Gaza: Una paz muy peligrosa

0
394

Shimon Peres, uno de los más grandes conductores  que haya tenido Israel, ganador del Premio Nobel de la Paz en 1994, junto con Isaac Rabin y el líder palestino Yasser Arafat, escribió un libro formidable, «Que salga el sol«, profundamente ilustrativo para medio comprender las dificultades que deben superarse si se quiere lograr la paz en esa complicadísima región.

Apolinar Martínez/Israel Internacional

Es más fácil hacer la guerra, decía Shimon Peres. Lla paz no la quiere nadie, y para hacer negociaciones en ese sentido, deben hacerse a escondidas, porque la gente llama traidores a quienes se atreven a mencionar la palabra paz.

Esto viene a colación con la tregua lograda hoy entre Israel y los grupos terroristas Hamas y Jihad Islámica Palestina (JIP).

La batalla no ha terminado

Netanyahu señaló que: «En los últimos dos días, le dimos un poderoso golpe a Hamas y la Jihad Islámica.

«Atacamos más de 350 blancos, golpeamos a líderes y funcionarios terroristas y destruimos ‘torres terroristas'».
«El objetivo ha sido y sigue siendo asegurar la tranquilidad y traer seguridad a los habitantes del sur. Envío mis condolencias a las familias de duelo y deseo que los heridos se recuperen rápidamente».

Descontento de los diputados

Y es aquí donde se recuerda los expresado por Shimon Perez: «¡Ah, que difícil es la paz»!


«El alto el fuego, en las circunstancias en las que se alcanzó, carece de logros para Israel», apuntó el diputado Gideon Saar, del partido Likud.
El diputado Bezalel Smotrich, de la  Unión de Partidos de la Derecha, aseveró que Israel debería haber golpeado a Hamas lo suficientemente fuerte como para disuadirlo de futuros ataques.

«La batalla en Gaza tenía que terminar con setecientos terroristas muertos, uno por cada cohete disparado contra Israel, con un gran daño físico a Hamas, del tipo que tardara años en recuperarse, para que les sea difícil a ellos pensar en atacar de nuevo».

Los legisladores de la oposición también criticaron el acuerdo de alto el fuego. El presidente del Partido Azul y Blanco (Kajol Laván), diputado Benny Gantz, expresó que «después de casi 700 cohetes lanzados al territorio israelí, cuatro muertos y numerosos heridos, todos ellos como resultado de la pérdida de la disuasión, [esta ronda] ha terminado con otra rendición a Hamas y a las organizaciones terroristas».

«Todo lo que el gobierno ha hecho es dejar, una vez más, la próxima batalla en nuestras puertas».

Esta paz es verdaderamente peligrosa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here