Los turcos ensalzan a un simpatizante nazi

0
142

En noviembre, la alcaldía metropolitana de Estambul, controlada por la principal fuerza opositora, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), puso a un parque el nombre del racista antisemita Hüseyin Nihal Atsiz, uno de los más prominentes simpatizantes turcos del nazismo. La proposición corrió a cargo de otra formación opositora, el partido Bueno (Iyi). Atsiz (1905-1975) era célebre por medir cráneos para determinar el grado de turquidad de la gente.

Uzay Bulut*/Israel Internacional.-

En la imagen (Yasin Akgul/AFP, vía Getty Images), el líder del CHP Kemal Kilicdaroglu (izquierda), saluda a sus seguidores en un mitin celebrado en el distrito estambulita de Maltepe el 9 de julio de 2019.

 

En noviembre, la alcaldía metropolitana de Estambul, controlada por la principal fuerza opositora, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), puso a un parque el nombre del racista antisemita Hüseyin Nihal Atsiz, uno de los más prominentes simpatizantes turcos del nazismo. La proposición corrió a cargo de otra formación opositora, el partido Bueno (Iyi). Atsiz (1905-1975) era célebre por medir cráneos para determinar el grado de turquidad de la gente.

En marzo, un miembro del partido Bueno presentó una moción en la asamblea municipal de Estambul para poner el nombre de Atsiz a uno de los parques del distrito de Maltepe. En ella se decía que Atsiz pasó la mayor parte de su vida en Maltepe, y la propuesta se agendó para noviembre. Tras ser aprobada, el parque de la barriada de Yali lleva oficialmente el nombre de Atsiz.

Según la página web de la alcaldía metropolitana, la moción fue aprobada por unanimidad. En un vídeo colgado en las redes se ve a la sección del partido Bueno en Maltepe dar las gracias al alcalde de la ciudad, Ekrem Imamoglu, del CHP, por su apoyo a la iniciativa.

Lamentablemente, Atsiz aún tiene numerosos fans en Turquía. Así, el pasado día 11 Meral Aksener, líder del partido Bueno, posteó en Twitter «Con respeto y agradecimiento, en el aniversario de su muerte rindo homenaje a Hüseyin Nihal Atsiz, uno de los más valiosos representantes del nacionalismo turco, alguien que supo traducir nuestros sentimientos».

¿Cuál era el ideario de Atsiz, qué legado dejó?

Atsiz fue un promotor del panturanismo, también conocido como turanismo, turquismo o panturquismo, ideología nacionalista expansionista que hizo eclosión en la Turquía otomana de los Jóvenes Turcos (1908-18). El turanismo cree en la supremacía de los turcos y pretende unir a todos los pueblos túrquicos, desde Hungría al Océano Pacífico, bajo un mismo techo.

El Comité Otomano de Unión y Progreso (CUP), que organizó la primera fase del genocidio cristiano de 1914-23 en le Turquía otomana, también era panturquista. La incesante agresión turca contra Armenia, Israel, Chipre, Grecia y demás naciones de la región está asimismo motivada por el turanismo, entre otras ideologías extremistas.

En su libro Turquía, los judíos y el Holocausto, la profesora Corry Guttstadt describe a Atsiz como un «apologeta turco del nazismo alemán»: Nihal Atsiz fue un ferviente simpatizante nazi. Él mismo se calificaba de «racista, panturquista y turanista», y era un notorio antisemita. A partir de 1934, Atsiz publicó el periódico turanista ‘Orhun’, en el que abogaba por un Gran Imperio Turco que se extendiera del Mediterráneo al Pacífico. Su turquismo estaba basado en la sangre y la raza, y era partidario de una vuelta a las creencias turcas preislámicas.

Por su parte, el profesor Jacob M. Landau señala que Atsiz «fue un gran admirador de las teorías raciales de la Alemania nazi, algunas de las cuales expuso repetidamente en sus propias obras en los años 30 y 40 (donde etiquetaba a la turca como «raza maestra»). Una y otra vez, en sus artículos insistía en que el panturquismo podía y debía alcanzarse mediante la guerra. Durante años, su corte de pelo evocó al de Hitler, y adoptó poses de militar».

Los escritos de Atsiz condujeron a la violencia durante el pogromo que sufrieron las comunidades judías de Tracia oriental en 1934. Atsiz fue profesor de Literatura en la región. Guttstadt escribe que justo antes de los sucesos de 1934, también aparecieron artículos amenazantes contra los judíos en el ‘Orhun’ de Atsiz.

Tras una visita a la ciudad de Canakkale, Atsiz dijo que el judío es como en todas partes. Es el judío insidioso, insolente, malévolo, cobarde y oportunista. El barrio judío es, aquí como en cualquier sitio, el epicentro del ruido, la estridencia y la inmundicia (…) No queremos tener más entre nosotros a esta nación traicionera y bastarda.

En otro artículo de la misma época escribió «La criatura conocida como el judío no es amada por nadie en el mundo salvo por el judío y quienes son innobles (…) En nuestro idioma, expresiones del tipo «como un judío», «no te comportes como un judío», «bazar judío», «parece una sinagoga»… dan la idea del valor que nuestra raza ha dado a esta vil nación. Así como el fango no puede convertirse en acero aun cuando lo metas en un horno, el judío no puede ser turco por mucho que lo intente. La turquidad es un privilegio que nadie tiene garantizado, especialmente quienes son como los judíos (…) Si acabamos enfureciéndonos, no sólo exterminaremos a los judíos como hicieron los alemanes, iremos más allá (…)

Motivados por los escritos de Atsiz y otros autores antisemitas, los turcos atacaron a los judíos de Tracia oriental en los pogromos registrados entre el 21 de junio y el 4 de julio de 1934, que empezaron con un boicot a los comercios judíos y continuaron con ataques contra las propiedades judías, que fueron saqueadas e incendiadas. Los judíos varones fueron golpeados, y se informó de que algunas mujeres judías fueron violadas. Aterrorizados, multitud de judíos huyeron de la región. Según el historiador Rifat Bali, muchos de los seguidores de Atsiz participaron directamente en los disturbios.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here