Cómo mató el Mossad a Moshen Fakhrizadeh

0
24

A salvo, en un centro de comando a miles de kilómetros de de distancia, el equipo israelí supuestamente usó un arma impulsada por Inteligencia Artificial, incorporada en un vehículo de aspecto abandonado para eliminar a Mohsen Fakhrizadeh en noviembre pasado.

Mario Beroes/Israel Internacional.-

El principal científico nuclear iraní Mohsen Fakhrizadeh fue asesinado en noviembre de 2020 en un sofisticado golpe dirigido por un equipo del Mossad que, según los informes, desplegó una ametralladora computarizada, que no requirió operativos en el lugar, tomó menos de un minuto y no hirió a nadie más, incluido el esposa del científico que estaba con él en ese momento.

Según un informe en profundidad del New York Times publicado el sábado, el arma utilizada en el asesinato de alto perfil el año pasado de Fakhrizadeh (considerado por Israel y muchos funcionarios occidentales como el “padre” del programa de armas nucleares de Irán) era un arma belga modificada, una FN MAG  adosada a un aparato robótico avanzado y alimentada con tecnología de inteligencia artificial.

Todo el dispositivo pesaba alrededor de una tonelada y se introdujo de contrabando en Irán en pequeñas partes antes de la operación y luego se volvió a montar.

El equipo del Mossad manejó toda la operación desde un centro de comando fuera del país, dice el informe que, según la publicación, se basó en entrevistas con funcionarios estadounidenses, israelíes e iraníes, “incluidos dos funcionarios de inteligencia familiarizados con los detalles de la planificación y ejecución de la operación.”

El informe detalló cómo Israel había estado siguiendo de cerca la carrera y los movimientos de Fakhrizadeh desde al menos 2007 y comenzó a hacer preparativos para una operación de asesinato a fines de 2019 y principios de 2020, luego de una serie de reuniones entre funcionarios israelíes dirigidos por el entonces director del Mossad, Yossi Cohen y el alto gobierno estadounidenses de rango.

Entre ellos estaba el entonces presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, y la directora de la CIA, Gina Haspel.

Estos preparativos se aceleraron para el verano de 2020, según el informe, e Israel decidió seguir adelante, impulsado por dos factores: la tibia respuesta de Irán al asesinato en enero de 2020 de su principal general Qassim Suleimani en un ataque con aviones no tripulados de Estados Unidos facilitado por la inteligencia israelí y la creciente probabilidad de que Trump perdiera las elecciones nacionales de noviembre ante Joe Biden, quien había indicado que devolvería a Estados Unidos al acuerdo nuclear de 2015 con Irán.

“Si Israel iba a matar a un alto funcionario iraní, un acto que tenía el potencial de iniciar una guerra, necesitaba el consentimiento y la protección de Estados Unidos“, informó el New York Times, señalando cuánto Trump y el entonces primer ministro Benjamin Netanyahu estaban de acuerdo.

“En el mejor de los casos del Sr. Netanyahu, el asesinato descarrilaría cualquier posibilidad de resucitar el acuerdo nuclear incluso si el Sr. Biden ganara”, se lee en el informe.

Fakhrizadeh, de 59 años, físico, oficial del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica y profesor de la Universidad Imam Hussein en Teherán, fue asesinado el 27 de noviembre de 2020, mientras se dirigía con su esposa desde su casa de vacaciones en el Mar Caspio a su casa de campo en Absard, al este de Teherán.

Conducía su propio vehículo, un sedán Nissan Teana negro, con su esposa sentada en el asiento del pasajero a su lado y sus guardaespaldas en autos separados detrás de él.

El informe detalló cómo el científico había ignorado las advertencias de un posible intento de asesinato, así como los consejos de su equipo de seguridad, insistiendo en conducir él mismo en el automóvil sin blindaje. Ya no se tomaba en serio las amenazas a su vida después de haber estado sometido a ellas durante años.

Anteriormente había sido blanco de asesinato, más recientemente en 2009 cuando un equipo de ataque estaba listo para llevar a cabo su plan, pero la operación fue cancelada porque el Mossad temía una emboscada, según el informe.

Mientras tanto, ese noviembre, el arma computarizada del Mossad fue colocada en un automóvil de aspecto abandonado, una camioneta pickup Nissan Zamyad azul, estacionada por agentes iraníes que trabajaban con la agencia israelí en un cruce de la carretera principal donde los conductores que se dirigían a Absard tenían que hacer un recorrido.  El camión estaba cargado con una cámara y explosivos para que pudiera ser destruido después del impacto.

Cuando el equipo se enteró de que Fakhrizadeh se marchaba, “el asesino, un francotirador experto, tomó su posición, calibró las miras del arma, amartilló el arma y apretó ligeramente el gatillo”, todo desde un “lugar no revelado a miles de kilómetros de distancia” y ya no en Irán.

El equipo de ataque tuvo que superar varios obstáculos, incluido un ligero retraso de tiempo y el retroceso del arma después de un disparo que podría cambiar la trayectoria. El informe decía que “la inteligencia artificial (IA) [inteligencia artificial] estaba programada para compensar el retraso, la sacudida y la velocidad del coche“, sin entrar en más detalles.

Una vez que el vehículo de Fakhrizadeh llegó al cruce, otro vehículo con sus guardaespaldas se dirigió a la casa de vacaciones para inspeccionarla antes de su llegada, dejándolo expuesto.

Los vehículos restantes en el convoy redujeron la velocidad justo antes del camión estacionado, momento en el que los agentes pudieron identificar positivamente a Fakhrizadeh como el conductor del Nissan. Lanzaron una lluvia de balas, impactando el auto debajo del parabrisas.

El informe decía que se desconocía si Fakhrizadeh resultó herido, pero el automóvil se desvió y se detuvo, después de lo cual salió y se agachó ante la puerta abierta. Luego fue alcanzado por tres balas más que “le desgarraron la columna vertebral” y se derrumbó en la carretera.

El primer guardaespaldas llegó al lugar con un arma y “miró a su alrededor en busca del agresor, aparentemente confundido”.

La esposa de Fakhrizadeh corrió hacia él y se sentó a su lado en el camino. Luego, el camión azul explotó, pero la mayor parte del equipo permaneció prácticamente intacto, aunque gravemente dañado.

Se dispararon un total de 15 balas y todo el asesinato terminó en menos de 60 segundos, informó el New York Times. Nadie más resultó herido.

La operación se consideró un éxito, según el informe, debido a “graves fallas de seguridad por parte de la Guardia Revolucionaria de Irán, una amplia planificación y vigilancia por parte del Mossad y una despreocupación que roza el fatalismo por parte del Sr. Fakhrizadeh”.

“La ametralladora mejorada y controlada a distancia ahora se une al dron de combate en el arsenal de armas de alta tecnología para el asesinato selectivo a distancia”, y es “probable que remodele los mundos de la seguridad y el espionaje“, informó el New York Times.

Irán desmiente

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Saeed Khatibzadeh, negó el reportaje del periódico estadounidense The New York Times que describió el asesinato en noviembre de 2020 de Mohsen Fakhrizadeh, el presunto padre del programa nuclear militar iraní.

Fakhrizadeh fue acribillado en Teherán el 26 de noviembre, y el informe del NYT afirmó que el Mossad se encargó de eliminarlo mediante un complejo y sofisticado plan.

Según el reporte, el arma era una ametralladora FN MAG modificada de fabricación belga unida a un robot y alimentada por inteligencia artificial.

El NYT afirmó que su información provino de entrevistas con funcionarios estadounidenses, israelíes e iraníes “incluidos dos funcionarios de inteligencia familiarizados con los detalles de la planificación y ejecución de la operación”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here