Descubren en Galilea iglesia de los apóstoles Pedro y Andrés

0
409

“Debe haber sido una estructura magnífica y tomará otra temporada descubrirlo por completo”, sostiene Steven Notley, profesor del Nuevo Testamento en el Nyack College.

Apolinar Martínez/Israel Internacional

El río Jordán continúa produciéndole maravillas en la humanidad, y en esta oportunidad en su cercanía, en la zona de Galilea, los arqueólogos han descubierto una iglesia del período bizantino, que los investigadores  investigadores identificaron como  la Iglesia de los Apóstoles, lugar donde se cree que vivían los apóstoles Pedro y Andrés.

Cuatro años de búsqueda

Los arqueólogos han estado excavando el sitio durante cuatro años y necesitarán otro año para excavar por completo los restos de la iglesia, dijo R. Steven Notley, profesor del Nuevo Testamento en el Nyack College, que escribió en un blog sobre la excavación.

“La Iglesia de los Apóstoles (como hemos comenzado a llamarla), construida sobre la casa de Pedro y Andrés, debe haber sido una estructura magnífica”, escribió Notley. “Tomará otra temporada descubrirlo por completo”.

Las excavaciones arqueológicas fueron llevadas a cabo por el Instituto Kinneret y el Centro de Estudio del Judaísmo Antiguo y los Orígenes Cristianos.

Hasta el momento, solo los cuartos del sur de la iglesia han sido excavados. La iglesia habría pertenecido al complejo de un monasterio y tenía pisos de mosaico que fueron descubiertos bien conservados y que son un testimonio de que la iglesia en el lugar era de un tamaño importante.

Los investigadores identificaron el lugar con la Iglesia de los Apóstoles visitada por el obispo bávara Willibald que describió en su travesía alrededor de la Galilea un lugar llamado Betsaida donde vio una basílica construida sobre la casa de Pedro y Andrés, dos hermanos considerados de los primeros alumnos de Jesús. La iglesia está ubicada en el sitio arqueológico de El Araj.

El grupo de excavadores a cargo está afiliado al Kinneret College en Israel, el Nyack College en Nueva York y el Centro para el Estudio del Judaísmo Antiguo y los Orígenes Cristianos.

Como señalan los investigadores todavía falta un enorme trabajo para poner al descubierto totalmente lo que seguramente se convertirá en atractivo para los hombres de cualquier pensamiento, pero no caben dudas que nos encontramos ante un hallazgo de dimensiones excepcionales

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here