Laboratorio israelí empeñado en detener las superbacterias

0
384

El aumento de las llamadas «superbacterias» está alcanzando niveles de epidemia. En la actualidad, casi 700.000 personas en todo el mundo mueren no por la enfermedad por la que acudieron al médico o al hospital sino por una infección resultante del contacto con bacterias resistentes a los antibiótico recetados.

Israel Internacional

Solo en los Estados Unidos, dos millones de pacientes contraen infecciones por superbacterias y 23.000 personas mueren al año como consecuencia esas infecciones. El economista de Goldman Sachs, Jim O’Neill, estimó que para 2050 habrá más muertos por infecciones bacterianas resistentes a los antibióticos que por cáncer.

Una de las formas en que se desarrollan las superbacterias es cuando a un paciente se le receta antibióticos incorrectos. Las bacterias «aprenden» de ese tratamiento incorrecto y pueden compartir su nueva resistencia con otras bacterias.

«El cuerpo se convierte en una incubadora de bacterias resistentes», explicó Diane Abensur Bessin, directora general de Nanosynex, una startup de Israel que trabaja en un enfoque novedoso para ayudar a los médicos a evitar errores prescribiendo antibióticos.

Bessin afirmó que si un paciente recibe el tratamiento correcto con la dosis correcta, no se creará resistencia, el enfermo se curará más rápido y otros pacientes no se infectarán con bacterias resistentes.

La solución de Nanosynex es una prueba de diagnóstico que determina en apenas cuatro horas qué bacterias son resistentes a qué antibióticos en el cuerpo de un paciente. El resultado: los médicos pueden prescribir más rápido los antibióticos que funcionarán.

La puesta en marcha de este sistema implicaría cambios en el comportamiento de los médicos, que tienden a prescribir un tratamiento de base amplia en lugar de tomar sangre u orina y esperar los resultados.

Diane Abensur Bessin, directora de Nanosynex, con el prototipo de kit de pruebas. Foto: cortesía

La prescripción excesiva de antibióticos es un problema particular en la atención primaria donde los virus -y no las bacterias-  son los que causan la mayoría de las infecciones. Alrededor del 90 por ciento de todas las recetas de antibióticos en los Estados Unidos son emitidas por médicos generales.

Nanosynex trabaja en un kit que se venderá a los laboratorios y que contiene tarjetas desechables, un dispositivo de lectura fluorescente y el software para realizar el análisis.

La directora y fundadora de esta novedosa startup tuvo la idea de Nanosynex junto a cofundadora, la brasileña Michelle Heyman, mientras ambas estudiaban su Máster en Administración de Negocios (MBA) en el Instituto de Tecnología de Israel Technion. La oficina de transferencia de tecnología de la universidad les presentó a la profesora Shulamit Levenberg, decana de la facultad de Ingeniería Biomédica del Technion, que había trabajado durante varios años en el «chip» de micro fluidos que se convertiría en la base del kit Nanosynex.

Abensur Bessin, nacida en París, estaba particularmente interesada en identificar una tecnología médica para desarrollar un proyecto de salud revolucionario. Su padre tiene una empresa en Francia que distribuye herramientas de diagnóstico en toda Europa. Con los canales de comercialización ya establecidos, el invento de Levenberg cobraba más relevancia que nunca.

«Sabíamos que había un gran potencial», explicó Abensur Bessin. Y añadió: «No hubo ningún debate sobre la necesidad de crear este sistema».

Nanosynex se creó en 2017 pero ya ha recaudado un millón de dólares de inversores y pronto recibirá otro medio millón por parte de la Autoridad de Innovación de Israel. La compañía, de cinco personas, opera desde el Technion, pero pronto se trasladará a sus propias oficinas.

En 2018, Nanosynex fue una de las diez compañías aceptadas en la aceleradora de IBM en Tel Aviv para nuevas empresas de atención médica. La empresa recibe sangre para las pruebas desde el Campus de Salud Cardiaca del Centro Rambam en Haifa y el Centro Médico Shaaré Zedek en Jerusalén.

Abensur Bessin le explicó a ISRAEL21c que cuando se compararon los resultados de Nanosynex con los de los dispositivos de diagnóstico existentes, «estos resultaron exactamente iguales, pero se realizaron en la mitad de tiempo».

Disminuir el desarrollo de las superbacterias es solo el comienzo de lo que Abensur Bessin espera que sea un «negocio duradero que crecerá a un nivel internacional».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here