Israel cierra en el puesto 39° su mejor participación en JJ.OO.

0
68

¡Puesto 39. Todo un acontecimiento en el deporte israelí! Con la culminación de los Juegos Olímpicos Tokio 2020, la nación judía cierra su mejor desempeño en este tipo de competencias con 4 medallas; 2 de oro y dos de bronce.

Mario Beroes/Israel Internacional.-

En Tokio, con todo y los problemas ocasionados por la pandemia, los atletas de Israel ganaron más medallas y llegaron a más competiciones finales que nunca en estos Juegos Olímpicos de Tokio, desde la primera aparición del país en las Olimpiadas de Helsinki 1952.

Antes de Tokio, donde Israel terminó en el lugar 39 del medallero, los atletas israelíes habían ganado un total de 9 medallas olímpicas durante un período de 24 años y un total de 7 Juegos Olímpicos.

Las 2 primeras medallas de Israel fueron ganadas por los judocas Yael Arad y Oren Smadja, quienes recibieron medallas de plata y bronce, respectivamente, en Barcelona en 1992.

En esta oportunidad el ánimo nacional fue claramente diferente, ya que los atletas israelíes ganaron 4 medallas en Tokio, más de lo que el país había logrado en los tres Juegos Olímpicos anteriores combinados.

El bronce de Avishag Semberg en taekwondo, ganado el primer fin de semana de Tokio 2020, fue seguido una semana después por otro logro en judo, luego de que el equipo mixto de judo subiera al podio con un bronce.

Al día siguiente, el gimnasta Artem Dolgopyat ganó una medalla de oro en la competencia de ejercicios de piso, haciendo historia al conseguir para Israel su segunda medalla de oro y la primera en el campo de la gimnasia altamente competitiva.

Luego, en el penúltimo día de las Olimpiadas, la gimnasta rítmica Linoy Ashram, una de las últimas atletas israelíes en competir, logró para Israel su segunda medalla de oro en Tokio y la cuarta en general, dando a los espectadores israelíes un final feliz.

Además de los ganadores de medallas, varios atletas israelíes lograron pasar las rondas de clasificación y la final, incluida la natación, estableciendo nuevos precedentes de éxito incluso sin obtener una medalla.

Amnon Harari, editor principal de deportes del periódico Haaretz, piensa que este éxito se debe a que “todas los planetas se alinearon para Israel esta vez. Comenzó con un largo proceso de identificación, entrenamiento, apoyo y gestión de los atletas, que se volvieron más “profesionalizados” a lo largo de los años.

“Vimos normas que se establecieron hace años e incluso décadas y, aunque tomó tiempo, condujeron a grandes resultados. Los atletas que dieron sus primeros pasos hace 10 o 15 años, como Linoy Ashram y Artem Dolgopyat, son el resultado final de este largo proceso”, dijo.

Añadió que los atletas israelíes llegaron a Tokio “con más experiencia física y mental”, y que gran parte del mérito debe ir a sus entrenadores.

“Los atletas que ganaron medallas y llegaron a la final disfrutan de un cuerpo técnico de primer nivel, que se compara con los entrenadores de algunas de las ‘superpotencias’ deportivas más importantes del mundo. Se necesitó tiempo para crear este grupo de talentos, y el desafío ahora será sea preservarlo y expandirlo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here