Mexicanos y venezolanos lideran peticiones de pasaporte español alegando ancestros sefardíes

0
222

Hace más de cinco siglos los judíos fueron expulsados de la Península Ibérica por los reyes católicos Fernando e Isabel. Ahora, los tiempos cambian, y el gobierno español en el 2015 firmó una ley que daba la posibilidad de recuperar el pasaporte del país.

Mario A. Beroes Ríos/Israel Internacional.-

Estos judíos se conocen como sefardíes o sefarditas, fueron los que vivieron en la península ibérica hasta la llegada de los Reyes Católicos. En 1492, esta pareja que anexionó las principales coronas de la región les expulsó y prohibió su religión. Mediante un edicto, les persiguieron y echaron para que no influyeran sobre los conversos, los «nuevos cristianos».

Muchos se marcharon a países cercanos, como Francia, o a otros más lejanos, como Turquía. Y de allí se expandieron por todo el mundo y llegaron al recién descubierto continente americano. Hoy en día, México y Venezuela encabezan las solicitudes

En el Siglo XXI

En junio de 2015, el gobierno del Partido Popular con Mariano Rajoy a la cabeza) aprobó una ley para otorgar la nacionalidad española a los descendientes de estos sefardíes. El plazo era de tres años, empezando el 1 de octubre. Luego lo amplió hasta 2019.

Y aún se mantiene una línea abierta para los expedientes presentados. La norma suprimía la necesidad de residencia en España y no exigía la renuncia a la nacionalidad anterior. «Pueden acogerse todos aquellos sefardíes que prueben dicha condición y una especial vinculación con España», subrayaban.

Se firmó como un gesto para reparar el pasado con esta comunidad —el «agravio histórico», según definieron— y se esperaba un aluvión de solicitudes.

No hubo tantas al principio, en contra de lo que se esperaba. Sin embargo, fue precipitándose en los últimos meses. La voz se había corrido y, por diferentes motivos, la gente que podía tener algún ancestro sefardí se volcó para conseguir el pasaporte español. Independientemente de que mantuvieran el judaísmo.

En los meses de 2019 hasta finales de agosto, según expuso el diario El País, el Consejo General del Notariado había recibido 60.226 solicitudes de nacionalidad. De esas, solo 26.290 habían llegado al Ministerio de Justicia. En total, a lo largo de todo el proceso se habían registrado unas 127.000 peticiones.

«Aunque el plazo acabó el 1 de octubre de 2019, aún se están tramitando expedientes y admitiendo subsanaciones», comenta Neyvi Tolentino, CEO del despacho de abogados que lidera con su nombre en Madrid. «En estos cinco años se han gestionado unos 15.000 por la administración, pero faltan 111.902. Por lo que se está viendo cómo hacer un plan de choque para acelerar su resolución. Además, se prevén miles de casos denegados por no cumplirse los requisitos, por lo que es muy conveniente subsanar antes de ser procesados».

Tolentino, especializada en extranjería, vio en el momento de la ley que existía cierto desconocimiento. Empezó a asesorar a compatriotas suyos de República Dominicana y a quienes tuvieran acreditado su linaje sefardí por la Federación de Comunidades Judías de España o por un genealogista que certificase, mediante actas de bautismo, la relación con un sefardí reconocido. Luego le llegaron clientes de México o Venezuela: en el cómputo general, son los que lideran el ranking, con unas 20.000 y 14.600 peticiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here