Supeliga Europea muere antes de ser un realidad

0
126

Con sólo oír el nombre de los equipos fundadores de la Superliga Europea de Fútbol, era suponer que se había llegado a un lugar sideral en el que sólo podían tener acceso los poderosos, los millonarios, los más grandes.

Apolinar Martínez/Israel Internacional.-

Arsenal, Atlético de Madrid, Chelsea, Barcelona, Inter de Milán, Juventus, Liverpool, Manchester City, Manchester United, Real Madrid y Tottenham Hotspur, representan una constelación que brilla en todo momento.

A ella quisieran todos los jugadores del mundo, y por supuesto, todos los clubes, por modestas que fueran sus selecciones.

Cómo será de gigantesco y poderoso este monstruo, que Florentino Pérez, el «señor de los anillos»,  casi risueñamente aseguró que “los equipos recibirán una subvención neta por adelantado de aproximadamente 3.500 millones de euros.” 

«Los grandes son los que generan más recursos y eso debe saberse. Si no damos este paso se caen todos, no sólo los grandes o los modestos, sino todos y nuestro interés es evitarlo.

Reacción inesperada y fulminante

Lo que nunca esperaron los dueños del negocio era el  volcán que habían activado desde el propio epicentro de los equipos llamados a formar la élite.

Los flemáticos aficionados ingleses fueron los primeros en decir «no» en forma multitudinaria.

A ellos se agregó el propio primer ministro Boris Johnson, quién con las palabras conmovedoras señaló que «… los equipos están en el corazón de sus comunidades y se convierten en fuente pasional de orgullo local».

Otro mandatario europeo, el francés Emmanuel Macron por su parte tildó a la Superligadijo cosas excepcionales: “La superliga es una amenaza al principio de solidaridad y el mérito deportivo».

Jugadores y técnicos

Para jugadores activos o ya idos, la idea de la Super Liga merece todo el repudio, como dijo el excapitán del Manchester United Gary Neville, quien la calificó como «una absoluta vergüenza»

Pep Guardiola, técnico del Manchester City, uno de los doce clubes implicados en la creación de la Superliga Europea, no ha tenido ningún problema en sumarse a las voces críticas contra el proyecto de la nueva competición, un torneo casi privado al que no todos los equipos podrían acceder, al considerar que «no es deporte».

Franceses y alemanes ni siquiera acudieron

 Era inconcebible que una Superliga Europea de fútbol no contara con la aquiescencia de franceses y alemanes, pero así fue. Tampoco Portugal, Países Bajos, Irlanda y otras naciones no fueron convocadas. Grave error.

Los ingleses pusieron el RIP

Pero la tapa de la sepultura la colocaron los equipos ingleses:  Tottenham, Liverpool, Arsenal, Chelsea, Manchester City y United eran los equipos ingleses fundadores de esta nueva competición.

Anoche se retiraron Manchester City y Chelsea y a estos les siguió, ya casi de madrugada, Liverpool, Arsenal, Tottenham y United. Prefirieron la voz de  sus aficionados y de su propio primer ministro.

Nadie quería ese monstruo

No hubo necesidad que la UEFA o la FIFA, rectores del fútbol, tuvieran que acudir a sanciones, sólo amenazas hasta ahora, porque todos los países se mostraron contrarios a este adefesio.

La Federación israelí de fútbol fue de las primeras en mostrar su negativa y su apoyo a los entes institucionales. Muy clara estuvo esta federación

¿Y el futuro?

La primera tentativa superliguera pareciera haber resultado un fracaso para sus propiciadores, pero es de suponerse que bolsillos tan repletos de dólares no vayan a cesar pacíficamente en sus aspiraciones.

Pero el deporte, que puede, es cierto sacar debilidades de sus practicantes, se solidifica en momentos en los que por encima de los triunfos o derrotas en el campo está la solidaridad humana, que esa si que no puede ser superada por los reyes de los anillos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here