Iom Kippur paralizó Israel

0
211

Aunque el “Día del Perdón” o de la “Expiación”, estuvo dedicado a la meditación, fue decretado el estado de alerta en el norte del Estado de Israel, en previsión de desórdenes.

Apolinar Martínez/Israel Internacional

El Yom Kipur es la conmemoración del Día de la Expiación, del perdón y del arrepentimiento de corazón o de un arrepentimiento sincero. Son diez días de arrepentimiento.

Es uno de los Yaim Noraim (en hebreo, «días extremadamente santo»). Ellos comprenden Rosh Hashaná (Año Nuevo Judío), diez días del arrepentimiento, y su culminación, con el Yom Kipur.

Calles desiertas

Por esa razón as ciudades israelíes amanecieron ayer completamente desiertas, con todos los comercios cerrados y sin un sólo vehículo en las calzadas con motivo de Yom Kipur o «Día del Perdón».

Desde el atardecer de anteayer  y hasta anoche de las emisoras de radio guardaron  silencio, las cadenas de televisión nacionales no emitieron señales, el espacio aéreo y marítimo permanecieron cerrados, y las fronteras selladas.

Incluso los portales de noticias en Internet pararon y la mayoría de ellos no se actualizaron durante las 25 horas que duró el denominado «Sábado de Sábados», en las que tampoco abieron las tiendas 24 horas o las que el resto del año operan con normalidad durante la jornada sabática, día de descanso para el judaísmo.

En Jerusalén tan sólo se observó pasar de vez en cuando alguna patrulla de la policía o ambulancia que circulaban pausadamente, como si no quisieran perturbar el silencio de la solemne jornada. Los judíos creyentes dedican al ayuno y la oración el día de Yom Kipur.

Los seculares respetan el pacto no escrito de silencio, dejan sus coches en los garajes y muchos aprovechan el vacío en las carreteras para hacer excursiones en bicicleta.

Las Fuerzas de Seguridad israelíes han decretado el estado de alerta en el norte del país, después de que el año pasado se registraran enfrentamientos en la ciudad de San Juan de Acre entre las comunidades judía y árabe cuando un miembro de esta última atravesó en coche un barrio judío.

En Jerusalén fuerzas policiales y del Ejército controlan los accesos a la parte árabe de la ciudad (este), donde sí circulan vehículos, y han cortado las calles para que sus residentes no puedan acceder conduciendo a la parte judía (oeste).

En los últimos días decenas de miles de turistas judíos llegaron a Jerusalén para celebrar Yom Kipur orando ante el Muro de las Lamentaciones, el lugar más sagrado para el judaísmo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here