Ilan Chester: «Jorge Spiteri era mi hermano mayor»

0
513

El músico venezolano, Ilan Chester, ha lamentado la muerte del también compositor Jorge Spiteri, recién ocurrida en los Estados Unidos. El «cantante del Ávila» le dedicó estas breves líneas

Mario Beroes/Israel Internacional.-

«Para empezar a escribir acerca de Jorge, tengo que viajar en el tiempo….»

-Tengo 14 años de edad y vivo en San Bernardino. Subo por la Manuel Felipe Tovar y vuelvo a entrar nervioso a las Residencias Terepaima. Me estaba coleando una vez más para bañarme en la piscina del conjunto residencial. Pero en esta ocasión cuando entro al área de la piscina veo un muchacho rodeado de varias muchachas, con las greñas muy largas tocando blues en una guitarra.

Yo era sumamente penoso pero después de un rato me acerque al melenudo y le dije que yo tocaba blues. Él me miró como quien mira una criatura rara y solo porque insistí, empezó a responderme. Yo entiendo, yo era bastante más feíto que ahora, con el pelito corto y acné en la cara. Él parecía un rocanrolero exitoso…tenía una súper pinta.

Yo lo convencí de que viniera para que me escuchara tocar el piano y esa misma tarde lo traje para la casa. Quedó muy impresionado. Si bien era tan solo un año mayor que yo, Jorge era independiente y se movía con confianza. Él habló con Charly, su hermano quien era el cantante de los Menphis y con ese contacto fui invitado a los estudios de Radio Continente a grabar por primera vez una canción. La canción era un cover de Traffic titulado “Heaven Is in Your Mind”. Yo estaba nerviosísimo pero logré el objetivo y los músicos de los Memphis me trataron con cariño.

Habiendo crecido en una casa judía súper-cerrada, el ambiente del rock y el blues resultó ser una tentación a la que sucumbí ese mismo año. Me metí en todo tipo de problemas con mis padres porque me escapaba en las noches al Centro Comercial Chacaíto a verme con mis nuevos amigos que tocaban en el Hipocampo alternando con el grupo de Renato Salanni. Prácticamente conocí la noche en Chacaíto y una vez conocida, no quería volver a mi casa.

Jorge y yo nos volvimos súper amigos. Así como me escapaba de noche al Hipocampo, me escapaba también del colegio a casa de Jorge, Charly, Miguel y Tono que quedaba en la cercanías de la Avenida Fuerzas Armadas.

Jorge resultó ser quien me liberó de las ataduras familiares y sin saberlo me lanzó al mar de la música, pero lo hizo bien…como un hermano mayor, porque no me lanzó el salvavidas. Yo vi cómo él nadaba y mirando aprendí a nadar yo también.

Nunca perdimos contacto. En Londres yo lo visitaba al menos dos veces por semana. Yo no tenia amigos venezolanos y menos con televisión. La sensación de estar con Jorge era sentirme libre. Siempre me trató con cariño y siempre andaba recomendándome algo o animándome a meterme en algún proyecto musical. Un tiempo después me encargaron en Londres varios trabajos musicales y el trabajó conmigo en el primero como bajista.

El disco se llamaba “Night and Day Dream”. Fueron días y semanas trabajando juntos y yo era feliz porque estaba con Jorge. Yo lo acompañaba a sus “tigres” mientras cantaba canciones brasileras y latinas en lugares bohemios en Londres. Yo ni tocaba ni cantaba, solo lo acompañaba.

Jorge era mi amigo querido, Jorge era mi símbolo de libertad. Conozco mucha gente que me recuerda mucha otra gente, pero Jorge era sui generis… no conozco a nadie como él. En los días de los Cancioneros Venezolanos, me quedé en su casa en Caracas y una vez más se ocupó de mí como un hermano mayor. Él no paraba de decirme cosas bonitas en relación a mi musicalidad y yo notaba que el se sentía orgulloso de ser en cierto modo el científico que generó la criatura.

Yo no paraba de hablarle de Krishna y juntos leíamos y cantábamos mantras. Yo quería ser recíproco con él y yo sabía que no había mejor paga que con la moneda con la que le estaba pagando. Pero él no podía mucho con aquello y siendo así compartí con él sus súper-héroes. Héroes que fueron mi escuela también. Lennon y McCartney, Windwood y Clapton, Chris Wood y Hendrix.

Mucho le debo a Jorge y yo sé que también hice lo mejor que conozco para hacerlo feliz. Eso es amor. Lamento no estar físicamente cerca de él en este momento pero tengo claro que no importa adonde yo vaya, él siempre estará muy cerca de mí.

Esta foto fue tomada en Bolívar Films, a comienzos de diciembre de 2010.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here