Estos son los fallecidos y desaparecidos por el colapso de Champlain Towers South

0
109

El derrumbe del edificio Champlain Towers South es una tragedia nacional en EE. UU. que se ha cobrado casi 20 vidas hasta ahora y ha dejado más de 140 desaparecidos entre los escombros hasta el jueves.

Redacción Israel Internacional/Enlace Judío México.-

Entre otros grupos, golpeó un nexo único de la comunidad judía estadounidense en el sur de Florida, hogar de una mezcla de inmigrantes latinoamericanos, israelíes y jubilados del noreste. La ciudad de Surfside, el sitio del colapso, tiene al menos un tercio de población judía, con una gran población ortodoxa.

Varias de las víctimas identificadas formaban parte de esta comunidad judía. Aquí recopilamos información sobre aquellos que podemos confirmar como judíos.

Desafortunadamente, esta lista puede crecer a medida que pasan los días y se encuentran más cadáveres. Será actualizada en consecuencia.

Muertos confirmados

Stacie Fang, 54 años

Stacie Fang, una nativa de Nueva Jersey que fue la primera víctima del desastre de Champlain Towers en ser identificada, fue enterrada en New Brunswick el domingo, según los reportes.

Fang era vicepresidenta de una empresa con sede en Surfside que produce un evento anual en Chicago para ejecutivos minoristas y de mercadeo, informó Palm Beach Post.

Su hijo de 15 años, Jonah Hendler, fue sacado con vida de los restos del edificio por un transeúnte poco después de que colapsara. Fang fue declarada muerta en un hospital de Aventura, Florida, el jueves.

“No hay palabras para describir la trágica pérdida de nuestra amada Stacie”, dijo su familia en un comunicado.

Leon Oliwkowicz, 80, y Christina Beatriz Elvira, 74

Leon Oliwkowicz y Cristina Beatriz Elvira

Leon Oliwkowicz, de 80 años, y Christina Beatriz Elvira, de 74, una pareja judía venezolana que se mudó recientemente a Florida, estuvieron entre las primeras víctimas del desastre de Chaplain Towers en ser identificadas.

La policía de Miami-Dade dijo que sus restos fueron recuperados durante el fin de semana, informó el Miami Herald. Fueron enterrados el lunes.

En 2019, la pareja donó un rollo de la Torá a una Yeshivá de Jabad en Chicago, donde su hija trabajaba como secretaria, según un informe en el sitio web de Jabad, Collive. En la dedicación, Oliwkowicz, hablando en ídish, expresó su alegría por haber finalmente encargado un rollo de la Torá en memoria de sus padres.

Frank Kleiman, 55 años

Frank Kleiman tenía mucho en puerta. Su publicación más reciente en Facebook el 22 de febrero, titulada “Nueva empresa, nuevos comienzos”, se refería a una empresa postal que acababa de comenzar. Recientemente se había casado con Ana Ortiz, con quien vivía en Champlain Towers. Y estaba ansioso por el nacimiento de su primer nieto.

Su cuerpo fue recuperado entre los escombros el lunes. Ortiz y su hijo Luis se encuentran entre los desaparecidos.

Kleiman, hijo de judíos cubanos, se crio en Puerto Rico y tenía fuertes lazos con EE. UU. Asistió a la Universidad Drexel en Filadelfia, donde obtuvo un título en finanzas y era un gran admirador de las Águilas de Filadelfia.

Su madre, Nancy Kress Levin, también vivía en el edificio. Y su hermano, Jay, estaba de visita llegada desde Puerto Rico. Ellos también se encuentran entre los desaparecidos.

Desaparecidos

Jay Kleiman, 51 años

Jay Kleiman, hermano de Frank, estaba en el sur de Florida, en el condominio donde creció, solo para asistir al funeral de un buen amigo que había muerto de COVID-19, informó NBC Miami.

“Es tan trágico que voló por un amigo que murió por complicaciones de COVID-19 y terminó allí”, dijo Mark Baranek, quien entrenó a Kleiman y su amigo, George Matz, en un equipo de fútbol americano de banderas en su sinagoga.

En Puerto Rico, Kleiman trabajó con su padre en una empresa de la industria de la confección.

Nancy Kress Levin, 76 años

La madre de los Kleiman, Nancy Kress Levin, huyó de la Revolución cubana en 1959. Ella y su esposo se establecieron por primera vez en Puerto Rico. En la década de 1980, Levin se mudó como madre soltera con sus 2 hijos a Surfside y vivió en Champlain Towers, entonces un nuevo edificio popular entre los judíos hispanos que habían llegado en su mayoría de Cuba.

Tzvi e Itty Ainsworth, 60 años

Tzvi e Ingrid Itty Ainsworth, una pareja de unos 60 años que tuvo 7 hijos, vivieron en Australia durante casi 20 años y fueron miembros de Jabad de la zona de North Shore en Sydney. Se mudaron al sur de Florida hace varios años para estar más cerca de sus hijos y nietos allí. Una hija vive a pocas cuadras de Champlain Towers. Los Ainsworth habían celebrado recientemente el nacimiento de 2 nietos.

“Cada persona que encontró, en su vida, se convirtió en su amiga. Todos fueron tratados como iguales”, escribió Chana Wasserman, una de las hijas de los Ainsworth, en una publicación del blog del Día de la Madre sobre su madre el año pasado, según la agencia AP. “La persona de la lavandería, la persona que trabaja en el mercado de frutas…”

El rabino Nochum Schapiro, jefe de su antigua congregación australiana, dijo al Australian Jewish News que “se insta a la comunidad a orar, decir Tehilim [salmos] y hacer Mitzvot para que suceda un milagro”.

Moisés Rodan, 20 años

Moisés Rodan se graduó este año de la Universidad de Florida, donde estudió ingeniería informática. Rodan asistió a una escuela judía en Caracas, Venezuela, llamada Colegio Moral y Luces Herzl-Bialik y estuvo involucrado en la comunidad judía venezolana en el área de Miami, según el Miami Herald. En la universidad participó en un grupo de estudiantes llamado Hispanos y Latinos en Ingeniería Eléctrica e Informática.

Andrés Levine, 26

Se suponía que Andrés Levine se casaría en agosto. El joven de 26 años, que trabajaba en finanzas, se había mudado a Florida desde Venezuela hace unos 7 años en busca de mejores oportunidades laborales. Había asistido a la escuela secundaria con Rodan.

Esther Beniflah Melul, una amiga que asistía a la misma escuela y también era amiga cercana de Levine, le dijo al Miami Herald que había hablado con él la noche anterior al colapso.

“Teníamos tantos planes, tantas cosas que hacer… Iba a cenar con él ese jueves por la noche”, dijo. “Hablamos la noche anterior. No puedo creer que se haya ido.

“Venezuela es el tipo de país donde podrían suceder estas cosas, pero no aquí”.

Luis Sadovnic y Nicky Langesfeld

Aunque Luis Sadovnic y Nicky Langesfeld se comprometieron en la playa frente a las Torres Champlain en diciembre, solo se habían mudado al edificio unos meses antes de su colapso.

Langesfeld, un abogado cuya familia vive en Argentina, y Sadovnic, que tenía un MBA y también asistió al colegio judío Colegio Moral y Luces Herzl-Bialik en Venezuela, se casaron en una ceremonia civil privada en enero, según AP.

Los organizadores de una página de GoFundMe para las familias de la pareja escribieron que a la pareja le encantaba pasar tiempo juntos en la playa. Un colega de Langesfeld dijo que a la pareja le gustaba escuchar reggaetón.

“Su presencia es más grande que la vida y su sentido del humor no conoce límites. Tiene el corazón más grande y le encanta mimar a su conejillo de indias Kali, y a sus perros Capo y Zoey”, escribieron los organizadores de la recaudación de fondos sobre Langesfeld.

“Luis tiene los pies en la tierra, se preocupa y ama. Haría cualquier cosa para proteger a Nicky”, escribieron sobre Sadovnic.

Harry Rosenberg, 52 años

Había sido un año difícil para Harry Rosenberg. Su esposa, Anna, murió de cáncer el verano pasado y sus padres murieron de COVID-19. Buscando un respiro se mudó al sur de Florida, donde alquiló una serie de lugares antes de establecerse en Champlain Towers.

Compró su unidad allí solo el mes pasado, según un informe de Chabad.org. Rosenberg regresó al apartamento de un viaje a Nueva York pocas horas antes de que las torres colapsaran.

“Chaim es un hombre de intensa fe”, dijo Sendy Liebhard, una amiga. “La vida le arrojó muchas curvas, especialmente recientemente. Su fe en Dios y su actitud positiva es lo que lo ha nutrido”.

Malky Weisz, 27 y Benny Weisz, 32

Malky y Benny Weisz solo estaban en la ciudad de visita: estaban visitando a Harry Rosenberg, el padre de Malky.

La pareja vivía en Lakewood, Nueva Jersey, una ciudad con un alto porcentaje de judíos ultraortodoxos. Malky trabajó como auditor en una empresa de contabilidad y Benny, originario de Austria, trabajó en finanzas.

Shushy Bernholtz, amigo de Benny desde la infancia, le dijo a Chabad.org que Benny tenía intereses muy diversos. Según los informes, estudió en una Yeshivá en Israel y en un Kolel en Lakewood.

“Benny lo sabe todo”, dijo Bernholtz. “Puede citar las obras de los grandes dramaturgos y poetas alemanes como Goethe y Schiller, y explica los debates más complejos del Talmud con comentarios relevantes”.

Ilan Naibryf, 21 y Deborah Berezdivin

En marzo, la Universidad de Chicago otorgó a Ilan Naibryf y 2 compañeros de clase 15.000 dólares por su startup, una empresa de tecnología financiera que les permitió la compra de bienes y servicios con acciones.

Naibryf, un nativo de Argentina criado en Hawái, es un estudiante de física y expresidente del centro de estudiantes de Jabad de la universidad. Acababa de cumplir su tercer año cuando él y su novia, Deborah Berezdivin, viajaron a Surfside para asistir al funeral de un amigo de la familia. La familia de Berezdivin poseía 2 unidades en el octavo piso del edificio, según The New York Times.

Berezdivin se especializó en marketing en la Universidad George Washington y se crio en Puerto Rico. Ella soñaba con trabajar en el diseño de modas de lujo, según un reportaje de El Nuevo Día.

Linda March, 58 años

Linda March no fue inusual al decidir dejar Nueva York, su hogar de toda la vida, durante el año pasado y mudarse a Surfside. March, una abogada con un fuerte acento de Brooklyn, se mudó a Champlain Towers en busca de un lugar menos estrecho para vivir cerca de la playa.

Paula Silverman, una amiga cercana que le había enviado un mensaje de texto a March solo unas horas antes del colapso, dijo que March estaba buscando comenzar de nuevo después de enfermarse de COVID-19 el año pasado. March había perdido a una hermana por cáncer hace más de 10 años y luego a sus padres poco después.

“Era joven y estaba lista para la siguiente etapa de su vida. No puedo entenderlo”, dijo Silverman a The Jerusalem Post.

Silverman dijo que su amiga era una persona social que se preocupaba por todos y tenía un sentido del humor que le recordaba a Joan Rivers.

“Ella conocía a todos. Caminabas por la calle y la veías hablando con el cartero, hablando con todo el mundo, repartiendo máscaras a todo el mundo “, dijo Silverman. “Un corazón de oro”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here