Policía y bomberos se mantuvieron al margen mientras turba ultraortodoxa incendiaba autobús

0
52

Haciendo caso omiso de las súplicas de los residentes de Bnei Brak, el equipo de bomberos estacionado en la calle se negó a intervenir, citando órdenes de la policía. Los bomberos situados en la calle de un motín ultraortodoxo el domingo por la noche se negaron a apagar un autobús incendiado por la turba durante una hora, a pesar de las frenéticas súplicas de los residentes locales, según informes de los medios hebreos.

Redacción Israel Internacional.-

La policía también evitó en gran medida el área, lo que permitió que los disturbios contra las reglas de encierro y el incendio premeditado continuaran hasta altas horas de la noche.

Según un informe del diario Haaretz, la turba sacó a un conductor de su autobús y lo golpeó, hiriéndolo levemente, alrededor de la medianoche. Fue el segundo ataque de este tipo contra un conductor de autobús, luego de un asalto similar no provocado por los alborotadores a primera hora de la noche.

Las multitudes de jóvenes ultraortodoxos comenzaron a intentar prender fuego al vehículo. En ese momento, pasó un camión de bomberos, pero la policía le ordenó que regresara a la estación al final de la calle, según Haaretz.

Una hora y media después, alrededor de la 1:30 a.m., sin policías a la vista, el intento fue exitoso y el autobús se incendió, con el fuego a través de postes eléctricos y acercándose peligrosamente a edificios residenciales cercanos.

«Mi esposo llamó al departamento de bomberos y le dijeron que la policía no les permitía venir», dijo un residente local al periódico. “Después de media hora, volvió a llamar cuando las llamas llegaron al cuarto piso y nos asustamos. Llegaron solo una hora después, cuando el autobús tenía un casco [quemado] ”.

Otros residentes corrieron por la calle hacia la estación de bomberos para suplicar a los bomberos que apagaran el autobús en llamas, pero fueron rechazados. Los bomberos dijeron que la policía les había prohibido ingresar al lugar de los enfrentamientos.

Una hora más tarde, a las 2:30 a.m., la policía llegó al lugar y comenzó a lanzar granadas paralizantes para dispersar los disturbios. Cuatro personas fueron detenidas. Los bomberos bajo cobertura policial luego apagaron el fuego.

Manifestantes ultraortodoxos prendieron fuego a un autobús durante una protesta contra la aplicación del bloqueo por coronavirus, en la ciudad de Bnei Brak, el 25 de enero de 2021 (captura de pantalla / Twitter).

El vehículo fue destruido por completo antes de que los bomberos llegaran al lugar, y las llamas atravesaron los cables eléctricos cercanos y provocaron un apagón en partes de la ciudad ultraortodoxa, ubicada cerca de Tel Aviv. Varios residentes de edificios cercanos fueron evacuados por temor a que el autobús explotara.

El motín envió ondas de choque en todo el país y provocó temores de violencia continua. Los líderes ultraortodoxos culparon a la policía por la violencia, pero el lunes intentaron sofocar las tensiones.

Una carta de los principales rabinos ultraortodoxos Chaim Kanievsky y Gershon Edelstein en la que ordenaba a sus seguidores que no participaran en manifestaciones o enfrentamientos con la policía se publicaría el martes en los periódicos haredi, según los informes.

Sin embargo, se dijo que los alborotadores de Bnei Brak estaban afiliados a grupos jasídicos y a la Facción de Jerusalén de línea dura, que no están en deuda con los fallos de Kanievsky y Edelstein.

Eyal Tzipori, un conductor cuyo autobús fue atacado por un grupo ultraortodoxo en Bnei Brak el 24 de enero de 2021, describe el incidente del 25 de enero de 2021 (captura de pantalla del Canal 12).

Kanievsky también invitó al conductor del autobús a una reunión y bendición, según Canal 12.
El conductor, Eyal Tzipori, le dijo al Canal 12 el lunes por la noche que había temido por su vida. Dijo que llamó a la policía, pero esperó en vano a que llegaran los agentes. Luego se bajó del autobús, fue atacado, se refugió nuevamente en el vehículo y finalmente fue rescatado por dos paramédicos.

Luego, la turba prendió fuego al autobús. «Ya no conduciré por esa ruta», dijo.

La policía dijo en un comunicado que cuatro personas fueron arrestadas bajo sospecha de daños a la propiedad, incluido el incendio provocado en el autobús, además de intentar dañar a los trabajadores de emergencia y poner en peligro al público.

Tzipori, de 41 años, describió el encuentro como «una pesadilla, algo fuera de este mundo».

“Estoy lesionado mental y físicamente. Salí de allí por la piel de mis dientes ”, dijo a las noticias del Canal 13 el lunes por la mañana.

La multitud rompió todas las ventanas del autobús, cubriéndolo con vidrios rotos.

“Empezaron a atacarme con puñetazos y patadas, palos y gas pimienta. No podía creer que estuviera en tal situación ”, dijo. «Quería darme la vuelta y alejarme del área, pero no pude».

Tzipori, un conductor de la compañía Afikim, dijo que estuvo al teléfono durante media hora con un centro de llamadas de la policía, pero no llegó ayuda.

“Doscientas personas intentaron lincharme, una turba salvaje, locos, animales. No sé cómo salí de allí, no tengo ni idea. No volveré a trabajar pronto «.

El subdirector ejecutivo de Afikim Shai Malka dijo en un comunicado que la compañía estaba «conmocionada» por los eventos en Bnei Brak y por «la creciente violencia contra los conductores de autobuses en general, en particular durante este complicado período».

Malka dijo que la compañía llevará a cabo una evaluación de la situación el martes y, junto con el Ministerio de Transporte, revisaría su servicio a Bnei Brak, así como a otras áreas donde ha habido violencia contra los conductores y la propiedad.

El incendio del autobús fue el segundo ataque a un autobús en cuestión de horas. Anteriormente, los manifestantes arrojaron piedras a un autobús y se lo apropiaron, lo que obligó al conductor a huir, según informes de los medios hebreos.

Los manifestantes también empujaron los contenedores de basura a la calle y los encendieron en llamas, con un video que muestra a los oficiales siendo atacados con petardos.

En Jerusalén, manifestantes ultraortodoxos vandalizaron el sistema de tren ligero de la ciudad, como parte de una protesta en curso contra una nueva línea que supuestamente atravesaría sus barrios insulares.

También el domingo, un policía disparó al aire después de que los alborotadores lo rodearon y empujaron a él y a otros policías mientras aplicaban las reglas de encierro en Bnei Brak.

Los últimos enfrentamientos se produjeron después de que legisladores del partido Judaísmo Unido de la Torá y otros funcionarios haredíes mantuvieran una reunión en el techo del ayuntamiento de Bnei Brak, culpando de la violencia en curso directamente a la policía y no a los manifestantes.

«La Policía de Israel tiene la culpa de la catástrofe que está ocurriendo en nuestra ciudad durante varios días», dijo el alcalde de Bnei Brak, Abraham Rubinstein, quien fue atacado por una multitud enojada cuando más tarde salió para intentar pedir calma.

Algunos le arrojaron basura y piedras, mientras que otros dispararon petardos contra su séquito. Sus guardaespaldas tuvieron que usar gas pimienta para sacarlo de la escena.

Acusó a la policía de participar en «actividades provocadoras» y «castigos colectivos» contra los residentes de Bnei Brak y les pidió que abandonaran la ciudad.

Entre los legisladores de UTJ que asistieron se encontraban el ministro de Vivienda, Yaakov Litzman, y el diputado Moshe Gafni, aliados políticos cercanos del primer ministro Benjamin Netanyahu.

Los agentes de policía montan guardia junto a la basura en llamas durante los enfrentamientos con judíos ultraortodoxos en Bnei Brak, Israel, el 24 de enero de 2021 (AP Photo / Oded Balilty).

Los oficiales de policía montan guardia junto a la basura en llamas durante los enfrentamientos con judíos ultraortodoxos en Bnei Brak, Israel, el 24 de enero de 2021 (AP Photo / Oded Balilty).

«Es inconcebible que la policía, debido a una violación en la playa de Tel Aviv, cierre un vecindario y dispare explosivos allí y fume granadas y rocíe [maza] como lo hicieron aquí en Bnei Brak el jueves por la noche y hoy», Dijo Gafni.

Gafni también dijo que el prominente rabino Kanievsky había pedido que se detuvieran tanto las protestas como «las cosas terribles» que, según él, la policía les estaba haciendo a los residentes de Bnei Brak.

Los críticos han acusado a Netanyahu de evitar tomar medidas enérgicas contra el público haredi para no enojar a sus socios de coalición ultraortodoxos.

Netanyahu el lunes por la noche condenó los disturbios y dijo que los responsables serían llevados ante la justicia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here