Se conmemoran 6 años de masacre estudiantil en Kenya

0
77

El 3 de abril de 2015, cuatro islamistas armados irrumpieron en el Garissa University College de Kenia y comenzaron a disparar indiscriminadamente contra los estudiantes.

Eduard Yitzhak/ Israel Internacional.-

Los yihadistas, fervientes creyentes del islam, señalaron y dispararon a los identificados como cristianos mientras deambulaban de un edificio a otro. Al final, 148 personas habían muerto, en su mayoría estudiantes.

Las fuerzas de seguridad finalmente rodearon y mataron a los terroristas islamistas. El grupo islamista somalí Al-Shabab dijo que estaba detrás del ataque terrorista, el segundo más mortífero en la historia de Kenia.

El ataque

Los estudiantes se estaban preparando para las oraciones de la mañana cuando el tiroteo comenzó alrededor de las 05:00 hora local (02:00 GMT).

Los yihadistas armados primero mataron a dos guardias de seguridad en la puerta antes de ingresar al campus y abrir fuego.

Se trasladaron a través de edificios administrativos y aulas a los dormitorios. Casi 900 estudiantes estaban en la universidad.

Un estudiante relató cómo los militantes iban de sala en sala, preguntando si la gente era cristiana o musulmana.

«Si eras cristiano, te disparaban en el acto», dijo a Associated Press. «Con cada disparo del arma pensé que iba a morir».

Los informes sugirieron que los hombres armados obligaron a las personas a salir de sus dormitorios y las hicieron tumbarse en el suelo antes de matarlas.

El fruto de las «actividades religiosas» de los yihadistas

El grupo islamista Al-Shabab permanece activo en África Oriental, y en particular en la capital de Somalia, Mogadiscio, donde mató a casi 600 personas en la explosión de un camión en octubre de 2017, el ataque con bomba más mortífero de la guerra.

Al-Shabab significa La Juventud en árabe. Surgió como el ala juvenil radical de la ahora desaparecida Unión de Tribunales Islámicos de Somalia, que controlaba Mogadiscio en 2006, antes de ser expulsada por las fuerzas etíopes.

Hay numerosos informes de yihadistas extranjeros que van a Somalia para ayudar a al-Shabab, de países vecinos, así como de Estados Unidos y Europa.

Al-Shahab está prohibido como grupo terrorista tanto por Estados Unidos como por el Reino Unido y se cree que tiene entre 7.000 y 9.000 combatientes.

Al-Shabab aboga por la versión wahabí del Islam inspirada en Arabia Saudita, mientras que la mayoría de los somalíes son sufíes.

Ha impuesto una versión estricta de la Sharía, la ley islámica, en las zonas bajo su control, incluida la lapidación hasta la muerte de mujeres acusadas de adulterio y la amputación de manos de ladrones.

En un video conjunto publicado en febrero de 2012, el entonces líder de Al-Shabab, Ahmed Abdi Godane, dijo que «prometió obediencia» al jefe de Al-Qaeda, Ayman al-Zawahiri.

También ha habido numerosos informes de que Al-Shabab pudo haber formado algunos vínculos con otros grupos musulmanes en África, como Boko Haram en Nigeria y al-Qaeda en el Magreb Islámico, con base en el desierto del Sahara.

Al-Shabab debatió si cambiar su lealtad al grupo Estado Islámico después de su surgimiento en enero de 2014.

Finalmente rechazó la idea, lo que provocó la ruptura de una pequeña facción.

Al-Shabab está dirigido actualmente por Ahmad Umar, también conocido como Abu Ubaidah.

Estados Unidos ha otorgado una recompensa de 6 millones de dólares (4,5 millones de libras esterlinas) por la información que conduzca a su captura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here