Fayer apuesta a las redes digitales en la toma de decisiones

0
10

La pandemia ha golpeado con fuerza el espectro culinario mundial, lo que ha obligado a sus dueños a descubrir o diseñar nuevas maneras de ofrecer su producto gastronómico al comensal.

Redacción Israel Internacional.-

Uno de estos restaurantes especializado en comida israelí, Fayer, decidió dar un cambio radical en su servicio y reinventar su modelo de negocio tanto en su local de Avenida Cerviño 4417, Buenos Aires (Argentina), como el ubicado en la Calle de Orfila 7, Madrid (España).

Para mantener su funcionamiento en el contexto actual, las herramientas digitales fueron clave tanto para reconvertir su esquema de trabajo como para mantener bajo control los indicadores de administración, para la cual la empresa utiliza el sistema de gestión Finnegans GO.

“La última estrategia definida en base a mis números fue a partir de que pudimos abrir de nuevo el salón y la terraza del restaurante para recibir comensales. Empecé a analizar la información y descubrimos que los lunes teníamos el día de facturación más baja. Entendimos que no tenía sentido tener el lunes abierto; esto fue gracias a contar con los datos”, explicó Martín Loeb, uno de los propietarios de Fayer.

El restaurante abrió sus puertas en Madrid apenas cuatro días antes del cierre total en España a causa de la pandemia de COVID-19. Experimentó cierres y aperturas, y mantiene su funcionamiento dentro de los límites del contexto actual.

“Por suerte, el concepto fue muy bien aceptado. Traveler, una de las publicaciones más conocidas en turismo y lifestyle, nos listó como uno de los mejores 21 restaurantes de Madrid”, explicó Loeb.

Para el empresario, la tecnología es vital para la supervivencia del negocio. “Durante la época de cierre empezamos a hacer delivery. Nos reconvertimos de un día para el otro. Pasamos de ser un restaurante, con servicio, camareros y demás, a ser una línea de manufactura a medida, siendo ésto el servicio de entrega a domicilio o delivery y el take-away. Teníamos tres escritorios que eran de ventas y uno de logística; había que cambiar el chip”.

Loeb se considera a sí mismo como un profesional de sistemas convertido en una “persona del campo”, luego en productor de alimentos y posteriormente devenido en empresario gastronómico, utiliza las soluciones de Finnegans desde 2004, en todos sus negocios, además de Fayer.

Y en Buenos Aires

Según el empresario, “administración es administración, sea de un campo, un restaurante o una fábrica con distintos turnos de producción. El backoffice de todos estos negocios puede variar un poco; pero en todos los casos, siempre se está comprando algo, transformándolo y vendiéndolo».

«Es un proceso de entrada, conversión y salida. Para gestionar, necesito indicadores y números al día; que los datos se ingresen una sola vez, en un mismo sistema. Necesito el control total de mis números, porque parte de mi negocio está en Buenos Aires, parte en Salta, y parte en Europa. Hoy lo tengo en el teléfono. Sé lo que está pasando en un restaurant y en otro. En los otros negocios, tengo permanentemente idea de cuáles son mis inventarios y cuál es mi posición en todo sentido”.

Respecto a las soluciones en la Nube, Loeb asegura que “hoy no concibo tener un sistema que no esté ahí. No quiero tener servidores, racks, aire acondicionado, ni necesidad de preocuparme por tener una oficina. Mi oficina es una mesa del restaurante en el momento que estemos reunidos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here