Los judíos también han huido de Venezuela

0
236

La posición antisemita del régimen, las pintas de consignas en varias sinagogas, y el ataque delincuencial hacia miembros de la comunidad, han mermado sensiblemente su presencia en el país

Apolinar Martínez/Israel Internacional

Como desapercibida dentro de la fuga masiva de venezolanos, empujados por la enorme crisis que vive Venezuela, y que ha conducido a un éxodo que se calcula cercano a los cinco millones, existe un sector de la sociedad que ha sido particularmente golpeado, y que en forma triste con él nunca se han brindado actos de solidaridad de la comunidad. Hablamos de la comunidad judía, diezmada por la furia chavista.

Relaciones antiguas y cero relaciones

Conversar con el doctor Abraham Levy Benshimol, director del Museo Sefardí de Caracas Morris E. Curiel, es conocer en profundidad cuanto acontece en el seno del mundo judío, sus angustias por la situación del país, los obstáculos que se presentan en la labor social que pese a todo siguen desarrollando, y la preocupación porque hechos violentos puedan perturbar lo que han sido por siempre relaciones cordiales.

-El pueblo de Venezuela nunca ha sido antisemita-nos dice con sencillez este bioquímico, licenciado en Biología, y Técnico de Laboratorio, con PhD en la Universidad de Pensilvania, profesor jubilado de la Universidad Central de Venezuela y con un asombroso currículo que le ha hecho acreedor a múltiples reconocimientos dentro y fuera del país.

Nacido en Los Teques, estado Miranda, su nombre figura entre los más destacados de la comunidad judía, por lo que sus palabras conmueven por la sinceridad con que las expresa

-Venezuela fue uno de los países que votó a favor de la pertenencia de Israel a las Naciones Unidas, por lo que las relaciones entre ambas naciones son antiguas.

Con Chávez comenzó el deterioro

-Desde la llegada de Chávez al poder, en 1999, ya comenzaron a presentarse problemas y manifestaciones hacia  los signos visibles de los judíos en el país, tal como ataques y pintas de consignas en varias sinagogas en la capital, sin que estos hechos llegaran a graves consecuencias.

En su informe de 2004, el Instituto Roth señaló –entre otros incidentes– la incursión armada realizada por las fuerzas de seguridad del Estado en la escuela primaria y secundaria judía en Caracas, calificándolo como «el incidente más grave en la historia de la comunidad judía».

En agosto de 2006, Venezuela ordenó el retiro de su representante diplomático en Tel Aviv, para expresar su «indignación» por los bombardeos del ejército israelí contra Líbano, medida que fue seguida por la remoción del embajador de Israel en Caracas.

Pero nada más terrible, mas llenas de odio que las proferidas por el entonces presidente Hugo Chávez el 2 de junio de 2010

“Aprovecho para condenar de nuevo desde el fondo de mi alma y de mis vísceras al Estado de Israel. Maldito seas, Estado de Israel. Maldito seas».

Hitler redivivo podría decirse

La Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela  lamentó la expulsión del embajador que corta «un lazo profundo» entre los dos países.

«Esta decisión corta un lazo profundo que siempre ha existido entre Venezuela e Israel desde el mismo momento de la creación del Estado (de Israel) en 1948», dijo en ese entonces el presidente de la CAIV, casualmente nuestro entrevistado Abraham Levy.

El éxodo judío

El número de judíos que se ha fugado es sorprendente. Se indica que de 25.000 miembros en la década de 1990, se ha reducido a unos 6.000 ahora y se está reduciendo, el resto ha huido a los Estados Unidos, Israel o a otros lugares. 

La mayoría de los que se quedan viven en Caracas. Los que se han aferrado dependen unos de otros para sobrevivir en una situación cada vez más grave.

Por eso nadie pudo sorprenderse cuando el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, el 27 de enero de 2019, reconoció como presidente interino de Venezuela a Juan Guaidó

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here