Cristianos aprenden hebreo para entender la Biblia

0
187

Un ex policía que no confía en las traducciones, una mujer que busca a Dios. Los cristianos devotos están tomando clases de Zoom sobre estudios judíos y hebreo bíblico en un instituto israelí, explica Danielle Ziri, en Haaretz .

Redacción Israel Internacional.-

Desde que era una niña en la escuela católica, Hilary Giaccardi tenía preguntas sobre Dios. Estos a menudo la llevaban al despacho del director. Ahora a los 60 años, todavía está en su búsqueda y está aprendiendo hebreo bíblico en línea para leer las Escrituras en su forma original.

Esto implica no solo aprender a leer el idioma, sino también aprender una cultura, dijo Giaccardi, una estadounidense que vive en Francia, a Haaretz por zoom después de su lección semanal el lunes.

El Instituto de Estudios Bíblicos de Israel se estableció hace unos 20 años y ahora tiene miles de estudiantes de más de 100 países, tomando sus clases Zoom en hebreo bíblico, estudios judíos, estudios de Tierra Santa y también yiddish, hebreo moderno e incluso griego y arameo bíblico. Los cursos están acreditados por la Universidad Hebrea de Jerusalem y la gran mayoría de los estudiantes, que tienen entre 20 y 90 años, se identifican como cristianos.

Escuchar a Dios desde la fuente

Renee Hines, de 50 años, de Pensilvania, dice que se une a las clases para “entender mejor a Dios. … Sentí que aprender las cosas en la forma original me ayudará a comprender mejor quién es él y cómo tener una mejor relación con él ”.

«Amo la Biblia, amo a Dios y siempre lo he visto a través de mi perspectiva occidental, y él no es eso», agrega. “Eso le pone límites y no quiero eso. Quiero aprenderlo sin límites. Quiero aprenderlo de quién es, su corazón y por qué nos creó, qué podemos darle, qué está buscando de nosotros ”.

Para Darvin Hill, un oficial de policía retirado, aprender de la fuente original es clave. Siempre le resultó difícil leer el Tanaj (Antiguo Testamento), pero dice que las clases en línea que toma en el Instituto de Estudios Bíblicos de Israel han ampliado su comprensión.

“Comencé seminario hace un par de años, y siempre escuchas a maestros y pastores referirse a la traducción original”, dijo desde su casa en Texas. «Bueno, siendo policía durante 30 años, no siempre confío en lo que están traduciendo, así que decidí: déjame empezar a aprender yo mismo».

Eli Lizorkin-Eyzenberg, decano académico del instituto, dijo que ha habido una tendencia creciente en los últimos 30 años de cristianos que realizan estudios judíos, con el argumento de que tanto la Biblia hebrea como la El Nuevo Testamento es incomprensible sin comprender el matiz hebreo, la historia, el contexto y la cultura.

Cuando leen la Biblia hebrea, o incluso el Nuevo Testamento en inglés, los cristianos sienten que llegan media hora tarde a una película: entienden las palabras «pero dicen ‘¿Qué está pasando?'».

Actualmente, alrededor del 95 por ciento de los estudiantes cristianos del instituto, como Giaccardi, Hines y Hill, están estudiando hebreo bíblico para leer las Escrituras en su forma original, dice Lizorkin-Eyzenberg.

Si bien el instituto hace hincapié en el hebreo bíblico y muchos cristianos encuentran el idioma «exótico e inspirador», Lizorkin-Eyzenberg, que estudia la intersección del judaísmo y el cristianismo, explica que los estudiantes también comprenden la cultura judía e Israel.
Sin esto, cree, no podrían entender la Biblia como se pretendía inicialmente.

“Si se toman en serio su Biblia, querrán conocer la tradición judía. Si se toman muy en serio su Biblia, querrán saber hebreo, querrán conocer la cultura judía ”, explica.

Entre el alumnado del instituto, Lizorkin-Eyzenberg estima que las tres cuartas partes son cristianos evangélicos. Algunos, dice, han comenzado a atesorar la idea de tradición y sienten que el cristianismo ha sido “des-judío, cambiado, gentilizado.

“Quieren volver a su origen y son dignos de elogio por ello”, dice. “He visto rostros de personas cuando oyen hebreo por primera vez o pueden leer el comienzo del libro de Génesis en hebreo, la primera oración. Es como si algo se iluminara, hay pasión ahí «.

Cuando los estudiantes sintonizaron la clase del martes por la noche, se saludaron entre sí y a su profesor israelí Sigal Zohar en hebreo: «Shalom». El material de la clase cubrió el significado de ciertas palabras que se encuentran comúnmente en la Biblia, cómo pronunciar vocales reducidas y cómo leer y traducir versículos completos del libro de Génesis.

Aprender hebreo abrió un mundo completamente nuevo para Laura Mathis, de 67 años, quien se unió a la sesión desde Carolina del Norte. Conoce el lenguaje de señas estadounidense y, a menudo, interpreta los servicios de la iglesia para miembros sordos de su comunidad. Ella siente que aprender hebreo bíblico la está ayudando a volverse más “literal” en sus señas porque los conceptos ya no son “abstractos”.

Mathis siempre “anhelaba una comprensión más profunda de mi Biblia”, dice, y agrega que con Internet, puede obtenerla y aprender sobre la cultura también.

Defensa de Israel «por la puerta trasera»

A pesar de la percepción común de que el cristianismo y el judaísmo se separaron a lo largo de la historia, todavía tienen elementos en común, dice Lizorkin-Eyzenberg. No es raro que “la comunidad cristiana se encuentre hablando con la misma voz que la comunidad judía”, dice.

El estudio de los textos bíblicos en su idioma original y la cultura judía influye en la relación de los estudiantes con el pueblo judío y con el Estado de Israel, cree.

“Una forma en que veo lo que estamos haciendo es una especie de defensa de Israel ‘por la puerta trasera’, porque la gente se está conectando con el pueblo de Israel y también con el Estado de Israel a través de estudios de la Biblia hebrea”, señala.

Para ser claros, los estudiantes no deben esperar dominar el hebreo bíblico. “Aprender hebreo bíblico desde cero y luego poder leerlo libremente es una tarea muy difícil que requerirá muchos años de estudio”, dice Lizorkin-Eyzenberg. Agrega que el trabajo de la institución no denigra la importante labor de los traductores de la Biblia.

“En cambio, permite su responsabilidad y una mayor comprensión. La mayoría de nuestros estudiantes seguirán leyendo la Biblia en la traducción de su idioma materno, pero ahora podrán consultar el texto hebreo disponible para los traductores cuando tomaron sus muchas decisiones de traducción ”, explica.

Además, los graduados de nivel avanzado podrían apreciar los matices perdidos en la traducción y los desafíos que enfrentan los traductores en el proceso, agrega.

Giaccardi ha visitado Israel y dejó una impresión duradera. Desde entonces, ha estado contribuyendo al país a su manera, incluso suscribiéndose a un servicio que le envía paquetes mensuales de productos hechos en Tierra Santa y donando dinero para plantar árboles en Tu Bishvat (Día del árbol judío).

“Si pudiera hacer más por Israel, lo haría”, dice, y agrega que siente que las clases le permiten a ella y a otros estudiantes tener una idea de quiénes son los verdaderos hebreos.

Además de su clase de idioma, Hill también toma clases sobre la antigua tierra de Israel, lo que ayudó a desacreditar su idea preconcebida de que Oriente Medio e Israel no son más que arena, dice. Él siente que es «tremendamente útil» que sus estudios bíblicos aprendan sobre el lugar real.

Joanna Dixon, de 54 años, una nigeriana que se mudó a Gran Bretaña hace 30 años, enfatiza que sentirse más cerca del pueblo judío no significa necesariamente que esté de acuerdo con las acciones de Israel.

«Como cristiano, hasta cierto punto, si estás siguiendo la palabra de Dios, oras por la salvación de Israel», dice. “Nadie es perfecto, no me pondré del lado de la comunidad judía en detrimento de los demás. No estar de acuerdo con tus hermanos y hermanas no significa que no los ames ”, agrega.

En todo caso, la crisis del coronavirus aparentemente ha contribuido a las fortalezas de la institución. Antes, había estado creciendo año tras año, dice Lizorkin-Eyzenberg. Pero ahora, con la pandemia, «tuvimos que reclutar nuevo personal como locos porque ha habido una cantidad asombrosa de nuevos estudiantes que se unen».

¿Por qué? Posiblemente porque las personas tienen más tiempo para seguir una clase en línea y por el hambre de comunidad durante el cierre. Y comparten sus opiniones, señala Lizorkin-Eyzenberg. “De repente, todo el mundo habla de ello, todo el mundo está online, y ¿Cuál es la mejor publicidad? Es el boca a boca «.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here