Linoy Ashram: «No pienso en las críticas.»

0
47

No ha sido fácil para los rusos, vencedores en la gimnasia rítmica Olímpica desde 1996, aceptar que una jovencita israelí acabara con ese dominio tan absoluto que mantenían.

Apolinar Martínez/Israel Internacional.-

En ese sentido han tratado de minimizar el triunfo de Linoy Ashram llegando hasta acusar a los jueces de favoritismo.

Sin embargo Linoy Ashram, ganadora de la medalla de oro olímpica, afirmó que “no piensa en las críticas” que le hizo el equipo ruso, que acusó a los jueces de darle un trato favorable en Tokio.

La joven de 22 años sorprendió al mundo y ganó una medalla de oro el sábado después de encabezar una dura competencia en la final individual.

Se convirtió en la primera mujer israelí en ganar el oro en los Juegos Olímpicos y la segunda israelí en ganar el primer premio en Tokio después de que el gimnasta Artem Dolgopyat hiciera lo mismo el domingo en la competencia de gimnasia artística masculina.

Revuelo en Rusia

La victoria de Ashram causó revuelo en Rusia, que contaba con su condecorada gimnasta Dina Averina para llevarse a casa la medalla de oro en lugar de la de plata.

Los funcionarios deportivos rusos y algunos políticos en Moscú afirmaron que los resultados fueron manipulados.

Ashram se convirtió en la primera gimnasta rítmica no rusa en ganar la codiciada medalla de oro olímpica en la prestigiosa competencia desde los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996.

En una entrevista con Ynet, Ashram, dijo que estaba orgullosa de representar a su país y desestimó las críticas.

-No estuve sola en este logro. Esta es una victoria para mi entrenadora Ayelet Sussman, y para todo el país. Recibí mucho apoyo de mis patrocinadores desde el principio y pude entrenar en las mejores condiciones posibles.

También agradeció al Comité Olímpico, la Asociación de Gimnasia Rítmica y el Instituto Wingate, donde había estado entrenando.

“Trabajé muy duro y estoy contenta de volver a casa con ese resultado”, dijo Ashram. “No puedo esperar a volver a casa, abrazar a mis padres y celebrar con ellos”.

Ashram dijo que no guarda rencor hacia su contraparte rusa, aunque le sorprendió su supuesta falta de “espíritu deportivo” después de que Dina Averina rechazara el abrazo posterior a la final.

“Me acerqué a ella [después de la victoria] para decirle ‘bien hecho’ y abrazarla, como hacemos después de cada competencia. Todas las gimnastas se acercan para decir ‘felicitaciones’. Hice mi parte y eso es todo”.

“Me estoy concentrando en mi victoria, mi logro. Ayelet y yo trabajamos duro para lograrlo y no pienso en lo que nadie, incluidos los rusos, está diciendo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here