Entre el poder y la prisión

0
118

Verdaderamente la vida de Benjamín Netanyahu tiene tantas facetas que bien podría ser protagonista de un film en el que haga al mismo tiempo los papeles de héroe o de villano.

Apolinar Martínez/Israel Internacional.-

Siendo el dirigente israelí que por más tiempo ha estado en el poder, indicio de su alto índice de popularidad, es odiado tanto en el exterior como en Israel, donde las manifestaciones en su contra son permanentes.

Nada más ilustrativo de esta realidad que lo que acontece hoy mismo: Mientras el presidente Reuven Rivlin recibía a los líderes políticos, quienes le presentarán los candidatos a primer ministro, Netanyahu entre los favoritos, el juicio en su contra ya prosiguió

Presente para escuchar las acusaciones

Es la tercera vez que el jefe de Gobierno se sienta en el banquillo de los acusados desde que comenzara el juicio en mayo de 2020 y a partir de la fase probatoria tendrá que hacerlo, en principio, tres veces por semana.

El primer ministro estará presente durante el discurso de apertura de la fiscal, Liat Ben-Ari, tras lo que se podrá ausentar cuando comiencen las declaraciones de los testigos, informó la radio Kan.

Netanyahu está implicado en los casos conocidos como 1000, 2000 y 4000, que le imputan la recepción de regalos a cambio de favores y supuestos tratos para recibir una cobertura positiva de los medios sobre él y su familia.

Los otros acusados, que también están obligados a asistir, son el empresario del portal de noticias Walla y del gigante de telefonía israelí Bezeq, Shaul Elovitch, además de su mujer; y el editor de Yedioth Ahronoth, Noni Mozes.

El primer testigo en declarar hoy será Ilan Yeshua, ex director ejecutivo de Walla, que presumiblemente testificará sobre la presión que recibió para dar una cobertura favorable a Netanyahu.

La corte protegida por cuerpos policiales

La Policía acordonó las inmediaciones de la corte, en Jerusalén, la capital de Israel, donde decenas de manifestantes se congregaron con banderas israelíes y pidieron la dimisión de Netanyahu, que ganó los pasados comicios, los cuartos que celebra el país en dos años.

«Estoy aquí para devolver la democracia a Israel», declaró el joven israelí Nada Peleg, entre los cánticos de los manifestantes que acusaban a Netanyahu de «criminal».

De todo este complejo proceso resultará que Benjamín Netanyahu vuelve a manejar el destino de Israel o sea conducido a la prisión. Los días subsiguientes serán indiscutiblemente de valor histórico

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here