Israelíes «hartos de estar hartos de Netanyahu»

0
230
REUTERS/Corinna Kern

“¡Vete a la cárcel!” “¡Fuera del poder!”. La plaza de París, una encrucijada de avenidas en el centro de Jerusalén, se ha convertido en el rompeolas de todas las protestas de la sociedad civil israelí para exigir la dimisión de Benjamín Netanyahu, encausado por fraude y soborno. Cada cual lleva su propia pancarta. Desde hace más de dos meses, miles de ciudadanos de todo el país acuden a una kermésreivindicativa organizada al margen de los partidos políticos contra un primer ministro que lleva más de tres lustros en el poder.

Juan Carlos Sanz/Israel Internacional.-

Sin líderes, ni consignas ni discursos, en las inmediaciones de la residencia oficial del jefe del Gobierno emerge en un clima más festivo que de confrontación una rebelión de la clase media laica judía harta ya de estar harta de Netanyahu,

En la noche del sábado, la plaza de París era un espacio de creatividad en la adusta Jerusalén, con actuaciones musicales, danzas y representaciones teatrales y artísticas. Se asemejaba a una glorieta de la cosmopolita Tel Aviv. En realidad, una mayoría de los 20.000 manifestantes procedían de la capital económica y cultural costera.

“No sé si todo esto servirá para que cambie Israel, pero nosotros ya estamos cambiando”, explicaba Ravid Shomit (apellido figurado, a petición suya) una diseñadora gráfica de 25 años afincada precisamente en Tel Aviv. Junto a sus amigos –tatuajes, camisetas negras, piercings–, todos reservistas recién licenciados que tratan de abrirse camino en la vida tras el prolongado servicio militar israelí, encarnaba con sorna la descripción de “anarquista” con la que Netanyahu tacha a todos los manifestantes.

Un reportaje publicado en elpaís.com, afirma que los jóvenes han salido de la apatía para sumarse a una protesta en Israel por primera vez desde el movimiento social de los indignados, que en 2011 ocupó un céntrico bulevar de Tel Aviv con tiendas de campaña, emulando la plaza de Tahrir de El Cairo o la Puerta del Sol de Madrid. Pero entre los participantes en la concentración abundaban los ciudadanos maduros.

Sadi Ben Shitrit, de 56 años, convertido en portavoz oficioso –”no tenemos jefes, los partidos no nos influyen”, precisó– del grupo Crime Minister, acabó siendo evacuado a la fuerza por agentes de la Policía de Fronteras (cuerpo militarizado) al final de la noche. “No nos moveremos de aquí hasta que se vaya el primer ministro delincuente. Cada día seremos más”, aseveraba este operario mecánico del kibutz Gat, al sur de Israel.

Crime Minister es uno de los grupos de la sociedad civil que encabeza la protesta semanal al término del sabbat, la jornada festiva judía, en las inmediaciones de la residencia oficial del primer ministro, en la calle Balfour de Jerusalén. Otro de los más significados es Bandera Negra, que convoca protestas en rotondas, puentes y cruces de caminos de todo el país, en la estela de la revuelta de los Chalecos Amarillos franceses.

Adscrito a este movimiento reivindicativo, Assaf Romano, de 56 años, ha venido a Jerusalén desde la Alta Galilea. “No sé si Netanyahu nos oirá en su casa. Está claro que no somos los anarquistas y radicales de los que habla. Aquí solo está la gente de Israel”, advertía este reconocido pintor. “Estoy viendo por todas partes obras de expresión artística”, remachaba con satisfacción.

Assaf Romano (izquierda), 56 años. Pintor. Ha viajado desde la Alta Galilea. Encuadrado en la organización Bandera Negra.
Assaf Romano (izquierda), 56 años. Pintor. Ha viajado desde la Alta Galilea. Encuadrado en la organización Bandera Negra.QUIQUE KIERSZENBAUM

Una protesta de nuevo cuño agita en Israel el descontento de las clases medias. Carlos Lewenhoff, de 73 años, ha viajado desde Tel Aviv para verlo por sí mismo. “Esta no es la izquierda tradicional”, puntualizaba este periodista jubilado, que inmigró a Israel desde Uruguay hace medio siglo. “Aquí está el centroizquierda, una cierta oposición progresista unida por el común denominador del rechazo a Bibi [por el apodo familiar de Netanyahu]”, reflexionaba en voz alta en el epicentro de las manifestaciones.

“Y decididamente, se parece mucho más a Tel Aviv que a Jerusalén”, reconocía con un guiño cómplice. La joven diseñadora Ravid lo resumía a voces al inicio de una noche de gritos, danza y ruido, mucho ruido: “Tenemos que hacer algo para que este país no se vaya al infierno”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here