Israel: un país de Primer Mundo que se queda sin habitantes

0
119

El Estado de Israel es un país de Primer Mundo. El nivel de vida, los adelantos tecnológicos, científicos y la estabilidad económica son factores que inclinan la balanza para que sea un país donde cualquier ciudadano quisiese establecerse. 

Mario Augusto Beroes Ríos/Israel Internacional.-

Pero, y es aquí donde esta conjunción adversativa tiene que ser tomada en cuenta, el país está quedándose sin habitantes. La población joven aunque es mayoría, no termina de establecerse; prefiere migrar de Israel a Alemania, Estados Unidos u otro país, a pesar de los beneficios y bondades que el Estado judío posee. ¿Qué está pasando?

Datos de la Oficina Central de Estadísticas (CBS), dadas a conocer con motivo de la celebración del septuagésimo tercer aniversario del Día de la Independencia muestran que la proporción de judíos en la población de Israel cayó por debajo del umbral del 74%.

El informe muestra que cerca del establecimiento del Estado en 1948, el porcentaje judío de la población era del 82,1%, mientras que hoy es sólo del 73,9%. En el 70° Día de la Independencia de Israel, la tasa de judíos era del 74,5%, una disminución de más de medio punto porcentual en apenas tres años.

El estudio de CBS continúa señalando que para la celebración de un aniversario más de esta fecha, la población de Israel alcanza a 9.327. Al segmentar la cifra tenemos que  6.984 son judíos (73,9%) y 1.966 son árabes (21,1%), incluidos musulmanes y circasianos, cristianos árabes (incluidos armenios) y drusos.

Aproximadamente 467.000 personas se definen como «de otras», incluidos los cristianos no árabes, los miembros de otras creencias y los que no tienen clasificación religiosa en el registro de población.

¿Qué está pasando?

En apenas un año, la población de Israel ha crecido en 137.000 personas, un aumento de alrededor del 1,5%. Durante este período, nacieron alrededor de 167.000 bebés, llegaron unos 16.300 inmigrantes y murieron alrededor de 50.000 personas.

Desde el establecimiento del Estado, alrededor de 3,3 millones de personas han inmigrado a Israel, y alrededor de 1,5 millones de ellas llegaron desde 1990 con el comienzo de la gran ola de inmigración de la ex Unión Soviética.

Durante este período, alrededor de 129.000 ciudadanos nacidos en el extranjero también emigraron a Israel.

Además, según el pronóstico de CBS, se espera que la población de Israel en 2030 sea de alrededor de 11,1 millones de personas, y en 2040 se espera que la población de Israel sea de aproximadamente 13,2 millones de ciudadanos.

El pronóstico también muestra que el centenario del Día de la Independencia del Estado de Israel (en 2048) será celebrado por unos 15,2 millones de ciudadanos.

Los datos de CBS también muestran que a fines de 2019, aproximadamente el 46% de la población judía total en el mundo vivía en Israel y aproximadamente el 78% de los judíos en Israel eran «sabras» (nativos).

Otra estadística revela que la población de Israel es una población joven, con aproximadamente el 28,1% de ellos niños de 0 a 14 años y aproximadamente el 12% de 65 años o más.

Habla la CBS

«Este año, también, la proporción de la población judía en el Estado de Israel continuó disminuyendo rápidamente, en gran parte debido a la inmigración, pero la mayoría del público desconoce los cambios demográficos tectónicos», dijo Yonatan Jakubowicz, director ejecutivo de Centro de Políticas de Inmigración israelí.

«Los datos del CBS enfatizan la importancia estratégica de una política de inmigración responsable que salvaguardará los intereses de Israel como un Estado judío y democrático», dijo.

Crecimiento del sector ortodoxo

En cambio, un estudio del Instituto de Democracia de Israel (IDI) espera que el rápido crecimiento de la comunidad ortodoxa de Israel se duplique en 16 años, menos de la mitad del tiempo que tardará el resto de la población en aumentar en la misma proporción.

En su quinta evaluación estadística anual de la sociedad ortodoxa, el IDI examinó los avances en áreas como el nivel de vida, la educación, el empleo, la movilidad social, el ocio y el estilo de vida.

Basándose en datos de la Oficina Central de Estadísticas, los ministerios y agencias gubernamentales y el Instituto Nacional de Seguros, encontró que los hogares ortodoxos ganan en promedio menos de la mitad de los ingresos de otros hogares judíos, mientras que identificó tendencias que muestran que más miembros de la comunidad ingresan a la educación superior y cambian hacia trabajos mejor pagados.

El estudio determinó que la población ortodoxa, también conocida como «haredí», en Israel es de poco más de un millón de personas, con una tasa de crecimiento anual del 4,2% en la última década, más del doble del 1,9% registrado por el resto de la población israelí y más del triple de la del resto de la población judía israelí, que es del 1,2%.

A esas tasas, la comunidad duplicará su tamaño en 16 años, mientras que se espera que el resto de la población duplique su tamaño en 37.

Se prevé que la población judía no ortodoxa se duplique cada 50 años a las tasas actuales.

La porción de la comunidad ortodoxa de la población general ha crecido del 10% en 2009 al 12,6% en 2020, según el informe.

Sin embargo, el informe dijo, «es muy probable que en el futuro se produzca un descenso en la tasa de crecimiento ortodoxa, debido a las menores tasas de fertilidad y al aumento de la edad del primer matrimonio».

Fecundidad y pandemia

Se señala que la tasa de fecundidad de la población religiosa es de 6,5 nacimientos por mujer, lo que supone un descenso con respecto a los aproximadamente 7,5 de 2003.

La actual pandemia de coronavirus ha asestado un golpe mayor al empleo de los ortodoxos que al del resto de la población judía del país, según la IDI, afectando más a las mujeres durante la primera ola.

Por el contrario, los hombres sufrieron más durante la segunda ola. En general, en contraste con el resto de la población, las mujeres tuvieron mayor estabilidad en el empleo que los hombres.

Citando las cifras del Ministerio de Finanzas, el informe dice que de marzo a mayo de 2020 hubo un promedio de 35% de disminución en las tasas de empleo entre los ortodoxos (34% para los hombres y 37% para las mujeres) en comparación con los mismos meses del año pasado.

Para el resto de la población judía, las cifras fueron del 19% para los hombres y el 27% para las mujeres.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here