Gobierno podría extender bloqueo

0
121

El presidente de la Knesset (Parlamento israelí), Yariv Levin, anunció el viernes por la mañana que el parlamento se reunirá el domingo a las 2 horas p.m. aprobar un proyecto de ley que aumente las multas a quienes infrinjan las regulaciones del coronavirus. La reunión debería terminar justo a tiempo para que el gobierno vote para extender el bloqueo del coronavirus, según la solicitud de los funcionarios de salud.

Redacción Israel Internacional.-

El cierre está programado para expirar el domingo por la noche a la medianoche si no se extiende. La saga sobre el proyecto de ley de multas comenzó a principios de semana, al mismo tiempo que el país está compitiendo entre vacunar a la mayor cantidad posible de personas y la rápida propagación de la infección por coronavirus.

El proyecto de ley, si se aprueba, duplicaría la mayoría de las multas y permitiría a los agentes de policía cerrar las instituciones que operan en contra de las reglas. El partido centrista Kahol Lavan (Azul y Blanco) enfatizó que no estaría de acuerdo con convocar al gobierno y extender el cierre, a pesar de los ruegos de los expertos en salud que dijeron que la apertura ahora pondría vidas en un riesgo aún mayor.

“O todos se adherirán al cierre o no habrá cierre”, tuiteó Azul y Blanco el jueves. “Kahol Laban no renunciará al hecho de que todas las instituciones educativas del país estén cerradas. A diferencia de [el primer ministro Benjamin] Netanyahu, tenemos una responsabilidad. No permitiremos una política promiscua por motivos políticos que nos cueste en vidas humanas. La ley en Bnei Brak será la misma que la ley en Herzliya».

La decisión de convocar al gobierno y extender el cierre se produce en el contexto de una tasa de infección que no ha comenzado a disminuir tanto como esperaban los funcionarios de salud, a pesar del cierre.

El viernes, el Ministerio de Salud informó que había 7.079 personas diagnosticadas con coronavirus el jueves. De las 76.000 personas examinadas, el 9,3% dio positivo.
El número de pacientes graves llegó a 1.135, incluidos más de 300 que fueron intubados.

Había 74.566 personas con el virus. La mayoría sigue residiendo en Jerusalén, donde hasta el viernes por la mañana había 13.646 casos. Las áreas con la tasa más alta de infección son en gran parte haredis (ultraortodoxos): Bnei Brak tiene 4.644 casos activos y Beit Shemesh 2.388.

Unas 31 personas murieron el jueves, lo que eleva el número de muertos a 4.671; unas 286 personas murieron a causa del virus desde principios de semana.
La tasa de reproducción o «R» se situó en 0,94.

«Estamos en la situación más difícil desde el estallido de la pandemia», dijo el viernes por la mañana el profesor Zeev Feldman del Centro Médico Sheba. “Poner fin al encierro antes de reducir el número de casos graves es una irresponsabilidad. Su resultado se conoce de antemano: la muerte de miles».

El ministro de Salud, Yuli Edelstein, expresó sentimientos similares el viernes por la mañana: «Algo peligroso podría suceder aquí el domingo a la medianoche: debido a los juegos políticos, el cierre terminará, las restricciones se levantarán por completo», dijo Edelstein. «El Estado de Israel se convertirá en una incubadora incontrolable de coronavirus».

Pero mientras tanto, Israel sigue liderando el mundo en la administración de la vacuna contra el coronavirus. Hasta la fecha, Israel ha distribuido 4,6 millones de dosis de la vacuna. Unos 2,9 millones de personas han recibido al menos su primer golpe y, de ellos, unos 1,6 millones también han recibido su segundo. Hasta la fecha, 0,9 millones de israelíes tienen sus certificados de vacunación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here