Empate técnico electoral obliga a nueva negociación

0
290

Ni el primer ministro Benjamín Netanyahu ni su opositor Benny Ganz lograron mayoría suficiente para encabezar un gobierno, lo que repite el panorama de meses atrás y obliga a ambos candidatos a negociar con otros partidos.

Apolinar Martínez/Israel Internacional

Extremadamente reñidas las elecciones de ayer en Israel. Aunque los expertos esperaban una baja participación, al ser la segunda cita electoral en menos de seis meses, esta se mantuvo a lo largo de la jornada alrededor de dos puntos más alta que en abril, y a las ocho de la tarde (dos horas antes del cierre de urnas) había votado el 63,7%, un 2,4% más que entonces.

Lo ajustado de los resultados que se conocían hasta esa hora indican que los cómputos totales pueden demorar hasta dos días más para conocerse.

¿La historia vuelve a repetirse?

De acuerdo a los primeros sondeos, tanto el derechista Likud de Netanyahu como el centrista Azul y Blanco de Gantz lograrían unos 32 diputados. Sitúa al bloque de partidos de derecha y religiosos (sin el apoyo de Avigdor Liberman) con 56 escaños, cinco menos de los necesarios para la mayoría simple.

Un supuesto bloque de partidos de centro e izquierda junto a los partidos árabes tampoco lograría la mayoría sin Liberman y se quedaría en 54.

Gabinete de Unidad

Este panorama indica que necesariamente tendrá que formarse un Gabinete, para conformación desde anoche mismo comenzaron los cabildeos, sin tenerse la resultante del proceso electoral.

Las cifras -que aún pueden sufrir importantes variaciones con los resultados del escrutinio- hacen pensar que a Bibi (Netanyahu) le resultará imposible encabezar un gobierno si no logra convencer «in extremis» a Liberman, que precisamente fue quien forzó esta segunda cita electoral porque sus condiciones de laicidad hacían imposible su apoyo a una coalición con los partidos ultraortodoxos.

«Soy optimista, pero tenemos que ser muy cuidadosos. Estoy esperanzado de que esto va a ir en la dirección correcta, pero tenemos que esperar y ser muy pacientes antes de celebrar», dijo Daniel Berkovish, miembro del equipo de campaña creativa de Azul y Blanco.

Israel, aseguró, «necesita un cambio. Netanyahu ha estado más de una década y necesitamos un giro y una nueva visión para llevar al país a otro estado».

Habrá que esperar algunas horas todavía para saber cuál será el destino de Israel en los próximos cuatro años

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here