Israel busca colocar dos naves en la Luna en el 2024

0
122

SpaceIL, la organización cuya nave espacial Beresheet se estrelló en la superficie de la luna hace dos años en un fallido intento de aterrizaje, dijo el domingo que recaudó $70 millones de dólares de inversores para una segunda misión a la superficie lunar, que se lanzará en 2024.

Redacción Israel Internacional.-

La financiación se obtuvo de un grupo de emprendedores-filántropos, que incluye a Patrick Drahi, de la Fundación Patrick y Lina Drahi; Morris Kahn y la Fundación Kahn, que también respaldó la primera misión Beresheet; y la Fundación Moshal Space, en asociación con Entrée Capital.

Según el diario Times of Israel, la financiación aumenta la probabilidad de cumplir con el calendario de lanzamiento de 2024, dijo SpaceIL en un comunicado. El costo total de la misión se estima en $100 millones, dijo la startup.

La misión «Beresheet2» planea batir varios récords en la historia espacial global, dijo la compañía, incluido un doble aterrizaje en la Luna en una sola misión por dos de las naves de aterrizaje más pequeñas jamás lanzadas al espacio, cada una con un peso de 120 kilogramos, la mitad del cual es combustible.

Como parte de la misión, se lanzará una nave nodriza al espacio, de la que se desprenderán los dos módulos de aterrizaje.

Uno de ellos apunta a aterrizar en el lado opuesto de la Luna, lo que solo China ha logrado hasta la fecha, según el comunicado. La segunda nave está programada para aterrizar en un sitio aún indeterminado en la Luna.

Mientras tanto, la nave nodriza permanecerá en el espacio durante cinco años y servirá como plataforma para las actividades científicas educativas en Israel y en todo el mundo a través de una conexión remota que permitirá a los estudiantes de varios países participar en la investigación científica del espacio profundo, según el comunicado.


Hacer clic en el link para ver el video: 
https://youtu.be/7bjZUZYfGeo

La primera nave espacial Beresheet se estrelló contra la superficie de la luna en abril de 2019 durante su intento de aterrizar en el satélite de la Tierra, frustrando las esperanzas de cientos de ingenieros que habían trabajado en el proyecto durante años.

La nave espacial inició con éxito la secuencia de aterrizaje, pero unos kilómetros por encima de la superficie de la luna, el motor principal falló, lo que significa que la nave espacial no pudo frenar adecuadamente a tiempo para amortiguar su aterrizaje.

La primera nave espacial fue presupuestada en $ 100 millones, una fracción del costo de los aparatos lanzados a la luna por las principales potencias de Estados Unidos, Rusia y China en el pasado.

Fue una empresa conjunta entre las empresas privadas SpaceIL e Industrias Aeroespaciales de Israel, financiada casi en su totalidad por donaciones privadas de conocidos filántropos judíos, incluido el multimillonario sudafricano Morris Kahn, Miriam y Sheldon Adelson, Lynn Schusterman y otros.

El proyecto SpaceIL se lanzó como la entrada de Israel en el desafío de Google LunarX para que grupos no gubernamentales aterrizaran una nave espacial en la luna. Google terminó el concurso en 2018 sin ganadores, pero el equipo israelí decidió continuar sus esfuerzos en privado.

Una vez finalizada la ronda de financiamiento de Beresheet 2, se nombró una nueva junta directiva para la organización, que incluye a los representantes de los nuevos donantes.

“El proyecto Beresheet es la misión de mi vida, así que decidí retomarlo”, dijo Kahn. “Planeo hacer todo lo que esté a mi alcance para llevar a Israel de regreso a la Luna, esta vez para un histórico doble aterrizaje.

Como emprendedor, creo que hay que buscar constantemente nuevos retos e incluso duplicar el riesgo. Nuestra próxima nueva misión posicionará a Israel una vez más como un pionero mundial, esta vez en el espacio».

SpaceIL, fundada por Yariv Bash, Yonatan Winetraub y Kfir Damari, es una organización sin fines de lucro que se esfuerza por inspirar a la próxima generación de científicos, ingenieros y soñadores a través de misiones espaciales innovadoras.

La organización cuenta con cientos de voluntarios y en varios años de funcionamiento ha logrado llegar a más de dos millones de niños, dijo la empresa en el comunicado.

«Estamos encantados de participar en este proyecto histórico, que mejorará la posición de Israel como actor internacional e inspirará a los jóvenes de todo el mundo», dijo Angelina Drahi.

«La Fundación Drahi tiene como objetivo promover la innovación y el espíritu empresarial, junto con la educación científica, para posicionar a Israel como una potencia internacional en esos campos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here