El testimonio de un fraile salmantino en Israel

0
121

El testimonio de Fray Enrique Bermejo, un fraile salmantino en Israel: “Aquí la vacunación va muy rápida. Tengo ya los dos pinchazos”

Redacción Israel Internacional.-

El fraile salmantino destaca la organización de las dosis en una Jerusalén que se ha quedado “vacía de peregrinos, según La Gaceta de Salamanca.

Lleva 45 años en Jerusalén y nunca la había visto tan desierta. Fray Enrique Bermejo emigró desde Salamanca a Israel como parte de la Custodia de la Tierra Santa y ha visto como la Ciudad Sagrada se ha ido vaciando. “No hay peregrinos porque la mayoría de espacios están cerrados. Está siendo muy duro”, detalla.

Sin embargo, uno de los motivos para la esperanza está siendo la campaña de vacunación. Una hora después de atender la llamada acaba de recibir la segunda dosis. “No he notado ni molestias habituales como la tos, está yendo muy rápida y ya tengo el segundo pinchazo”.

Una de las principales curiosidades que ha llamado la atención ha sido la utilización de grandes estadios para realizar la vacunación, en el campo de baloncesto donde juega el principal equipo de Jerusalén, un protocolo que tan solo se detiene el sábado para respetar la fiesta sagrada de los judíos, el ‘Sabat’.

“La organización es excelente y lo tienen todo completamente centralizado a través de las aseguradoras. Llegas, das el nombre, te piden el pasaporte y te lo administran. Es un país pequeño pero muy bien organizado ya han administrado dos millones de vacunas”, resalta Bermejo.

La pandemia ha golpeado en Israel y, de hecho, actualmente tienen un confinamiento que está previsto que se mantenga como mínimo hasta la próxima semana. “Se notan las calles completamente vacías. Se puede mover un kilómetro pero las puertas de la ciudad están bastante controladas. Se han puesto severos para llevar las mascarillas con un confinamiento bastante razonable”.

El efecto de la pandemia sobre los conventos franciscanos se ha notado doblemente. Por un lado, en los centros educativos que los han tenido que cerrar, en función de la evolución de la epidemia, y por otro los santos lugares que han permanecido cerrados mucho tiempo. El Santo Sepulcro cerró en abril y se ha ido abriendo de forma intermitente, así como Getsemaní y Nazaret.

Por ello temen que si la situación se prolonga la supervivencia de algunos de los conventos sea “complicada” ya que hay una red de parroquias y escuelas dirigidas por la Custodia de Tierra Santa. Desde Israel, Bermejo tiene un recuerdo para la Hermandad Franciscana, colaboradora habitual. “Esperemos superar toda esta situación con fe. Envío un saludo positivo porque hay que dar esperanza y alegría”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here