Hochschikd, el boliviano que salvó miles de judíos

0
442

La escritora Verónica Ormaechea en su obra “Infames” ha descrito la figura excepcional de Mauricio Hochschikd, llamado con toda justicia el “Schindler de Bolivia”

Apolinar Martínez/Israel Internacional

Hablar, aunque sea sintéticamente de Verónica Ormaechea, es embelesarse ante esta periodista, escritora y miembro de la Academia Boliviana de la Lengua, con varios libros escritos. “Eterna estudiante “, como se considera estuvo en Harvard y la Sorbona de París.

En esta ocasión sólo quisiéramos referirnos a una entrevista excepcional que le hizo ”Aurora de Israel”, y en la cual describe la vida de Mauricio Hochskild.

-Pocos habían escuchado antes el nombre de Mauricio Hochschild, el “Schindler” boliviano

-Empecé a investigar y vi que en Bolivia existió un judío alemán millonario, Mauricio (“Moritz”) Hochschild, que vino a hacérsela a Bolivia y triunfó. Era un minero, y empezó a explotar la montaña de Potosí, la montaña más rica de la historia del mundo, principalmente rica en plata, que fue la base de la riqueza del imperio español.

También había estaño y otros minerales, y lo que le interesaba a Hochschild era el estaño más que la plata, porque tiene propiedades extraordinarias: es inoxidable, ya que tiene la propiedad de que mezclado con el acero no se oxida. Por eso era tan importante para hacer latas y envasados.

¿Cómo descubrió la actividad clandestina paralela que desarrolló el protagonista de “Infames”?

-Durante la investigación descubrí, hablando con amigos judíos en Bolivia, la labor extraordinaria, en silencio, que hizo Hochschild: imagínate, convenció al presidente Busch (político y militar boliviano), hijo de un alemán y de una indígena, de que vinieran judíos a Bolivia sin condiciones, y darles visados a los judíos.

Bolivia aceptó, pero no fue un camino fácil al principio.

-Si bien Hochschild logró hacerse amigo de Busch, éste era un hombre muy desequilibrado, creador del socialismo militar que surgió de la guerra del Chaco de los años 30. En un momento dado, ordenó a Hochschild que entregara sus divisas al banco central de Bolivia, pero se negó y fue condenado a muerte. Recibió una orden: “mañana usted tiene que ir al paredón a las 6 de la mañana”. Por suerte, varios ministros que lo apreciaban presionaron para salvarle. En otra ocasión, fue secuestrado. Tuvo experiencias traumáticas aquí.

¿Cuál fue el plan de “Moritz” para organizar el complejo escape de los judíos europeos hacia Bolivia?

-El astuto de Hochschild levantó una colonia agrícola en la selva amazónica de Bolivia para que tuvieran trabajo, e instruyó a sus gerentes en Perú, Argentina y Chile para que los emplearan y les dieran empleo, ya fueran violinistas, pianistas o joyeros. Tenía un contacto en Londres, y traficaba pasaportes, compraba ilegalmente sellos y firmas, sobornaba a las autoridades bolivianas para conseguir pasaportes, y él mismo iba a Londres para salvar a miles de judíos sin tan siquiera conocerlos.

-¿Usted tuvo acceso a esta documentación?

-Es verídico porque tengo los testimonios. Los judíos dejaban los pasaportes en Londres, donde todavía hay unos sacos de pasaportes de judíos que están en el depósito de la embajada de Bolivia, y se les daba nuevas identidades para que pudieran emigrar a Bolivia y salvarse del nazismo. Tengo una carta que Hochschild escribió a Rosenberg, un donante de Nueva York, en la que confirma que salvó a 10.000 judíos.

Rescató a casi diez veces más judíos del exterminio que el propio Schindler, pero su historia no trascendió.
Schindler salvó a 1.200. Pero la situación es muy distinta, ya que Schindler era miembro del partido nazi, mientras que Hochschild era un judío alemán que los salvó por pura buena voluntad, no entiendo como no tiene un monumento. Lo hizo de manera silenciosa, por lo que fue una sorpresa descubrir esta labor mesiánica extraordinaria. No solamente les arregló alojamientos, sino que puso de su dinero y consiguió financiadores en Nueva York para organizar lugares de trabajo a los huidos.

¿Hay constancia de los orígenes de los judíos que desembarcaron en Bolivia?

-Venían de todas partes de Europa. Hochschild tenía un contacto en Londres, y trajo gente de Polonia, Alemania y distintos países de Europa. No existe una lista oficial porque todo esto era ilegal. Rosenberg escribió una carta desde Nueva York que certifica que ayudó a salvarlos, creó guarderías para sus hijos, construyeron un colegio…

-¿Lograron adaptarse a su nueva sociedad de acogida?

-Los judíos empezaron a circular libremente en Bolivia, y fueron de un gran aporte, porque trajeron mucho comercio. Hay una calle en La Paz que se llama Comercio, donde tenían sus negocios. Por ejemplo, impulsaron las tintorerías (el negocio de la limpieza de ropa en seco), o los “hot dog’s”.

-¿Y qué hay de su descendencia?

-Sus sucesores fueron quienes me contaron la historia. Personas que sabían que son hijos de los llegados gracias a los pasaportes de Hochschild vinieron con los pasaportes a confirmarme la noticia. Destapé y descubrí esa extraordinaria labor silenciosa que hizo Hochschild.

Como puede apreciarse en cada tiempo, y en cualquier circunstancia siempre existen héroes anónimos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here