Iker Casillas rezó en el Muro de los Lamentos

0
71

Iker Casillas ha compartido desde Jerusalén su foto más hermosa y solemne. Con el Muro de las Lamentaciones de fondo, la cabeza cubierta con una kipá en señal de respeto y lentes para el sol, el que fuese el portero estrella y capitán del Real Madrid ha celebrado en sus redes sociales esta pequeña escapada que, no obstante, se debe a motivos de trabajo.

Redacción Israel Internacional/Enlace Judío.-

«Thinking», escribe Iker bajo la foto, «pensando». Y Paloma Lago le deja un comentario: «Qué foto más bonita».

El exfutbolista se encuentra en la Tierra Santa de cristianos, judíos y musulmanes porque el Real Madrid Leyendas se enfrentó al Barça Legends en el estadio Bloomfield de Tel Aviv.

Por eso Iker Casillas, que ostenta el título de adjunto al director general de la Fundación Real Madrid, ha viajado a Israel para el encuentro, y allí ha participado en varios actos oficiales.

Pero también ha tenido tiempo de visitar la ‘ciudad vieja’ de Jerusalén, una vista impactante con todas las tiendas cerradas a causa de la pandemia, o lugares sagrados como el propio Muro o el Santo Sepulcro.

«Respeto», «Historia», «Lamentaciones» escribe bajo las imágenes.

En Tel Aviv se ha encontrado con representantes de la Peña Madridista de Israel, a los que firmó autógrafos y con los que se fotografió horas antes del partido, pues la afición en el país por el fútbol español es enorme.

Pero, aparte de para disfrutar de este cariño y meditar, Casillas ha aprovechado el viaje para reunirse con el Patriarca Latino de Jerusalén, monseñor Pierbattista Pizzaballa, y hablar del importante trabajo solidario que su entidad realiza en este territorio.

“El lenguaje común y universal del deporte, muy especialmente del fútbol, pretende ser una herramienta que les ayude a superar estas circunstancias y encarar el futuro con esperanza”, dice Casillas.

Y es que ambas organizaciones gestionan nueve escuelas sociodeportivas distribuidas en diferentes lugares de Israel, Jordania y los territorios palestinos de Gaza y Cisjordania con el motivo de atender a casi mil niños que han sido desplazados por motivos políticos o religiosos o que han visto sus vidas afectadas de forma directa por los conflictos de la región.

Se trata de proyectos pioneros y positivos en los que conviven menores cristianos, judíos y musulmanes compartiendo fútbol y valores.

Por su parte, el Monseñor Pizzaballa expresó que «nuestros niños, tanto musulmanes como cristianos, disfrutan del deporte y aprenden a relacionarse unos con otros, lo cual es importante para su educación saludable y holística. Vuestra colaboración es muy apreciada, ha sido enorme en estos años, incluso durante la pandemia cuando nuestras actividades se congelaron”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here