Press falleció en el Centro Médico Federal en Butner. Según las fuentes de AP el neoyorquino, que llegó a ser presidente del Nasdaq, iba a cumplir los 83 años de edad en apenas dos semanas, tenía problemas de riñón y había sufrido un infarto en prisión hace unos años.

Cumplía una condena de 150 años por la mayor estafa a Wall Street de la historia de Estados Unidos. En total, pasó 12 entre rejas.

Como refiere AP durante décadas, Madoff disfrutó de la imagen de un gurú financiero hecho a sí mismo cuyo toque de Midas desafiaba las fluctuaciones del mercado. 

Ex presidente de la bolsa de valores Nasdaq, atrajo a una legión devota de clientes de inversión, desde jubilados de Florida hasta celebridades como el famoso director de cine Steven Spielberg, el actor Kevin Bacon y el lanzador del Salón de la Fama Sandy Koufax.

Pero su negocio de asesoría de inversiones fue expuesto en 2008 como un esquema Ponzi que acabó con la fortuna de las personas acabó con organizaciones benéficas y aparentemente empujó a algunos inversores a suicidarse.

Se volvió tan odiado que tuvo que usar un chaleco antibalas en la corte. El escándalo convirtió a Madoff en un paria.

En 2020, los abogados de Madoff presentaron documentos judiciales para tratar de que fuera liberado de prisión por la pandemia de covid-19, alegando que sufría de una enfermedad renal en etapa terminal y otras condiciones médicas crónicas. La solicitud fue rechazada.

La gran estafa

Madoff orquestó un esquema piramidal (también llamado Ponzi) con el que estafó unos 18.000 millones de dólares a los grandes inversores estadounidenses. Su esquema fraudulento de inversiones llegó a valorarse en $ 68.000 millones.

Pasó a la historia en medio de la crisis financiera de 2008, cuando se destapó que su fondo de inversión, que había fundado en 1960, con 22 años, era una simple pirámide financiera, y que los extraordinarios beneficios que vendía eran, en realidad, ficticios, y que el pago de intereses se realizaba con las cuotas que aportaban los nuevos inversores.

Lo condenaron en 2009 a 150 años de cárcel por haber estafado a miles de personas por más de dos décadas. Se le considera uno de los mayores iconos del fraude mundial.

Castillo de naipes

A lo largo de su carrera, llegó a acumular inversiones por valor de 65.000 millones de dólares, especialmente de grandes inversores multimillonarios, a los que atraía con promesas de batir de forma sistemática al mercado.

En realidad, todo el dinero que recibía acababa en una cuenta bancaria a su nombre, del que retiraba dinero cada mes para pagar los intereses de sus inversores.

El renombre de su firma, que había aguantado casi medio siglo, ayudaba a captar nuevos y distinguidos millonarios, que mantenían viva la pirámide.

La hora de la verdad le llegó en medio del desplome de Wall Street y la congelación del sistema de crédito mundial, cuando muchos de sus depositantes pidieron sacar dinero.

Madoff intentó atraer nuevas víctimas con la promesa de un nuevo vehículo más sofisticado que requería entre 500 y 1.000 millones de dólares de inversión inicial.

Pero los retiros fueron más rápidos que los ingresos, y todo estalló a finales de 2008, después de una última corrida de 300 millones de la menguante «alcancía» que usaba la familia del estafador.

En el momento del arresto de Madoff, los extractos de cuenta falsas les decían a los clientes que tenían participaciones por valor de $ 60 mil millones.

Madoff nunca compró ni vendió valores

Aproximadamente una docena de empleados y asociados de Madoff fueron acusados ​​en el caso federal. Cinco fueron a juicio a fines de 2013 y vieron a Frank Di Pascali, mano derecha de Madoff, tomar el estrado como testigo estrella del gobierno.

En el juicio, la Justicia estadounidense calculó que había estafado 18.000 millones de dólares a lo largo de su carrera, lo que se estima que es la mayor cifra jamás registrada en una estafa de este tipo. Otro tanto se pagó a los inversores con más antigüedad en intereses.

Las autoridades dicen que a lo largo de los años, se invirtieron al menos $ 13 mil millones con Madoff. Una vieja computadora de IBM emitía estados de cuenta mensuales que mostraban rendimientos constantes de dos dígitos, incluso durante las recesiones del mercado. A finales de 2008, las declaraciones afirmaban que las cuentas de los inversores ascendían a 65.000 millones de dólares.

La fea verdad: nunca se compraron ni se vendieron valores. El director financiero de Madoff, Frank DiPascali, dijo en una declaración de culpabilidad en 2009 que las declaraciones que detallaban las transacciones eran “todas falsas”.

Del total, hasta la fecha se han recuperado unos 14.000 millones entre bienes, terrenos y valores incautados.

El más odiado

Madoff se declaró culpable en marzo de 2009 de fraude de valores y otros cargos, diciendo que estaba “profundamente arrepentido y avergonzado”.

Después de varios meses viviendo bajo arresto domiciliario en su ático de 7 millones de dólares en Manhattan, lo llevaron a la cárcel esposado y recibió aplausos de los inversores enojados en la sala del tribunal.

“Le robó a los ricos. Robaba a los pobres. Robó del medio. No tenía valores ”, dijo el ex inversionista Tom Fitzmaurice al juez en la sentencia. “Estafó a sus víctimas con su dinero para que él y su esposa … pudieran vivir una vida de lujo más allá de lo creíble”.

El abogado de Madoff en los últimos años, Brandon Sample, dijo en un comunicado que el financiero había “vivido con culpa y remordimiento por sus crímenes” hasta su muerte.

“Aunque los crímenes por los que Bernie fue condenado han llegado a definir quién era, también era padre y esposo. Era de voz suave e intelectual. Bernie no era perfecto en absoluto. Pero ningún hombre lo es ”, dijo Sample.

Lección para la historia

El juez de distrito estadounidense Denny Chin condenó a Madoff al período máximo posible.

“Aquí, se debe enviar el mensaje de que los crímenes del Sr. Madoff fueron extraordinariamente malvados y que este tipo de manipulación irresponsable del sistema no es simplemente un crimen financiero incruento que tiene lugar solo en el papel, sino que es … uno que toma un enorme número de víctimas ”, dijo Chin.

Un juez emitió una orden de decomiso en junio de 2009 despojando a Madoff de todos sus bienes personales, incluidos bienes raíces, inversiones y $ 80 millones en activos que su esposa, Ruth, había reclamado como suyos. La orden la dejó con $ 2.5 millones.

Se nombró a un fideicomisario para recuperar los fondos, a veces demandando a los fondos de cobertura y otros grandes inversores que salieron adelante, y repartiendo esos ingresos entre las víctimas.

La búsqueda de los activos de Madoff “ha desenterrado un laberinto de fondos, instituciones y entidades internacionales interrelacionados de complejidad y amplitud casi sin precedentes”, dijo el fideicomisario, Irving Picard, en un informe de 2009.

El informe dijo que el fideicomisario ha localizado activos y negocios “de interés” en 11 lugares: Gran Bretaña, Irlanda, Francia, Luxemburgo, Suiza, España, Gibraltar, Bermuda, las Islas Vírgenes Británicas, las Islas Caimán, las Bahamas. Se presentaron más de 15.400 reclamos contra Madoff.

El costo para los Madoff

Como muchos de sus clientes, Madoff y su esposa disfrutaban de un estilo de vida lujoso. Tenían un apartamento de $ 7 millones en Manhattan, una propiedad de $ 11 millones en Palm Beach, Florida y una casa de $ 4 millones en la punta de Long Island. Había otra casa en el sur de Francia, jets privados y un yate.

Todo se derrumbó en el invierno de 2008 con una confesión dramática en el apartamento del piso 12 de Madoff en el Upper East Side. En una reunión con sus hijos, les confió que su negocio era “solo una gran mentira”.

El escándalo también cobró un precio personal para la familia: uno de sus hijos, Mark, se suicidó en el segundo aniversario del arresto de su padre en 2010.

Y el hermano de Madoff, Peter, quien ayudó a administrar el negocio, fue sentenciado a 10 años de prisión. en 2012, a pesar de las afirmaciones de que no sabía nada sobre las fechorías de su hermano. El otro hijo de Madoff, Andrew, murió de cáncer a los 48 años. Ruth aún vive.

Auge y caída de una leyenda

Madoff nació en 1938 en un barrio judío de clase media baja en Queens. En el mundo financiero, la historia de su ascenso a la prominencia, cómo se fue a Wall Street con Peter en 1960 con unos pocos miles de dólares ahorrados trabajando como salvavidas e instalando rociadores, se convirtió en leyenda.

“Eran dos niños de Queens con dificultades. Trabajaron duro ”, dijo Thomas Morling, quien trabajó en estrecha colaboración con los hermanos Madoff a mediados de la década de 1980 configurando y ejecutando computadoras que convirtieron a su empresa en un líder confiable en el comercio exterior.

Cuando Peter o Bernie dijeron algo que iban a hacer, su palabra fue su vínculo”, dijo Morling en una entrevista de 2008.

En la década de 1980, Bernard L. Madoff Investment Securities ocupaba tres pisos de un rascacielos en el centro de Manhattan. Allí, con su hermano y más tarde dos hijos, dirigió un negocio legítimo como intermediario entre los compradores y vendedores de acciones.

Madoff elevó su perfil utilizando la experiencia para ayudar a lanzar Nasdaq, la primera bolsa de valores electrónica, y se volvió tan respetado que asesoró a la Comisión de Bolsa y Valores sobre el sistema.

Pero lo que la SEC nunca descubrió fue que detrás de escena, en una oficina separada mantenida bajo llave, Madoff estaba tejiendo secretamente una red de riqueza fantasma al usar efectivo de nuevos inversores para pagar retornos a los antiguos.

El esquema Madoff

Al final, ese fraude le dio un nuevo significado al “esquema Ponzi”, que lleva el nombre de Charles Ponzi, quien fue condenado por fraude postal después de estafar a miles de personas con solo $ 10 millones entre 1919 y 1920.

“Charles Ponzi es ahora una nota al pie”, dijo Anthony Sabino, un abogado defensor que se especializa en defensa criminal de cuello blanco. “Ahora son esquemas de Madoff”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here