Falleció James Hart Stern

0
456

James Hart Stern intentó acabar con el grupo neonazi norteamericano NSM, pero el cáncer acabó con sus sueños

Apolinar Martínez/Israel Internacional

Como de ficción puede considerarse la vida y la lucha de James Hart Stern, un afroamericano que se había empeñado en acabar con el grupo neonazi norteamericano Movimiento Nacional Socialista (NSM), desde la misma organización, a la que logró controlar, pero la enfermedad le impidió cumplir sus deseos

Un caballo de Troya.

Es el abogado de Hart Stern, Bob Ross, quien contó a CNN las andanzas del activista que se destacó por dar a conocer a la sociedad estadounidense lo peligroso de esta asociación.

-Iba a hacerlo desde dentro, un «caballo de troya» para el movimiento supremacista blanco estadounidense. Pero el activista afroamericano no ha logrado su objetivo tras ver empeorada su enfermedad y tras pasar los últimos meses inmerso en un litigio legal por el liderazgo del grupo.

El NSM se fundó en Detroit en el año 1974 con la promesa de «reivindicar el nazismo». Durante la década de los 2000 llegó a considerarse la organización neonazi más importante de Estados Unidos, organizando reuniones y manifestaciones, vistiendo uniformes basados en la Alemania nazi y ensalzando y celebrando la figura de Adolf Hitler.

En el verano de 2017, una gran manifestación racista en Charlottesville, Virginia, llamada «Unite the Right», acabó con graves disturbios y una mujer atropellada por un supremacista. El NSM, participante aquel día, fue demandado por un contramanifestante. Esta denuncia ponía en jaque al grupo, incluido su líder Jeff Schoep.

Así logró James Stern liderar el NSM

Según «The Washington Post», el primer nexo en común entre Schoep y Stern era haber conocido al sanguinario miembro del «Ku Klux Klan» Edgar Ray Killen. Ambos, además, participaron en una «cumbre de relaciones raciales» en California, en la que representantes del «Movimiento Nacional Socialista» se reunieron con líderes negros para buscar formas de trabajar juntos «sin violencia».

Los dos mantuvieron el contacto durante varios años hasta que, a comienzos de 2019, Schoep acudió a Stern en busca de asesoría legal sobre la demanda, algo que Schoep ha negado.

Según CNN, tras largas conversaciones, Stern acabó convenciendo a Schoep, que le entregó el liderazgo del grupo por varios motivos: por las reiteradas luchas internas de los principales miembros del NSM, las críticas de éstos a su gestión y para tratar de escapar de la demanda por el supuesto papel de la organización neonazi en los enfrentamientos de 2017 en Charlottesville.

«Como hombre negro, tomé el control de un grupo neonazi y fui más listo que ellos», declaró Stern.

«He sido engañado […], me convenció de que, para proteger a nuestros miembros de la demanda, debía cederle la presidencia del NSM», replicó Schoep.

El primer paso del activista afroamericano como líder fue declarar «culpable» a la organización de conspirar para cometer actos de violencia en la manifestación de 2017. También pretendía transformar la página web del grupo, visitada por millones de supremacistas blancos cada año, en un espacio que diera cabida, entre otras cosas, a lecciones de historia sobre el Holocausto.

En una entrevista con la «CNN», Stern señalaba que su objetivo final respecto a la organización era «cambiarla, revertirla y, en última instancia, destruirla».

En el momento de su muerte, Stern tenía una demanda pendiente contra miembros del NSM que, según él, intentaban recuperar el control del grupo.

Si no es de ficción busque otro calificativo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here