Merkava IV: El supertanque

0
467

La guerra ha devenido en una confrontación científica y tecnológicas,  en las que el operador de las distintas y sofisticadas armas de combate, suple positivamente al antiguo soldado.

Apolinar Martínez-Mario Beroes/Israel Internacional

Tal es el caso de los modernos tanques de guerra, verdaderos laboratorios sin cuya presencia resulta inconcebible imaginar la victoria ante cualquier adversario.

El Merkava israelí a la vanguardia

El principal tanque de guerra israelí Merkava es un ejemplo de un sofisticado sistema de armas diseñado para satisfacer necesidades nacionales muy específicas.

Aunque su rendimiento es similar al de los tanques principales occidentales, como el Leopard 2 alemán y el M1 Abrams americano, el Merkava tiene muchas características que no se encuentran en ningún otro diseño de tanques contemporáneos.

Debutó en la Guerra del Yom Kippur

El Merkava fue concebido por primera vez por el general judío, Israel Tal, tras los titánicos enfrentamientos armados de la Guerra de Yom Kippur. Tal quería un tanque que diera prioridad a la protección de la tripulación por encima de todo lo demás. 

El Merkava I entró en servicio en 1978, y vio su primera acción importante en la Operación Paz para Galilea en 1982, donde se desempeñó bien en combates con tanques T-62 sirios.

No obstante, varios se perdieron en la batalla, y el tanque Merkava II subsiguiente incluía una armadura espaciada mejorada.  En la década de 1990, el Merkava III se actualizó, corrigiendo algunos detalles, entre ellos la colocación de un cañón principal de 120 milímetros, y finalmente el último Merkava IV tiene un motor más potente y recientemente ha sido equipado con un sofisticado sistema de protección activa para su uso contra misiles antitanque y cohetes.

Los Abrams, por supuesto, son el diseño clásico americano introducido en la década de 1980 que devastó la armadura iraquí de fabricación soviética en la Guerra del Golfo de 1991 sin perder ni un solo tanque a causa del fuego enemigo.

Aunque la reputación de invulnerabilidad del M1 se vio ligeramente mermada por unas pocas pérdidas en la última guerra de 2003 en Irak y, más recientemente, en la de Arabia Saudí en Yemen, los Abrams ayudaron a establecer un estándar en el rendimiento de los tanques que sólo unos pocos diseños pueden rivalizar. El Ejército de los Estados Unidos ha modificado continuamente la munición, el paquete de blindaje y los sensores del M1 para mantenerlos actualizados.

Tanto Egipto como Irak han peleado guerras con Israel y actualmente operan tanques Abrams con armadura degradada. Sin embargo, dada la relación decente entre Israel y Egipto hoy en día y la situación actual de Irak, el encuentro entre estos monstruos blindados probablemente permanecerá confinado a escenarios especulativos en los juegos de ordenador. Por lo tanto, esta comparación se centra más en lo bien que los dos diseños sirven a las necesidades militares de su nación.

Potencia de fuego

El Merkava IV y el M1 están armados con potentes cañones de 120 milímetros de rendimiento comparable; pueden despachar fácilmente la mayoría de los tanques de la era soviética a cualquier distancia de combate.

El Merkava puede carecer de algunos de los elegantes proyectiles de uranio empobrecido disponibles para los tanques M1. Estos serían optimizados para derrotar sistemas avanzados de blindaje reactivo en tanques modernos rusos, pero Israel no ha enfrentado una oposición significativa de tanques enemigos desde principios de la década de 1980, y no tiene que preocuparse por ninguna amenaza sofisticada de blindaje en su vecindario.

El Merkava puede disparar misiles antitanque desde el tubo de su cañón principal, mientras que el M1 no puede hacerlo.  Los misiles LAHAT de ataque superior del Merkava serían adecuados para atacar vehículos o helicópteros (en modo de fuego directo) a distancias extremadamente largas, donde los proyectiles de los tanques carecen de precisión y de potencia de impacto. 

Sin embargo, hay que señalar que los misiles lanzados con tanques han tenido poco uso real en combate y en Occidente se consideran una capacidad algo especializada. Ambos vehículos también están armados con sofisticados sensores y sistemas de control de fuego, así como enlaces de datos para conectarse en red con armaduras amigables.

El Merkava y el M1 ahora cuentan con ametralladoras operadas a distancia, lo que ayuda a proteger a la tripulación de la exposición cuando se combate en entornos urbanos.

Sin embargo, el Merkava, único entre los tanques modernos, está armado con un mortero de 60 milímetros de luz que puede ser disparado desde el interior de la torreta.  Esto permite que un Merkava dispare proyectiles antipersonales sobre objetivos fuera de la línea de visión, por ejemplo, detrás de una pared o al otro lado de una colina. 

También ofrece a la tripulación un medio adicional para enfrentarse al enemigo sin tener que recurrir a las abrumadoras ráfagas de su cañón principal, una consideración importante en la guerra contra la insurgencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here