Gantz insiste en ser «la primera opción» a la hora de gobernar

0
177

La ceguera política o las ambiciones personalistas de los líderes, les hace olvidar que por encima de ellos se encuentra el interés del país.

Apolinar Martínez-Mario Beroes/Israel Internacional

Tal es el caso de Israel en el que el tiempo se acaba, y con todo el querer del presidente Reuven Rivlin ha resultado imposible la formación  del nuevo gabinete. Las posturas de Netanyahu y Gantz se mantienen inalterables

Gantz primero

El equipo negociador del partido Azul y Blanco (Kajol Laván) transmitió a sus homólogos del Likud que no tiene intenciones de reunirse nuevamente debido a que los encuentros no producen ningún avance tangible, señala un reporte de la radioemisora estatal Kan.

Según el informe, el equipo negociador de Azul y Blanco resolvió suspender los contactos con el Likud hasta que acepte el principio de que el presidente del partido, Benny Gantz, será el primero en servir como primer ministro en el mecanismo de rotación de un eventual gobierno de unidad.

Durante los infructuosos intentos para convencer al primer ministro en funciones de que acepte ser el segundo en la rotación, Azul y Blanco ofreció legislar un proyecto de ley especial que determinaría que Benjamín Netanyahu se desempeñará como reemplazante del mandatario con el mismo estatus que el primer ministro.

Todo eso para que Netanyahu, que encabeza el partido Likud, no tenga que renunciar a su puesto en el Gabinete y en la Knéset (Parlamento) después de que sea imputado oficialmente por tres cargos de corrupción.

Nuevas elecciones ya tienen fecha

Mientras tanto, el Comité Electoral Central determinó el día 25 de febrero como la fecha más temprana posible para nuevos comicios, en lo que sería la tercera convocatoria a elecciones generales en menos de un año, si continúa el actual estancamiento político.

Ni Netanyahu ni Gantz han logrado hasta ahora sumar suficientes apoyos para armar el nuevo gobierno y se niegan a alcanzar un compromiso para establecer un gobierno de unidad; a pesar de que ambos han dicho públicamente que harán todo lo posible para evitar terceras elecciones.

Paralelamente, el fiscal general, Avichai Mandelblit, presentó oficialmente los cargos contra el primer ministro Netanyahu al presidente de la Knéset, Yuli Edelstein.

La Knéset tiene ahora treinta días para decidir si conferirá a Netanyahu inmunidad contra los cargos que le han presentado, un plazo que vencerá el primero de enero.

En su carta, Mandelblit apuntó también que el juicio a Netanyahu se llevará a cabo en un tribunal del distrito Jerusalén, y la fecha para el procesamiento no ha sido aún especificada. Pero se estima que 333 testigos serán llamados a ofrecer testimonio, de acuerdo con el fiscal general.

Horas más tarde, Netanyahu respondió diciendo que: “Cuando existe una demanda verdadera no se necesitan 333 testigos, cuando no existe una demanda verdadera  333 testigos no serán suficientes”.

Netanyahu también quiere ser el primero

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, quiere servir en la primera etapa de un gobierno de rotación con la agrupación política rival Azul y Blanco (Kajol Laván) para cumplir su promesa electoral de anexar el Valle del Jordán, señalaron fuentes del partido Likud al diario Israel Hayom.

Likud y Azul y Blanco están negociado –aunque hasta ahora infructuosamente- el establecimiento de un gobierno de unidad para evitar la convocatoria a terceras elecciones en un año. El partido Likud, encabezado por Netanyahu, insiste que su líder debe ser el primero en el acuerdo de rotación, incluso por unos pocos meses. Pero Azul y Blanco ha prometido a sus electores que no se unirá a un gobierno conducido por un primer ministro que ha sido imputado.

En septiembre pasado, Netanyahu prometió que si era reelegido anexaría de inmediato el Valle del Jordán, una franja estratégica que conecta Cisjordania (Judea y Samaria) con Jordania. De ser aplicada, la medida atraería el apoyo de los votantes de derecha.

Según Israel Hayom, el gobierno de rotación que propone el Likud tendría a Netanyahu ejerciendo como primer ministro durante los primeros seis meses, con el objetivo de promover la anexión del Valle del Jordán. Luego, daría un paso al costado para luchar contra los cargos por soborno, fraude y abuso de confianza.

Según el rotativo, tras los seis meses de gobierno de Netanyahu, el líder de Azul y Blanco, Benny Gantz asumiría la titularidad del Ejecutivo por un año y medio, y luego regresaría el cargo al Likud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here