Ladran Sancho, señal de que cabalgamos

0
337

Esta expresión que se utiliza para señalar que a pesar de las críticas o impedimentos se avanza en la dirección propuesta y cuyo origen erróneamente atribuido al poeta y escritor Miguel de Cervantes, en realidad según los expertos fue de Johann Wolgang Von Goethe, quien en 1908 publico un poema con una frase similar, origen de la arriba citada.

Miguel Truzman Tamsot/Israel Internacional

En realidad mi artículo no está referido a esta discusión bizantina sobre el origen o autor del título, sino sobre el fondo del mismo, que puede ser asumido por cada uno de nosotros como personas, que nos trazamos un objetivo sea cual fuere y que a pesar de los dimes y diretes que siempre vendrán en nuestro entorno, seguimos trabajando en esa dirección que consideramos la adecuada, la correcta.

En ese mismo sentido, pero ya hablando de Estados y el caso más idóneo que se me viene a la mente es Israel, país pequeño en superficie pero inmenso en imaginación, cuyo objetivo primario, si bien es la defensa y cuidado de sus ciudadanos e integridad territorial, no deja de lado una directriz moral y ética transversal en el comportamiento del pueblo judío, de amar al prójimo como a uno mismo, frase que ya se encontraba en el antiguo testamento y que Jesús reivindica y hace universal.

Israel también hace suya en la práctica ese legado bíblico, cuando vemos como por ejemplo la ONG Israeli “Save a Child’s Heart” (Salva en corazón de los niños), anuncio hace pocos días que logro realizar tratamientos gratuitos y efectivos en la cura de más de cinco mil (5.000) niños de todas partes del mundo con problemas cardiacos.

Nos topamos a diario con actividades que hacen israelíes, bien sea como organizaciones o como Estado para hacer de este mundo algo más llevadero para los que menos tienen, por ejemplo la hermosa actividad que Selda Edris y Mayes Morad, dos ingenieros hidráulicos israelíes, que al graduarse, se unieron a la organización HELPAPP, para auxiliar a países africanos en desarrollo, inventando un dispositivo en una comunidad de Uganda, que sirvió para purificar el agua de un pantano cercano a tres escuelas que permitieron que 900 niños de esas unidades educativas, tuvieran acceso  por primera vez y en forma cotidiana al agua potable para su consumo.

Igual se puede decir del aparato creado en Israel para que las personas cuadripléjicas puedan caminar o los lentes con dispositivos oculares y de audio que pueden ser utilizados por los invidentes para poder valerse por sí mismos. Hay miles de casos que nos topamos a diario para confirmar que el pueblo judío y el estado de Israel, siempre harán buena esa frase de amor y solidaridad con el prójimo, como cuando hay una catástrofe natural y los equipos de rescate israelíes están en el terreno de la devastación con su tecnología y disposición, prestos a ayudar tanto en la búsqueda y rescate, como instalando hospitales militares en la zona, que más parecen unas clínicas privadas de cualquier parte del mundo.

Aunque parezca increíble, Israel exporta agua y electricidad a países vecinos porque en  realidad las riquezas de un país no están en sus recursos naturales, sino en la capacidad y habilidad de sus ciudadanos en afrontar los desafíos con educación, preparación y esfuerzo sostenido, para lo cual no existen atajos ni caminos fáciles, tanto para uno como persona o para un Estado, es lo mismo, preparación, perseverancia y creer en lo que se hace, por eso a pesar de los ladridos, a pesar de las críticas, cada uno de nosotros sigamos enfocados en nuestros, proyectos y a Israel pidámosle al todopoderoso que la siga bendiciendo con su protección e inteligencia.

[email protected]

@migueltruzman

miguel_truzman_tamsot

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here